Bárcenas extiende la financiación ilegal del PP a todo España

Mientras, ajeno a todo, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, sigue meditando el alcance de una eventual crisis de Gobierno con la salida de Miguel Arias Cañete para encabezar la lista popular al Parlamento europeo, salida que no se producirá hasta después de las vacaciones de Semana Santa, y también la rumoreada incorporación de Ana Mato, desmentida, y substituida por Esteban González Pons, todo el interés informativo se ha vuelto a centrar, de nuevo, en el ex Tesorero del PP Luis Bárcenas que ha extendido la financiación ilegal del PP a toda España, al tiempo que ha intentado salvar a Javier Arenas.

Bárcenas se encuentra en prisión desde el 27 de junio del año pasado, acusado de delitos de blanqueo de capitales, fraude fiscal, cohecho, falsedad documental y estafa procesal en grado de tentativa, y hoy ha vuelto a prestar declaración ante el juez Ruz que lleva adelante el “caso Gürtel” y el caso de los llamados “papeles de Bárcenas” , esos papeles que según todos los dirigentes populares nunca existieron , y que han convertido , desde poco después de la llegada de Rajoy al poder, en su auténtico talón de Aquiles.

“Luis, sé fuerte” le decía en el mes de enero de 2013 en un SMS, por el móvil, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, al hombre que él nombró Tesorero del partido cuando parecía que estaba a punto de tirar de la manta. Fue fuerte unos meses más, hasta que empezó a sentirse abandonado y comenzó a contar, entre otros al director de El Mundo Pedro J Ramírez, que en el partido existía una doble contabilidad, que la mayoría de sus dirigentes nacionales, incluidos los expresidentes José María Aznar y el propio Rajoy, recibían sobresueldos en negro y que existía una doble contabilidad y una caja negra, que heredó de Rosendo Naseiro, el antiguo Tesorero que en época de Aznar, fue procesado por prácticas ilegales en la financiación y que no fue condenado por determinados defectos de forma.

En esta ocasión, citado por el juez Ruz, que intenta apresuradamente cerrar los sumarios sobre Gürtel, y sobre los papeles del ex tesorero, Bárcenas ha dado un paso más, y ha declarado que el Partido Popular tenía una caja B en todas y cada una de las provincias y regiones de España, que esa caja de dinero negro que procedían de donaciones no controladas por el Tribunal de Cuentas, se usaban, sobre todo en épocas electorales , y que esas prácticas las conocían los secretarios provinciales y los Presidentes del partido en cada provincia o región , así como los secretario generales Francisco Álvarez Cascos y Ángel Acebes. Como dato de color ha informado que el actual Presidente de las Cortes valencianas, y ex director general de la policía, Juan Cotino aportó 200.000 euros a la campaña electoral de Rajoy en el año 2004.

Sorprendentemente, Bárcenas entre los secretarios generales que estaban al tanto de todo, no ha citado a su amigo Javier Arenas, el secretario general que sucede a Cascos y que es sucedido por Acebes, y el hombre de la entera confianza del ex Tesorero en Andalucía, durante la larguísima etapa que Arenas dirigió el partido y aspiró a ser Presidente de la Junta de Andalucía. El nombre de Arenas circula estos días como un posible ministro, si Rajoy hace una crisis de Gobierno, aunque dentro del partido, por parte de la secretaria general María Dolores de Cospedal y del entorno del propio Rajoy, como la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, se ha iniciado una verdadera ofensiva para impedirlo. Durante todos estos meses Arenas ha sido quien más ha venido defendiendo a Bárcenas y el que ha intentado, por todos los medios, que no se produjese una ruptura abrupta con el ex Tesorero, que tantos secretos conoce del partido, especialmente de las donaciones de empresas que han estado dando dinero a cambio de determinadas concesiones en Ayuntamientos y Comunidades Autónomas.

Las declaraciones prestadas este jueves por Bárcenas ante el juez Pablo Ruz, reconociendo la existencia de toda una trama de dinero negro a nivel nacional, que corrobora y amplía el auto de Ruz en el que reconoce la existencia de esa Caja B, vienen a desmentir la declaración formal que el Presidente del Gobierno hizo en el debate del pasado 1 de agosto en el Parlamento cuando aseguró que “el PP ni ha llevado ni lleva una doble contabilidad”.