Cañete y el machismo, acapara el interés de la prensa internacional

Probablemente, la noticia más curiosa de este lunes de recta final de la aburrida campaña electoral de las europeas del próximo domingo, sea que el candidato popular al Parlamento Europeo, aparece en varios periódicos de referencia internacionales, especialmente en el influyente Financial Times, en el no menos influyente The Guardian, y en el alemán Die Weld, y no precisamente por sus aspiraciones a ocupar una comisaría importante dentro de la Comisión, en substitución del socialista Joaquín Almunia, sino por un comentario machista que le ha arruinado una campaña que la daba por ganada de antemano, por su conocimiento del mundo de Bruselas, por su veteranía al frente del Ministerio de Agricultura, y como no, por su preparación, y experiencia en todos los asuntos comunitarios.

Si dentro de España continúa la polémica sobre el comportamiento machista del candidato popular, e incluso comienza a manejarse la tesis de que su candidatura como comisario puede ser recurrida, basada en el antecedente del italiano Rocco Buttiglione que tras unas declaraciones sobre su concepto de familia (algo que “permite a las mujeres tener hijos y ser protegidas por un hombre que las cuide”), perdió la oportunidad de ser comisario italiano de Justicia, Libertades y Seguridad, fuera de España, las palabras de Cañete han tenido un gran eco en la gran prensa internacional, hasta el punto que, hasta el periódico económico Financial Times le dedica una amplia crónica, con un título tan llamativo como ese de que “el machismo de viejo cuño, inspira interés en la política española moderna”.

Un machismo derivado de una frase desafortunada para explicar lo mal parado que Cañete salió del debate con la candidata socialista Elena Valenciano a la que, según él no quiso ir a matar para no ser acusado de machista. Algo que, según el periódico, en algunos sectores, el sentimiento expresado por Arias Cañete puede provocar simpatía y apoyo. Pero aun así, sus comentarios podrían resultar perjudiciales para el PP, por la sencilla razón de que alimentan acusaciones más amplias de que el partido dirigente en España está anticuado en lo que respecta a los derechos de la mujer. “Este mismo año, – recuerda el periódico- el Gobierno provocó indignación, incluso en las propias filas del PP, cuando propuso recortar el régimen liberal del aborto en España. Percibiendo claramente un punto débil, Valenciano criticó repetidamente la propuesta del aborto en el debate del jueves por la noche.

Otra razón por la que esta metedura de pata -si eso es lo que fue- podría dañar al PP es que, hasta ahora, la campaña española para las elecciones europeas ha sido un asunto de perfil bastante bajo. A juzgar por los recientes sondeos y la cobertura de los medios, la campaña no ha conseguido provocar entusiasmo no sólo entre los votantes, sino también entre los directores de periódicos. En realidad, el enfrentamiento televisado del jueves atrajo a menos espectadores que cualquier otro debate anterior. Sin embargo, gracias a Arias Cañete y a su curiosa interpretación de la caballerosidad política, hay controversia -e interés mediático- por fin.

“Un político español afirma que tuvo que contenerse en un debate con una mujer, sobre Europa: Miguel Arias Cañete, candidato del PP al Parlamento europeo, dijo que estaba preocupado por “arrinconar a una mujer indefensa”, es el titular simplemente informativo que escoge The Guardian, mientras el alemán Die Welt, carga las tintas con un titular que pone al candidato popular al pie de los caballos hasta el punto de que habrá producido impresión en la misma Comisión Europea: “El hombre de las cavernas y la superioridad del varón”.

“El candidato oficial de los conservadores españoles para las elecciones europeas afirma haber tratado con delicadeza a su adversaria en un duelo televisivo por ser mujer. Por eso, a Arias Cañete se le compara ahora con el hombre de las cavernas”, resume el periódico alemán que intenta explicar a sus lectores que lo que Cañete probablemente quería decir con sus palabras era por qué el debate no había salido tan bien para él. “No obstante, sus declaraciones han provocado toda una tempestad de indignación en internet y la polémica se ha prolongado durante días, “mientras al político conservador se le denomina en Twitter como #HomoCañetus, un sucesor directo de los habitantes de las cavernas ibéricas”.

“¿Y qué hacemos ahora? ¿Sacar a las mujeres de los debates?”, respondió Valenciano. No ayuda mucho que Cañete haya indicado ahora que en el Ministerio de Agricultura se haya nombrado a una mujer para ser su sucesora. No es la primera vez que Cañete, que ya fue ministro de esta misma cartera bajo José María Aznar, mete la pata. “En el año 2000, por ejemplo,- recuerda el periódico- recomendó a los agricultores españoles que se tomaran el riego de los campos como las mujeres, es decir que en ambos casos hay que ser ahorrativo. Ocho años más tarde, España vivió la mayor tasa de inmigración en la Unión Europea y los nuevos ciudadanos, en su mayoría latinoamericanos, encontraron empleos en el sector gastronómico y en hoteles. Cañete lo comentó quejándose de que los camareros ya no son lo que eran”.

Es muy posible, concluye el periódico, que Arias Cañete tenga que prepararse el domingo que viene, para sufrir una ducha fría en las elecciones europeas.