Cara y cruz de la Cumbre de Davos

Con la presencia de casi medio centenar de Jefes de Estado y de Gobierno, comienza este miércoles en Davos (Suiza), la tradicional Cumbre anual donde se debaten los principales problemas económicos mundiales, y que este año se centrará en los recortes en los países emergentes, en unos momentos en los que la economía mundial, y sobre todo la europea, está experimentando una importante mejora.

Ha sorprendido que, a última hora, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, haya decidido no asistir, alegando problemas de agenda, cuando en realidad su Agenda no ha cambiado desde que la Moncloa confirmó que iba a asistir a una mesa redonda con representantes de países que habían sido rescatados, como Irlanda. Una vez aceptada la participación presidencial, alguien debió darse cuenta de que no era bueno ponerse a la altura de Irlanda, como hizo Zapatero asistiendo también en Davos, a otro criticado debate, con representantes de otro país rescatado: Grecia.

La edición de este año en la localidad suiza, contará con más 2.500 participantes, procedentes de casi 100 países, entre los que se incluyen más de 1.500 líderes empresariales de las 1.000 compañías que forman parte del Foro, además de representantes de organizaciones internacionales, la sociedad civil, los medios de comunicación, la educación, la cultura, y las artes.

En esta ocasión, además de Presidentes y Consejeros Delegados de Bancos españoles y de grandes empresas como Iberdrola, representarán a España en Davos, el ministro de Industria y Turismo, José Manuel Soria, la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el Alcalde de Barcelona Xavier Trías, que se encargarán de vender entre los asistentes mundiales en el Foro, el final de la recesión española y el inicio de la recuperación, algo que debería haber hecho el Presidente del Gobierno, o el ministro de Economía y Competencia, Luis de Guindos,  que ha iniciado todo un road show por diversas capitales mundiales para convencer a los inversores internacionales de las oportunidades que tienen, en estos momentos, para invertir en España. Los más críticos, ya en las redes sociales, esperan con curiosidad la intervención de Ana Botella, cuyo último discurso en un Foro internacional como el de Buenos Aires, con ocasión de los Juegos Olímpicos, fue objeto de todo tipo de bromas, y también de críticas.

Coincidiendo con la apertura del Foro este miércoles, la ONG Intermón Oxfam, ha hecho púbicas un conjunto de recomendaciones a los líderes del Foro Económico Mundial, a los que recuerda que tienen el poder de acabar con las desigualdades sociales. Entre las propuestas, piden que los países se comprometan a no utilizar paraísos fiscales para evadir impuestos, que no se utilice la riqueza económica para obtener favores políticos, que las inversiones sean públicas y que se destine la recaudación fiscal para proporcionar a los ciudadanos sanidad, educación y protección sociales universales. “La crisis económica, financiera, política y social que padece España -dice el informe- tiene buena parte de su origen, precisamente, en esas dinámicas perniciosas donde el interés público y los procesos democráticos han sido secuestrados por los intereses de una minoría”.

El informe destaca que este Foro mundial ha identificado la creciente disparidad de ingresos como el segundo riesgo más importante a nivel mundial, ya que estima que “está socavando la estabilidad social y atenta contra la seguridad a escala global”. El informe explica que “el caso de España es especialmente preocupante” por el efecto de la crisis financiera y de las políticas que se han adoptado, “que han castigado de manera especial a las clases medias y a las personas más desfavorecidas”.

“Que no se haya hecho recaer el esfuerzo económico para encarar la crisis en quienes tienen más recursos, junto con la impunidad con que se ha tratado a los responsables de la debacle financiera, y la falta de una actuación clara y contundente contra una corrupción cuyas evidencias se multiplican día a día, inocula una tensión insoportable en la sociedad”, señalan los responsables de la ONG.

Por ello, Intermón Oxfam plantea que es urgente “tomar medidas claras para reducir la desigualdad, acabar con la riqueza y la pobreza extremas y promover los mecanismos que previenen de que los intereses de las élites económicas y financieras sean los que marquen la agenda política, en detrimento de los intereses de la mayoría de la población. Para fortalecer la calidad democrática en España propone recuperar el Congreso de los Diputados como espacio de diálogo y de rendición de cuentas de los parlamentarios con la ciudadanía, así como combatir, de manera inflexible, la corrupción.

Si no se corrigen las medidas de austeridad y los recortes sociales, nuestro país, vaticina con cierto dramatismo la ONG, podría incrementar el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social hasta llegar a los 18 millones en 2022 (casi el 40% de la población) y tardar más de dos décadas en recuperar los niveles de bienestar y los derechos sociales anteriores a 2008.

1 comentario
  1. Josele says:

    Admirado columnista: “…Tiene un horizonte penal complejo y no está dispuesto a callarse nada”: ni complejo y se lo callará prácticamente todo. Libre, y a disfrutar del dinero.
    Por cierto, quien aprende siguiendo estos o cualesquiera hábitos de conducta, camina hacia la madurez.
    ¿Es que este personaje (como toda su saga) tiene ínfulas de algo así?
    Es egoísmo puro y duro, del más malvado cine negro
    Un saludo afectuoso de quien le echa de menos, sobre todo, en Radio (¡¡Bravo “Cada mañana sale el sol”!!)

Los comentarios están desactivados.