Pujol hará todo lo posible por no comparecer en el Parlament

Jordi Pujol retrasará todo lo posible su comparecencia en el Parlamento catalán para explicar el origen y desarrollo de su fortuna e, incluso, es posible que no encuentre el momento adecuado para esa comparecencia como no encontró el momento oportuno en 34 años de regularizar su situación fiscal a pesar de ocupar el cargo de presidente de la Generalitat catalana durante 23 años.

Por consejo de sus abogados, Pujol ya ha adelantado que hasta que no declare su hijo Jordi en la Audiencia Nacional, y hasta que no se convoque oficialmente el referéndum el 19 de septiembre, no tiene la menor intención de declarar. Quiere igualmente sortear el día de la Diada el 11 de septiembre, una Diada que igual que las dos anteriores se pretende que sea histórica, especialmente porque coincide con el tricentenario de la entada en Barcelona las tropas borbónicas en la Guerra de Sucesión entre partidarios del Archiduque de Austria y los de Felipe V.

El pasado 31 de julio, este cronista adelantaba que se equivocaban los que creían que el 2 de septiembre Pujol se presentaría en el Parlamento cuando, entonces, su intención era acogerse a su estado físico y psíquico, para alegar, según sus médicos, que no estaba en condiciones de soportar un interrogatorio de ese tipo con unos parlamentarios dispuestos a pedirle cuentas de lo que ellos creen que ha sido una traición a Cataluña y a los catalanes. Pero su estado físico, según se ha podido comprobar este verano parece espléndido aunque psicológicamente se encuentre afectado por lo que lee y por lo que ve, como esas pintadas y esos carteles en los alrededores de su domicilio en los que ” ladrón”, es el término más cariñoso… Y todo eso mezclado con el ruido de las bocinas de los coches cuando se sabe que ha llegado a su casa de la calle General Mitre en Barcelona.

Esta semana se cierra con noticias colaterales sobre el “clan Pujol”, especialmente sobre el primogénito de la saga, Jordi Pujol Ferrusola, que se sabe que movió más de 32 millones de euros en una docena de paraísos fiscales según las informaciones que le han llegado al Juez de la Audiencia Nacional que le interrogará el 15 de Septiembre. Pero la semana clave será la próxima, cuando el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro informe el martes día 2 sobre la amnistía fiscal y el caso Pujol, teniendo en cuenta que lo que la oposición quiere saber (Convergencia i Unió parece que no) es si el expresidente y los miembros de su familia (Oleguer y Josep, parece que sí) se han acogido a la amnistía de 2012. Una amnistía a la que se han acogido 30.000 evasores fiscales, y, cuya identidad, Hacienda guarda en el más absoluto de los secretos.

Si en esta ocasión lo que Montoro pretende es seguir guardando silencio sobre Pujol y su familia, con el argumento de que no puede, por Ley, hablar de ello, haría un flaco favor a la Agencia Tributaria, una institución clave que durante estos últimos meses ha estado en el punto de mira por fallos imperdonables sobre algunos notorios casos como el de la Infanta Cristina y sus carnets de identidad, hasta el punto que se ha producido una amplia remodelación dentro del equipo directivo. Ese mismo día, tendría que haber comparecido en el Parlamento catalán Jordi Pujol, según lo ha intentado el responsable de asuntos jurídicos de su partido, aunque él sostiene que no le ha sido comunicado nada oficialmente.

Lo más probable es que Montoro no aporte muchos datos sobre el escándalo de la familia Pujol Ferrusola, como lo más probable es que, tampoco los Pujol, colaboren mucho en aclarar uno de los mayores escándalos de corrupción que se ha producido en el país desde el inicio de la democracia. La maniobra judicial y política, de defender a ultranza el secreto bancario y denunciar a la banca de Andorra y a quien ha filtrado datos de sus cuentas secretas, da una perfecta idea de que el señor Pujol y su extensa familia de evasores, imputados e investigados, no tienen interés en colaborar con Hacienda y con la Justicia, sino simplemente ganar tiempo como sea ,poniendo los máximos obstáculos tanto a la Agencia Tributaria como a los Tribunales… Hasta en eso ha vuelto a mentir Pujol…