Ceuta y Melilla: ¿Y qué hace Europa?

Este martes, en uno de los asaltos más violentos de las últimas semanas, más de medio millar de inmigrantes ilegales, la mayoría de ellos senegaleses y malíes, han saltado la valla que separa Melilla del Reino de Marruecos a lo largo del río Nano, y han entrado en la ciudad autónoma al grito de “Victoria, Victoria”, en lo que es la mayor avalancha conocida desde el año 2005, y de un volumen que supera el ingreso de todos los inmigrantes ilegales en los dos primeros meses del año, el más problemático de la historia de Melilla.

Desbordados por la presión migratoria que ha hecho de las dos ciudades autónomas del Norte de África, los dos principales puntos de entradas de la emigración ilegal en Europa procedente de toda África; decepcionados por la actitud pasiva de las autoridades europeas que, a estas alturas, y después de la muerte de quince inmigrantes, el pasado mes de febrero cuando intentaban, a nado, asediados por las pelotas y los gases lacrimógenos de la Guardia Civil, en un operativo que se sigue investigando, entrar en Ceuta, ni siquiera han enviado una delegación a la ciudad autónoma; y preocupados por las decenas de miles de ilegales dispuestos a jugarse la vida saltando la valla, y que esperan en las montañas cercanas de Marruecos el momento preciso para dar el salto en sucesivas avalanchas, las Fuerzas de Orden Público, Guardia Civil, y Policía Nacional, no quieren tomar ninguna decisión, sin la correspondiente orden superior, ante los casos que se han producido de falta de solidaridad con los mandos operativos utilizados en ocasiones por los mandos políticos.

El hecho mismo de que haya sido cesado de su puesto de jefe de la Guardia civil, responsable de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Ceuta, Ramón Caudevilla, que se ha atrevido a llevar la contraria al ministro del Interior, que ha querido centrar todo el problema actual en las mafias de personas que son las encargadas de organizar los saltos de la valla, porque según el ministro, se está produciendo el “efecto llamada”, algo que no responde a la realidad, ha producido un gran malestar entre los que tan bien conocen la situación y tantos años llevan combatiendo la entrada de ilegales.

El Ministerio del Interior ha destituido a Ramón Caudevilla, hasta la fecha jefe de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de la Policía de Ceuta. Las razones no están claras, pero su marcha del cargo ha sido efectiva unos días después de que concediese una entrevista en la que rebatía la tesis de que son las mafias las encargadas de organizar los saltos de la valla de los inmigrantes. Una idea que el ministro Jorge Fernández Díaz ha esgrimido desde el principio, como una de las casusas de la situación actual.

Cerradas las vías de llegada de inmigrantes a través de las Islas Canarias, desaparecidos los cayucos, y controlado el Estrecho a través del sistema SIVE (sistema Integrado de Vigilancia Exterior), un sistema que utiliza radares, rayos infrarrojos y videos, junto con sensores acústicos que están instalados en embarcaciones, en tierra, e incluso en satélites, el sistema se ha ido extendiendo progresivamente al Levante, a las Baleares,  y se extenderá próximamente hasta las regiones de Murcia y Valencia y al resto del Mediterráneo español, y por eso Ceuta y Melilla, con un sistema de vallas espectacular se ha convertido en la frontera Sur de Europa, sin que aparentemente, Europa tenga la suficiente sensibilidad para comprender la situación.

Mes y medio después de los graves sucesos de Ceuta tras los que la comisaria europea de Interior Cecilia Malmström expresó al ministro del Interior español su “seria preocupación por los incidentes en los que murieron quince inmigrantes, insinuando que la actuación de la Guardia Civil, con uso de métodos desproporcionados, habría “provocado el pánico entre el grupo de inmigrantes que se precipitaron al mar, se ahogaron o fueron aplastados contra el muro que marca la frontera con Marruecos”, ni la Comisaria, ni nadie de su equipo de asesores, se ha dignado trasladarse a Ceuta y Melilla, para comprobar in situ, la gravedad de la situación, como viven y actúan las fuerzas de seguridad, y en qué condiciones están los inmigrantes en los Centros de Internamientos, desbordados por las sucesivas avalanchas que asaltan las fronteras.

Es más, la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, ha reclamado a España, eso sí, que garantice un “nivel mínimo de protección” a los inmigrantes que entran irregularmente en el país y que respete el “principio de no devolución”, que obliga a verificar si tienen derecho al asilo por estar perseguidos en sus países de origen. Responde así a una interpelación parlamentaria del PSOE y advierte de que se vigilará que se cumpla el Derecho de la Unión Europea. Ha sido este martes, después de la ultima avalancha, cuando se ha producido la primera reacción con el anuncio de que, por fin, la Comisión Europea (CE) se reunirá esta misma semana con representes españoles en Bruselas para abordar la presión migratoria en Ceuta y Melilla, así como la petición que hace semanas pidió el ministro Jorge Fernández Díaz, de apoyo financiero europeo para proyectos en las fronteras de las dos ciudades y en los centros de acogida, por un total de 45 millones de euros.

2 comentarios
  1. LoLo69 says:

    El PP y el PSOE han sido dos partidos cuyo principal objetivo durante sus 33 años de mandato combinado ha sido llenar sus arcas y los bolsillos de cuantos más acólitos, mejor.
    Se han aprovechado de una ciudadanía servil y con grandes bolsas de ignorancia y de hooliganismo (hay familias en las que, sólo por nacer ahí, ya eres socialista o popular). Una ciudadanía sumisa que es igual de responsable (o de irresponsable, en este caso) por no haber sido crítica y haber permitido que estos sinvergüenzas hayan robado tanto y tanto tiempo.
    Pero bueno, no hay mal que cien años dure (ni cuerpo que lo resista) y la aparición de Iglesias y Rivera es la prueba de que la gente, por fin, se ha quitado la venda, está harta y no va a permitir que le sigan insultando la inteligencia estos zarrapastrosos que nos gobiernan ahora, ni los que lo hicieron hace cuatro años.
    Parar desahucios, generar empleo, repartir equitativamente los recursos (no puede ser que haya cargos públicos con más de quince sueldos), mejorar y ampliar la Sanidad, ídem la Justicia (e independizarla del todo), recortar en lo superfluo (cargos públicos, Senado, coches oficiales, etc.) invertir en investigación y desarrollo, eliminar la figura del aforado, recortar poderes y competencias a los cargos públicos, etc. etc. Menuda labor van a tener que hacer Podemos, Ciudadanos y los nuevos invitados al panorama político. Pero está claro que el PPSOE no ha sido capaz de hacerlo.
    Paso al lado y dejen a otra gente; ustedes son inútiles.

    PD: Y, conciudadanos, no volvamos a ser unos borregos. Si sale un partido nuevo y lo hace mal, ¡¡¡fuera del poder!!! y votemos a otro.

  2. Agromenawer says:

    Hay una mayoría de votantes del PP que le volverán a votar haga lo que haga. Es esa masa indefinida de lectores de diarios como la Razón o ABC sumada a la de los que solo leen el Marca y “no entienden de política”. Esa gente vota PP y votará PP porque o se tragan las patrañas de los medios que leen y ven, o simplemente les da igual lo que digan los medios y votan por inercia y por fidelidad a unos colores. Es triste pero es así.

Los comentarios están desactivados.