A Rajoy se le complica lo de Cañete y de Guindos

Las propuestas de Mariano Rajoy para conseguir más poder en Europa, una aspiración desde que llegó a la Moncloa y, después de que España perdiese un puesto importante en el Banco Central Europeo (BCE), el que ocupaba José Manuel González Paramo, está teniendo todo tipo de dificultades, a pesar de que viene luchando por ello, desde antes de las elecciones europeas del pasado mes de mayo.

El lunes de esta semana durante la visita oficial de la canciller Angela Merkel a Santiago de Compostela, y tras un entendimiento total entre la canciller y el político español, el tema parecía haberse despejado bastante con el compromiso de la canciller alemana de votar por Luis de Guindos, de quien hizo un elogio público por su valía y por su profesionalidad, durante la crisis del sector bancario español y su rescate. Además el ministro de Economía español contaría con todo el respaldo del poderoso ministro de Economía alemán .El segundo compromiso, la candidatura del ministro Arias Cañete como futuro comisario de Agricultura o Comercio Exterior, quedó en principio congelada, a la espera de lo que responda el presidente de la Comisión Jean Claude Juncker a una carta que le habría enviado Mariano Rajoy intercediendo por Cañete, sin que, en este tema, haya intervenido para nada Angela Merkel.

Veinticuatro horas después del compromiso Merkel-Rajoy, el actual presidente del Eurogrupo el holandés Jeroen Dijsselbloem ha reaccionado con tal virulencia a las declaraciones del canciller alemana y del presidente español que ha creado un problema, dónde, en principio, no debía haberlo, ya que se pensaba que el futuro del ministro holandés estaba resuelto dentro de la Comisión Europea. No debe ser así, y el señor Dijsselbloem, que tiene pendiente un contencioso con el gobierno español, porque, en su momento, fue el único que no le votó dentro del Eurogrupo, parece haber roto todas las normas de corrección política dudando que el señor de Guindos tenga altura para ocupar el cargo, ni que España tenga que ocupar algún puesto de poder dentro de las estructuras europeas y que estamos ante una maniobra del gobierno español para acelerar su salida del puesto que tiene que producirse en el  verano del año que viene.

“El Gobierno español cree tener el derecho a pedir un cargo de peso en Bruselas cuando no lo tiene”, aseguró el presidente del Euro grupo en declaraciones a la agencia ANP. Es más, Dijsselbloem insistió en que fue nombrado para el cargo en enero del 2013 por los ministros de Economía de la zona euro para un mandato de dos años y medio que concluye en julio del 2015, por lo que consideró intrascendente plantear el tema de su sucesor con tanto tiempo de antelación. “Sé seguro que estaré todavía un año. No vamos a repartir puestos que no están vacantes”, insistió Dijsselbloem en un intento de calmar las expectativas de quienes veían un relevo próximo al frente del órgano y para parar las declaraciones de Rajoy y la canciller Merkel a los que no quiso nombrar, especialmente a la canciller alemana que se comprometió públicamente a defender la candidatura del Ministro español. En su airada reacción en contra del ministro español está también, según, muchos observadores, las críticas que el propio presidente del Gobierno español hicieron del ministro holandés por la forma en que afrontó la crisis económica de Chipre.

Lo que es evidente de la reacción de Dijsselbloem que llegó a poner en duda la capacidad de de Guindos porque, según él, no se sabe cómo puede terminar el rescate de la banca española, complica la candidatura del ministro español. Como complicada está la candidatura de Arias Cañete con unas nuevas declaraciones que ha hecho a la prensa austriaca el presidente de la Comisión Jean Claude Juncker, que ha recordado, de nuevo, que en estos momentos de los 28 comisarios solo cuatro son mujeres, por lo que ha pedido a los países que presenten candidaturas femeninas para la renovación de todo el cuerpo de comisarios. En caso contrario y si no se cumple el cupo que él pretende, asignará los puestos según su criterio. En ese caso, dada la polémica que levantó el ministro español sobre la superioridad intelectual de los hombres sobre las mujeres, en su enfrentamiento con la candidata socialista Elena Valenciano, no parece que tenga muchas posibilidades. De todas formas, algo se aclarará este fin de semana en la Cumbre de Bruselas, sabiendo además que los socialistas no piensan hacer cuestión de gabinete del caso Cañete…