Vidal-Quadras y Mayor Oreja, dos duros golpes para Rajoy

La decisión de Jaime Mayor Oreja de no encabezar las listas del PP, para las elecciones al Parlamento europeo del próximo mes de mayo, y el anuncio de Alejo Vidal-Quadras de abandonar el partido para presentarse en las primarias del nuevo partido VOX para concurrir a esas elecciones, han sido dos duros golpes personales para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que pretendía congraciarse con el sector del partido que ha venido criticando abiertamente su política ante el final de ETA, designando a Mayor como cabeza de lista. Ese sector del PP en los últimos meses han criticado su actitud ante la Doctrina Parot, y en general su política antiterrorista, desde que se le concedió el tercer grado en septiembre de 2012, a Josu Uribetxeberria Bolinaga, el secuestrador del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, alegando que se encontraba al borde de la muerte por un cáncer terminal.

El abandono del partido de Ortega Lara tras la decisión de la presidenta del PP, María San Gil, de retirarse de la vida política, renunciando además, a su escaño, abrió una crisis en el partido que se ha ido agudizando a lo largo de los últimos meses, especialmente tras la decisión de Santiago Abascal, de romper también con el partido en el que militaba desde hace más de veinte años, a lo que ha seguido la presentación de una nueva formación política, VOX, que participará en las elecciones europeas y que puede recoger todo el malestar existente en el PP, y al que se ha unido el pasado domingo el vicepresidente del Parlamento europeo, Alejo Vidal-Quadras, miembro de la Junta Directiva Nacional,  y uno de los más críticos con el Presidente del Gobierno y con la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Si primero fue María San Gil, y luego han seguido Ortega Lara, y Santiago Abascal, todos muy unidos a Jaime Mayor Oreja, ex ministro del Interior y aspirante, junto con Rodrigo Rato, a la sucesión de José María Aznar, en las ultimas veinticuatro horas han sido Vidal-Quadras y Jaime Mayor los que han contribuido a conmocionar aún más a un Partido Popular que está sufriendo por su ala derecha, precisamente la más cercana a Aznar, las consecuencias de la forma de gobernar de Mariano Rajoy, puesta en duda hasta por el Presidente de honor del partido.

Una forma de gobernar criticada también duramente por Vidal-Quadras en su carta de despedida del Presidente del Gobierno, en la que le acusa de «fatalismo escéptico», de falta de «pasión» y de «aceptación del riesgo», particularmente en relación con la crisis soberanista en Cataluña. «Un partido no es un rebaño flanqueado por mastines que sigue dócilmente a su pastor», se queja en la carta al Presidente del partido y del Gobierno, al que le aclara que  ”uno de los motivos por los que me voy es mi deseo de contribuir a construir un modelo de partido distinto, en el que la eficacia no esté reñida con la deliberación”.

Simultáneamente, en un vídeo colgado por él, en Youtube, Vidal-Quadras aclara que esta decisión “dolorosa pero inevitable”, se debe a que su diagnóstico sobre la crisis “múltiple y profunda” que atraviesa España y sus soluciones “no sólo son distintas -a las del Gobierno- sino contrapuesta en cuestiones esenciales”. Dice que ha tratado de discutir de forma constructiva y leal sobre estos problemas, pero que se ha topado “invariablemente con el silencio y la indiferencia”. Recuerda que siempre ha defendido los mismos principios, valores e ideas, afirma que no ha cambiado y que ahora se encuentra obligado a irse “para seguir en el mismo sitio”.

Dentro del PP se asegura que la salida de Vidal-Quadras se esperaba, pero que la decisión de Mayor Oreja de no encabezar las listas para las europeas, después de que Rajoy optase por él a pesar del progresivo alejamiento que se ha ido produciendo en los últimos meses, ha sido una sorpresa. Metido en un compromiso personal, tras el abandono de María San Gil, Ortega Lara y Santiago Abascal, todos ellos cercanos a sus posiciones políticas y a las Asociaciones de Víctimas del Terrorismo, Jaime Mayor no quería que el posible fracaso en las elecciones de mayo, en la que el PP parte en peores condiciones que el PSOE, según la encuesta hecha de Metroscopia hecha pública el domingo, se le atribuyesen a él, como defensor de determinadas posiciones que para grandes sectores del partido, están situadas muy a la derecha.

Descartado Jaime Mayor es muy probable que el cabeza de cartel sea el actual ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete, uno de los que menos rechazo produce en la opinión pública y que aspira también a ocupar una cartera dentro de la Comisión Europea.