Rajoy apuesta por Susana Díaz

El presidente del Gobierno y del partido Mariano Rajoy, parece haber apostado por la presidenta andaluza Susana Díaz al elegir como candidato del Partido Popular a la Junta de Andalucía al secretario de estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno Bonilla, en substitución de Juan Ignacio Zoido, actual Alcalde de Sevilla. Este es el comentario de algunos descontentos del PP por el dedazo de Rajoy, que ponen de manifiesto que Moreno es un desconocido en la Comunidad, nacido en Barcelona, que no tiene presencia en al Parlamento andaluz y que toda su carrera la ha desarrollado en el partido, donde empezó como dirigente de Nuevas Generaciones.

Después de meses mareando la perdiz, el Presidente del Partido que se había reservado el nombramiento, ha tenido que resistir las presiones de uno de sus hombres de confianza, Javier Arenas, y de la secretaria general del partido María Dolores de Cospedal, ha parado en dos ocasiones, a instancias de Arenas, el nombramiento de José Luis Sanz, Alcalde de Tomares (Sevilla), y candidato de Zoido y Cospedal, cuando parecía que todo estaba hecho, y ha dejado que transcurriera el tiempo para este miércoles, a pocas horas de que se cierren las candidaturas para la sucesión de Zoido, designar a Moreno, un nombre que salió al principio en todas las quinielas y que parecía descartado. Había tal desconcierto por el enfrentamiento entre Arenas y Cospedal por los nombres que el mismo sábado comenzó a sonar el nombre de Manuel Pimentel ex ministro con Aznar, hasta el punto de que alguien le dio el nombre a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Ha sido precisamente Sáenz de Santamaría la verdadera ganadora de esta crisis frente a la secretaria general Cospedal, dos personajes que no se soportan y que están en guerra casi permanente. El que el candidato andaluz, Juan Manuel Moreno, haya sido apoyado por la vicepresidenta y por el jefe de gabinete del Presidente, Jorge Moragas, supone un duro golpe para la secretaria general que no puede soportar que desde Moncloa se metan en su terreno.

Digan lo que digan, Moreno no es un hombre de Arenas ya que Arenas, en su época de secretario general del partido, le sacó de Málaga, donde fue concejal con Celia Villalobos con la que no terminó bien, para mandarlo de diputado cunero a Cantabria, donde se hizo íntimo amigo de Luis Bárcenas, senador por esa Autonomía, Posteriormente formó parte del equipo de Soraya Sáenz de Santamaría, cuando la actual vicepresidenta fue designada portavoz parlamentaria del PP en el Congreso de los Diputados en substitución de Eduardo Zaplana. Por eso, su conexión política es con la vicepresidenta, con quien trabajó colaborando en todo lo que era la política municipal y autonómica.

Después de que Rajoy no consiguiese convencer ni a Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, y Fátima Báñez, ministra de Trabajo, para que fuesen candidatos, entre la vicepresidenta y Moragas, han conseguido el milagro de poner al frente del partido a un hombre que dicen que representa la renovación, después del largo mandato de Javier Arenas, durante el cual no solo llegó a dirigir Andalucía (en el último intento ganó pero no consiguió la mayoría absoluta, algo que le ha marcado psicológicamente todos estos meses), sino que hizo del partido un instrumento de poder personal. Nada, ni nadie se movía, sin que él lo supiese. Y nadie fue capaz de prosperar políticamente, sin su conocimiento. Así dejó el partido, cuando tuvo que abandonar tras su tercer fracaso electoral para conquistar la Presidencia de la Junta andaluza.

Renovador o no, Juan Manuel Moreno ha crecido y se ha educado en el PP desde los 19 años en que ingresó en el partido. Con 23 años fue Presidente de Nuevas Generaciones de Málaga, algo que le sirvió para entrar en la lista de las municipales que, en su momento, ganó Celia Villalobos. Del Ayuntamiento malagueño pasa al Parlamento andaluz, donde sustituye a la actual Alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, para aspirar más tarde al puesto de diputado, no por Málaga sino por Cantabria, lugar al que le envía el entonces secretario general Javier Arenas. Ha estado de diputado hasta 2011 y ha colaborado en el staff de Soraya Sáenz de Santamaría y en el del propio Rajoy, redactando los discursos que hacían referencia a la política social. Profesionalmente es licenciado en Protocolo y Organización de Eventos por la Universidad Camilo José Cela, y Titulado Superior Universitario en Protocolo y Relaciones Internacionales por la misma Universidad madrileña.

Ahora la clave está si José Luis Sanz, que tiene ya los avales, da el paso este miércoles y presenta su candidatura.