La parodia de los mediadores de ETA termina en chirigota

El anuncio de un progresivo desarme de ETA que había sido anunciado a bombo y platillo por la prensa internacional estos últimos días, y que se convirtió en parodia el viernes con la difusión de un video por parte de la BBC británica con el supuesto sellado de un lote de armamento, en el que se incluyeron pistolas, revólveres, una ridícula cantidad de explosivos comparada con la que tiene en estos momentos la banda, mecha detonante y sintonizadores, ha terminado, casi en chirigota de carnaval, cuando los mediadores internacionales que asistieron a la grabación del video, que se realizó en un piso de la ciudad francesa de Toulouse, confesaron, en la Audiencia Nacional que los etarras se volvieron a llevar todo el material que sirvió para la grabación, con la promesa de que no volverían a utilizarlo.

Ram Manikkalingam (Sri Lanka), Ronnie Kasrils (Sudáfrica) y Chris Maccabe (Reino Unido) comparecían este domingo ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, y la fiscal Carmen Monfort durante dos horas y media, desde las 10.15 horas y hasta poco antes de las 13.00 horas, a petición de Comité Colectivo de Víctimas del terrorismo del País Vasco, para que explicasen sus reuniones con la banda terrorista y para la identificación de los miembros de ETA que aparecían en el polémico video que, según ha trascendido de fuentes de la Audiencia Nacional, parece más un elemento de “atrezzo”, que algo políticamente significativo. Ya el mismo viernes, sin conocerse muchos detalles de la grabación, la mayoría de los partidos políticos manifestaron su escepticismo, sobre esa entrega de armas, al tiempo que insistían en la disolución de la banda.

Horas después de esa rueda de prensa del viernes, celebrada en un emblemático hotel de Bilbao, la Guardia Civil, por orden del juez Ismael Moreno intentaba localizar a todos los miembros de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) para entregarles la citación judicial con la advertencia de que, según la legislación española, tenían la obligación de comparecer bajo una pena de multa si no lo hacían. Localizados en el aeropuerto de Bilbao, tres de ellos decidieron cambiar el billete y viajaron a Madrid el sábado. Dos de ellos ignoraron la citación y viajaron a París según tenían previsto, aunque ninguno acusó recibo de la entrega, ni firmó ningún documento.

Esta mañana, a primera hora, comparecían ante el juez Ismael Moreno y la fiscal Carmen Monfort, y contestaban a más de un centenar de preguntas, construían un relato rocambolesco sobre la forma anónima en que fueron contactados por carta y, aclaraban que cobraban 750 euros por día de trabajo. Han explicado que el dinero venía de un gobierno escandinavo y del Dialogue Advisory Group, un grupo especializado en conflictos internacionales con base en Ámsterdam y que fundó y dirige el propio Manikkalingam, de Sry Landa, profesor invitado de la Universidad de Ámsterdam mediador en otros conflictos internacionales como Irak o Irlanda del Norte.

Esos mediadores internacionales que durante los últimos meses se han reunido con representantes políticos, sindicales y eclesiásticos del País Vasco han intentado conectar con las autoridades españolas, algo que no han conseguido, aunque si han obtenido el apoyo del lehendakari Íñigo Urkullu que, este domingo, se ha trasladado a Madrid para solidarizarse con los mediadores, antes de sus comparecencias judiciales y, expresarles su apoyo ante la «incomprensión» que a su juicio refleja el hecho de que se les llame a declarar «cuando han estado en otros países como Sudáfrica y Colombia haciendo misiones similares».

“Estamos aquí hoy porque queremos ser transparentes y hemos colaborado con el juez Ismael Moreno. Estamos trabajando para la consolidación de la paz y la coexistencia en el País Vasco. Desde que se declaró de forma unilateral el alto el fuego permanente y verificable, ETA ha mantenido el cese de la actividad armada y cumplido con sus compromisos. Ahora es tiempo de sellar las armas y ponerlas fuera de uso”, han dado cuenta los mediadores después de su declaración en la Audiencia Nacional.

“ETA ha expresado su compromiso unilateral, estamos aquí para ayudar a que esto se lleve a cabo en interés, no sólo de todas las personas que viven en el País Vasco si no también del resto de España”, han agregado en una breve declaración en inglés leída a su salida de las dependencias judiciales donde han permanecido tres horas.”Somos profesionales con experiencia y creemos que tenemos una auténtica oportunidad para la paz. Siempre hemos trabajado con el respaldo de una mayoría”.

No se entiende, a la luz de esa experiencia que dicen tener, que admitan que esos restos de armamentos, que supuestamente se entregan, se vuelvan a meter en una caja de cartón, se pegue con papel celo y se vuelva a guardar con la promesa de que no se va a utilizar…! Menuda verificación internacional¡ Que se lo cuenten a las chirigotas de Cádiz… que ellos también quieren mediar.