Habrá nuevos recortes, a pesar de todas las promesas

Hace unos días, el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro aseguraba al  Financial Times que con la reforma fiscal que presentará en septiembre, en la que se rebajan, supuestamente, algunos impuestos, se cumplirán los objetivos de déficit, algo que pone en duda Bruselas. El ministro rechazaba las críticas a la controvertida reforma fiscal del Gobierno, insistiendo en que el Gobierno puede lograr realizar una serie de generosos recortes fiscales y, a la vez, reducir su díscolo déficit público.

Con el mismo optimismo que Fátima Báñez que mantiene que la recuperación económica ha llegado para quedarse, Cristóbal Montoro viene defendiendo la tesis de que España está en disposición de ser, el próximo año, el país de más rápido crecimiento de Europa, añadiendo que la acelerada recuperación económica compensaría con creces cualquier pérdida de ingresos vinculada a la reforma. El Gobierno ha considerado que la reforma privará al Tesoro de ingresos por valor del 0,9% de la producción nacional durante los dos próximos años. Al igual que otros muchos analistas internacionales, el FMI desea que Madrid incremente la cantidad de dinero que recauda en concepto de IVA, opción que Montoro rechazó de plano y que puede crear problemas para las cuentas españolas.

Hace ahora un año, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy anunció en el mes de septiembre, que no se iban a producir más recortes porque “España ya ha abandonado la recesión y ha iniciado un camino de esperanza hacia el futuro”, durante el que aún habrá que trabajar mucho, pero en el que “ya hay luz al final del túnel”. La luz al final del túnel supone, según publica este martes el periódico El País nuevos ajustes para equilibrar las cuentas de las Comunidades Autónomas que no pueden, o lo tienen muy difícil, cumplir sus objetivos de déficit.

Segun el periódico El País el Ministerio de Hacienda ha recogido toda una serie de propuestas de las Comunidades Autónomas que no pueden cumplir con los objetivos de déficit, en un documento, 255 medidas muy concretas, y se las ha enviado a todas las Comunidades. Y en ese texto hay iniciativas muy polémicas y discutibles, como nuevos copagos, establecimiento de “tasas hosteleras” en los hospitales, nueva ampliación de la jornada laboral de los funcionarios, eliminación, de nuevo, de una paga extra o reducción del 10% el complemento de los profesores, expulsión de todos los profesores interinos.

Todas las medidas que figuran en ese documento que ha elaborado el Ministerio de Hacienda, provienen, según el periódico, de propuestas de una o varias autonomías, aunque en el texto no se especifica quién las planteó para evitar el coste político que supondría si se dieran a conocer, y más ahora, en vísperas de las elecciones autonómicas de mayo de 2015. Este proceso, que lleva meses en marcha, tiene un momento clave la próxima semana, cuando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, convoque a todos los consejeros de Hacienda en el Consejo de Política Fiscal y Financiera para discutir, entre otras cosas, las medidas de racionalización del gasto.

Esa es la nueva pelea que se abre entre las Comunidades y el Ministerio de Hacienda, en unos momentos en los que se debate un nuevo sistema de financiación sobre el que no hay el mínimo acuerdo. Y se produce además, en vísperas del encuentro del presidente del Gobierno Mariano Rajoy y el de la Generalitat catalana Artur Mas, fijado para el próximo 30 de julio, después de que, como adelantó este cronista, el señor Rajoy tenga un encuentro previo con el líder de la oposición Pedro Sánchez, como nuevo secretario general del PSOE, confirmado en el Congreso extraordinario que se celebra este fin de semana en Madrid.

Como diría Rajoy, todo un “carajal”, en el que las peticiones de las Comunidades Autónomas aumentan sin que puedan atenderse.