Comienza la cuenta atrás contra el saqueo de las Cajas

Hace ahora cinco años, el Banco de España intervenía la Caja de Ahorros de Castilla La Mancha y levantaba el velo de uno de los mayores saqueos económicos que se han producido en el país en el último medio siglo. Un saqueo en el que representantes de partidos políticos, sindicatos, asociaciones, e impositores, han hundido un sector financiero que le ha costado, hasta ahora, al contribuyente más de 60.000 millones de euros, la intervención de la Troika para un rescate bancario que ha ido dirigido a liquidar casi todo el sistema clientelista de las llamadas Cajas de Ahorro.

Mientras la Justicia sigue investigando el “gran saqueo”, solo seis banqueros se enfrentan con la posibilidad de sentarse en el banquillo de los acusados, aunque las investigaciones en los distintos Juzgados del país y en la Audiencia Nacional, se extienden a casi doscientos responsables, que han abusado del cobro de dietas millonarias, cuantiosísimas indemnizaciones por jubilación que no han pasado por los órganos competentes, créditos concedidos sin ninguna garantía y que no han sido devueltos, y toda una serie de dispendios económicos que colocaron a todas las Cajas al borde de la quiebra, o en la misma quiebra.

Ahora la Fiscalía Anticorrupción, y el FROB acaban de pedir sendas penas de prisión para el director general de la CAM, Roberto López Abad, jubilado con una pensión de cuatro millones de euros y responsable de todo el montaje del sistema de dietas millonarias irregulares, y Juan Ramón Avilés, expresidente de la comisión de control que se auto concedió préstamos por un valor de más de 16 millones de euros, utilizando a familiares suyos como testaferros de los cuales no ha pagado una gran parte.

Tras la intervención de la CAM por el Banco de España, se descubrió que la exdirectora general María Dolores Amorós, se había auto impuesto un sueldo de cerca de seiscientos mil euros, una pensión vitalicia de 370.000 y que, además, había autorizado la indemnización de 5,8 millones de euros que recibió el director general que dejó el puesto a la directiva despedida por el FROB, Roberto López Abad.

Otros tres cargos -el director general adjunto, Agustín Llorca, el de participaciones empresariales, Joaquín Meseguer y el de recursos humanos, Vicente Soriano- percibieron prejubilaciones de dos millones de euros. Y de un millón y medio el director de la zona norte, Gabriel Sagristá.

Todo un saqueo sin que las Comunidades Autónomas de Valencia o Murcia- a la que los administradores de la CAM han servido con una fidelidad que les ha llevado a la ruina con proyectos faraónicos (Ciudad de las Artes en Valencia, Ciudad de la Luz en Alicante, Terra Mítica, Ciudad del Cine…) e inmobiliarios, algunos de ellos en los tribunales, como la “Operación Brugal”- hayan tenido la mínima intención de intervenir. Ni las Comunidades que han utilizado la Caja para operaciones ruinosas y “enjuagues” particulares ni, por supuesto, el Banco de España que debería haber actuado con más rapidez, diligencia, y contundencia con la que ha venido actuando hasta ahora.

Evidentemente, el tema de la CAM no se cierra con la petición de cuatro años de prisión para López Abad, responsable directo de un agujero de 17.00 millones de euros y dos años y medio para el expresidente de la Comisión de Control, Juan Ramón Avilés, un antiguo concejal de la Policía Local de Murcia y empresario, sino que tiene que extenderse a la totalidad de los beneficiados por las indemnizaciones, planes de pensiones, rentas vitalicias e incluso créditos concedidos a interés cero cuando ya se sabía que el futuro de la Caja era incierto desde el punto de vista financiero y económico.

En cuanto a la otra gran Caja, la antigua CajaMadrid, la entidad acumula, tras CatalunyaCaixa, el mayor número de imputados, con hasta 33 consejeros de Bankia y de su matriz Banco Financiero y de Ahorros, investigados por la Audiencia Nacional tras la querella presentada por UPyD por delitos de falsificación de cuentas, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida. Entre los imputados, está el ex director gerente del FMI y exministro de Economía Rodrigo Rato, el exministro de Interior Ángel Acebes, el presidente de la patronal empresarial madrileña Arturo Fernández, o el ex presidente de Bancaja José Luis Olivas

Olivas, a su vez, está siendo investigado dentro de las querellas presentadas por el FROB a varios directivos del Banco de Valencia por estafa, administración desleal y apropiación indebida, a la que se ha unido recientemente la falsedad contable.

Por último este jueves el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, ha dado el primer paso para sentar en el banquillo a toda la cúpula de Novocaixagalicia, por apropiación indebida y estafa, al asignarse prejubilaciones millonarias, cuando la entidad estaba ya prácticamente quebrada.