Semana clave: Convergencia tendrá que “matar” a Pujol…

Jordi Pujol comparecerá en el Parlamento catalán para explicar detalles de su fortuna en paraísos fiscales, según informa este Viernes el periódico El País en una sesión que probablemente se celebrará el día 2 de septiembre después de que su situación y sus relaciones con Hacienda sean debatidas el próximo martes en el Parlamento.

A partir de la semana que viene el ‘affaire Pujol’, entra en una nueva fase con el debate que se abre en el Congreso de los Diputados sobre si comparece o no el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro para informar al Parlamento si algún miembro de la familia Pujol se ha acogido a los beneficios de la polémica amnistía fiscal del año pasado y qué tipo de investigaciones se están realizando en torno al expresidente y a sus hijos. A petición de los socialistas se pretende saber quiénes se acogieron a la amnistía, cuáles fueron las cuantías, si como consecuencia de esas regularizaciones, se abrió un proceso de investigación por parte de la Agencia Tributaria del origen del dinero regularizado, y si se incluyeron esos nombres en los planes de control sobre el fraude fiscal en los años sucesivos.

Aunque es posible que el ministro Montoro se refugie en el secreto que tiene que guardar la Agencia Tributaria sobre la identidad de los que son investigados o de los que se han acogido a la amnistía fiscal (una cifra cercana a los 30.000 evasores), se sabe que, por lo menos, dos de los hijos de Pujol, Josep y Oleguer, se habrían beneficiado de las criticadas medidas de gracia de Hacienda , a las que también se ha acogido el extesorero del PP, actualmente encarcelado en la prisión de Soto de Real, Luis Bárcenas.

Con la reunión de la comisión permanente del Congreso de los Diputados a la que tiene que seguir, el día 2 de septiembre, la definitiva decisión sobre la comparecencia de Jordi Pujol ante el Parlamento catalán, el escándalo del clan Pujol entra en un campo claramente político, algo que el expresidente catalán quiere evitar por todos los medios. En un principio, Pujol no tenía la menor intención de comparecer y se iba a refugiar en su estado físico y psíquico (por lo que se ve, excelente) para no comparecer. No comparecer por motivos médicos y por motivos judiciales, ya que sus abogados no ven ninguna ventaja en su situación personal, en una comparecencia en la que no tiene nada que ganar y todo que perder.

Sin embargo, ha sido a presión de Esquerra Republicana de Catalunya ( ERC) sobre Convergencia y Unió amenazando con pedir una Comisión de Investigación si Pujol se niega a comparecer o si su comparecencia se limita a una declaración leída, sin admitir preguntas, lo que ha hecho cambiar la situación, hasta el punto que estos últimos días, el asesor jurídico de Convergencia Francesc Sánchez  se ha trasladado a la residencia de los Pujol en el Pirineo catalán, dónde pasa sus vacaciones el expresidente y su esposa, para intentar convencerle de que comparezca en el Parlamento para evitar esa comisión de Investigación.

Sánchez fue el encargado de trasladar en persona a Pujol criterios “estrictamente políticos” para hacer entender expresamente que debe atender a la demanda de la oposición de comparecer en el Parlamento. Según fuentes conocedoras del encuentro, Pujol no se comprometió a acudir el 2 de septiembre a la Cámara catalana, pero sí se interesó por la situación en la que vive el partido que fundó y se mostró comprensivo con la actitud de sus dirigentes y la estrategia adoptada para superar la crisis, aunque ya han aparecido informaciones atribuidas al entorno de Pujol y de su esposa Marta Ferrusola, que insinúan la existencia de una gran indignación de todo el clan contra importantes dirigentes de Convergencia a los que se califica de “traidores” porque no serían nada sin el expresidente, y que tarde o temprano pagarán lo que para la familia es una traición a quien ha hecho todo por Cataluña.

Lo que cada vez parece más claro es que Convergencia se ha convencido de que tiene que deshacerse de Pujol y “matarle ” políticamente, de que no le beneficia en nada la estrategia jurídica puesta en marcha por el expresidente de querellarse contra los bancos en una acción de entorpecer al máximo la acción de la justicia y que una negativa a comparecer ante el Parlamento supondría la creación de una Comisión de Investigación que duraría meses y meses, que coincidiría con el convocado referéndum de independencia del 9 de noviembre y de la que se derivarían consecuencias imprevistas para todo el partido ya que, de alguna forma, se intentaría aclarar el tema de las comisiones sobre las que la familia Pujol ha construido una desproporcionada fortuna y en las que tiene mucho que ver todo el partido, especialmente quien fue consejero de Hacienda y de Obras Publicas y actual presidente, Artur Mas.

De este modo se deshacen de Pujol cuanto antes, o corren el riesgo de que el partido, que ya está tocado de muerte, estalle en plena campaña del referéndum de noviembre.