Rajoy aceleró la caída de Pedro J. en la Cumbre hispano-italiana

La prensa italiana se hace eco de la versión de que el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy, en su última visita a Roma, al frente de una amplia delegación española en la que figuraban varios ministros, para asistir a la Cumbre bilateral entre los dos países, habría acelerado los plazos para la defenestración de Pedro J. Ramírez como director del periódico El Mundo, “haciendo presión sobre los responsables de Rizzoli Corriere de la Sera“.

La versión de la prensa italiana coincide, punto por punto, con los rumores que antes de la Cumbre hispano-italiana, celebrada en Roma, se habían extendido por la capital española y, por ciertos movimientos de varias empresas del Ibex para participar en una posible operación mediática que tendría al periódico que dirigía Pedro J. Ramírez, como ariete principal y decisivo para esa operación. El mismo cesado director de El Mundo en su carta de despedida hacía referencia este domingo, al comportamiento de esas empresas. “El poder convirtió en un apestado a EL Mundo, escribía Pedro J. y grandes empresas del Ibex, actuaron en consecuencia”.

Un semana después de la salida de Pedro J. Ramírez de la dirección de El Mundo, siguen las especulaciones sobre su cese, sobre su indemnización millonaria, que según todas las fuentes, rondaría los veinte millones de euros, sobre su compromiso de no emprender ningún tipo de proyecto informativo durante dos años, que debe ser el tiempo en el que estará cobrando la millonaria indemnización, sobre lo que tiene de política la operación o de simple movimiento empresarial, y sobre las consecuencias que para el proyecto de Unidad Editorial tendrá su salida en un producto que es un “proyecto de autor” y que, ahora , dirigirá Casimiro Garcia Abadillo, el vicedirector del periódico, un hombre con criterios propios, que le imprimirá su estilo personal y que ha sido nombrado por la empresa, a instancias del director saliente.

En la prensa internacional siguen todo tipo de especulaciones sobre el cese de Pedro J. Ramírez, desde la versión del influyente The New York Times que lo atribuye a la crisis financiera que en la industria periodística española se ha cobrado al periodista más destacado hasta ahora, Pedro J. Ramírez, que fue cesado como director del diario conservador que él mismo fundó hace veinticinco años, hasta la del periódico italiano Il Fatto Quottidiano que califica a Ramírez como demasiado independiente para poder controlarlo “Una mina ambulante del periodismo” , y por eso ha sido despedido por “exceso culposo de libertad de expresión “El martilleo de revelaciones sobre el “caso Bárcenas”, que implicaban al presidente Rajoy, según el periódico italiano, habría inducido al jefe del ejecutivo a enviarle claros avisos. En las ruedas de prensa del jefe del Gobierno a El Mundo, generalmente, se le negaba el derecho a hacer preguntas por decisión de la Moncloa”.

Mucho más crítico se muestra el periódico alemán Frankfurter Allgemaine Zeitung, cuando presenta al periódico español, por un lado como un diario de fuerte revelación de informaciones, de periodismo de investigación, y por otro, como una “plataforma de campañas de tendencia altamente difamatorias.”Esto era y es El Mundo resume el rotativo alemán que describe a su director como un hombre siempre con tirantes y que se ve a sí mismo como un liberal y ama la agitación. “Hoy reparte cizaña entre los separatistas catalanes, mañana les da una patada en la espinilla a quienes no actúan con suficiente determinación en política antiterrorista. Tampoco el supuestamente blando presidente del Gobierno Rajoy se salva de las críticas. Y, diez años después de los atentados islamistas radicales en Madrid, el ex director todavía cree en una conspiración vasca que había sido encubierta por el gobierno Zapatero. El tren paranoico ha destruido más de un punto positivo logrado por este diario”.

Sin embargo, la tónica general de la gran prensa internacional es de alabanzas para el periódico y para su director, que especialmente en varios de los diarios latinoamericanos es presentado no solo como el periodista más importante e influyente de todos los periódicos de habla hispana, sino que fue quien terminó convirtiéndose en una verdadera celebridad echando luz sobre los casos de corrupción en su país. Los escándalos que conmovieron a los gobiernos de Felipe González, de José María Aznar, de José Luis Rodríguez Zapatero y, últimamente al de Mariano Rajoy. Socialistas y conservadores sufrieron su periodismo de investigación.