García-Margallo coincide con los intereses de Rusia

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) por boca de su representante en el Congreso de los Diputados, Alfred Bosch, le ha pedido al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, en la sesión de control de los miércoles en el Parlamento, que convoque a todo el pueblo español para que, en un referéndum legal, el próximo 9 de noviembre, decida si Cataluña debe o no ser independiente de España, como pretenden los partidos que en estos momentos gobiernan la Autonomía.

Es lo que se le ha ocurrido al político catalán, cuando el Presidente del Gobierno ha afirmado en el Parlamento, que no quiere un referéndum como el que ha convocado la Generalitat, un referéndum que puede dejar según Rajoy “una Cataluña empobrecida, una Cataluña fuera de la Unión Europea, del euro y de la ONU” porque nadie se lo merece. “Convoque a todos los españoles, que eso le compete a usted, porque el día 9 de noviembre, ha insistido el dirigente de Esquerra, nosotros iremos a votar porque votar no es ilegal”.

Este es el último episodio que se desarrolla en el Congreso antes de que el próximo 8 de abril, el Parlamento español rechace por una amplia mayoría, en una votación similar a lo que fue el Plan Ibarretxe para el País Vasco, la petición del Parlamento catalán para que se transfiera a la Autonomía catalana la capacidad de convocar referéndums.

El referéndum catalán, a raíz del referéndum celebrado el pasado domingo en Crimea, es objeto de todo tipo de comentarios y análisis en la prensa internacional, sobre todo después de que el ministro español de Asuntos Exteriores, con una gran torpeza, haya intentado sacar todo tipo de similitudes del referéndum Crimea, con el Referéndum del 9 de noviembre, convocado por la Generalitat.

Sorprendentemente, después de que dentro del PP se hayan manifestado voces en contra del criterio del señor García-Margallo – que pretende trasladarse a Cataluña para explicar en varias ciudades, las consecuencias económicas de la convocatoria del mes de noviembre,- la posición del responsable de la diplomacia española viene a coincidir con los intereses de Rusia, que desde el punto de vista propagandístico ha hecho la misma lectura internacional que el señor García-Margallo en el plano nacional.

Para los medios de propaganda de la Federación Rusa, el referéndum de Crimea es el primer plebiscito dedicado a la cuestión de la independencia que se celebra este año en Europa. La tesis de los medios de difusión rusos es que, después de Crimea, Escocia y Cataluña están planeando declarar su derecho a la autodeterminación, como si realmente Crimea sirviese de punto de referencia, para otros países, “Cuando se habla de separatismo en España, se piensa en el pueblo vasco y su organización ETA, responsable de una serie de atentados terroristas. Pero no son los únicos que sueñan con escapar al control de Madrid. Estos últimos años, los catalanes han empezado a hablar de su derecho a la autodeterminación. Sin embargo, a diferencia del pueblo vasco, están planeando utilizar sólo medios pacíficos para insistir en ese derecho. Los catalanes se refieren a las diferencias culturales y lingüísticas entre ellos y otros ciudadanos del reino”.

“La Voz de Rusia”, la emisora de radio internacional de la Federación Rusa, que es la sucesora de Radio Moscú, antigua emisora internacional de la Unión Soviética, ha venido recordando que Cataluña ha declarado muchos veces su deseo de ser un Estado independiente. Según los medios rusos las represiones contra los catalanes durante la dictadura de Franco han estimulado el crecimiento del sentimiento separatista. Cataluña es una comunidad autónoma desde 1978. Es una de las 17 regiones de España que tienen su propio gobierno y parlamento. Además, las autoridades locales catalanas controlan los tribunales, la policía y el sistema educativo. “Pero a pesar de todo esto, están privados del control del dinero ganado en Cataluña. Hablando de su necesidad de aumentar su independencia, los catalanes llegan a la conclusión de que pueden vivir perfectamente bien siendo independientes y de que no necesitan ninguna de las instituciones de la capital”. Pueden determinar de forma independiente la dirección de su desarrollo. Son autosuficientes. Y Cataluña como potencial Estado independiente no sólo tiene derecho a existir, sino que es capaz de mantenerse por sí misma.

Y lo más importante, que la cuestión es que la salida de España de esta región podría estimular tendencias similares en otras partes de Europa: Escocia y Flandes.