Montoro no quiere oír hablar de pobres

Cuarenta y ocho horas después de sus críticas a “Cáritas”, -la institución vinculada a la Iglesia Católica que se dedica a resolver muchos de los problemas de subsistencia que debería resolver el Gobierno, porque en muchas ocasiones es el propio Gobierno el que los ha provocado- el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, no ha pedido excusas por unas acusaciones que rondan el insulto al insinuar que las cifras que vienen manejando, están manipuladas y no responden a la realidad, especialmente ese dato de que España es el país con más pobreza infantil de Europa, después de Rumanía.

Los datos de pobreza infantil en nuestro país hechos públicos por Cáritas, en unos momentos en que las autoridades sólo hablan de recuperación económica, aunque esa recuperación no llega a la economía real, han indignado al ministro Montoro que, como siempre, ha arremetido contra unas cifras que vienen a contradecir a las oficiales y al igual que en su cruzada contra los periodistas, la gente del cine u otros colectivos, ha arremetido contra una institución que el propio presidente del Gobierno Mariano Rajoy en la audiencia que tuvo en el Vaticano el pasado año calificó, ante el Papa Francisco , como ejemplar.

Según Caritas, en España, el riesgo de pobreza entre los niños menores de 18 años se sitúa en el 29,9%, casi nueve puntos por encima de la media de la UE, que estuvo en el 21,4 %, según datos de 2013 de Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea que, probablemente tampoco será del agrado del ministro español. De 2011 a 2012, la tasa de pobreza en este sector de población, aumentó del 15,6% al 19,4%.

Por personas en riesgo de pobreza o exclusión social se entienden las que disponen de sólo un 60% del ingreso medio del resto de la población; las que tienen entre el 40% y el 50% son catalogadas como “pobres” y las que tienen menos del 40% se encuentran en situación de “pobreza extrema”. Estas cifras sitúan a España, junto con Rumanía, a la cabeza de los países con mayor índice de pobreza infantil, seguidos por Bulgaria y Grecia, en tercer y cuarto lugar respectivamente.

Pero no solamente es Cáritas, a la que el ministro Montoro le debe un desagravio aunque solo sea por la labor social que realiza y que debería realizar el Estado, sino también numerosas ONG las que han dado la alarma sobre el aumento de la pobreza en nuestro país, y especialmente, sobre la pobreza y la desnutrición entre la población infantil, una de las más preocupantes de Europa. Por ejemplo el diagnástico que ha hecho recientemente la ONG Save the Children es para reflexionar 2.826.546 niños viven en la pobreza o en la exclusión social en nuestro país, lo que significa el 38,7 por ciento de la población infantil española.

Los máximos responsables de la ONG, han denunciado que las iniciativas tomadas hasta el momento son insuficientes “para hacer frente a este drama y exigen al Estado que “cumpla con su obligación” y “adopte las medidas necesarias para garantizar los derechos de la infancia en España”. “Más que en las declaraciones, expresiones de voluntad política, políticas públicas y reformas legislativas, es en los presupuestos públicos donde más claramente se refleja el compromiso político de los gobiernos para abordar la situación de los niños y las niñas en un país. La escasez de inversión pública en políticas de protección a la infancia tiene un efecto demoledor sobre los niños.

En España, la inversión en política social en general y en infancia en particular está lejos de considerarse como una inversión. El porcentaje del PIB destinado a políticas de protección social es del 25, 19%, 3,7 puntos por debajo de la media de los países de la Unión Europea, lo cual evidencia su escasa capacidad para reducir la pobreza infantiles, y además, los profesionales de Save the Children que realizan intervención directa con familias en riesgo de pobreza o exclusión social constatan un empeoramiento de las condiciones de vida de los niños que participan en los programas.

Estos son los datos que no quiere oír el ministro Montoro, y para eso está dispuesto a declarar que esas cifras no responden a la realidad, y pide que no se siga por ese camino. Como cuando defendía que los salarios en España no estaban bajando, sino “moderando su crecimiento”, mientras el Presidente del Gobierno en Japón, llamaba a invertir en nuestro país, sobre todo, por las bajadas general de los salarios… lo que había hecho aumentar la productividad.

2 comentarios
  1. Costadamorte says:

    Le repito lo mismo que dije en el foro del artículo de “MARCELLO”…
    Mi visión general de las cosas es que se producirá no un cuatripartidismo, (o si lo hay será solo coyuntural y por breve plazo), lo que se avecina es una substitución de las élites, (y por tanto de los partidos), tanto en la izquierda, (primero), como en la derecha, (a continuación)…
    A partir de 2016 Podemos será hegemónico en la izquierda…, y a partir de las siguientes elecciones…, 2020?…, creo que antes!, Ciudadanos en la derecha…
    A fin de cuentas eso paso ya hace 40 años…, cuando el PSOE consiguió en el 77 la hegemonía de la izquierda que durante el franquismo tenía el PCE, y el PP en el 83 la derecha que desde la proclamación de la monarquía detentó la UCD como verdadera heredera de la administración franquista con una visión realista de la situación…

  2. Lucyinthe Sky says:

    Pues yo todavía no sé qué es lo que aportaría Ciudadanos para solucionar los problemas de España. Porqué Ciudadanos es distinta al PP y al PSOE? Va a gestionar de manera distinta y original la pobreza resultante del tratado TTIP?
    Yo nada más que veo comercios y fábricas españolas cerrando, y bazares chinos abriendo.
    Qué va a hacer Ciudadanos sobre esto?

Los comentarios están desactivados.