El “FT” y la gravedad de la situación en Cataluña

El editorial que ningún medio español ha publicado hasta ahora sobre el anuncio de convocatoria de un referéndum para la independencia de Cataluña, para convertirse en un Estado más de la Unión Europea, se ha publicado en Londres este lunes, en un medio extranjero, que tiene una gran influencia en todos los mercados internacionales, el Financial Times, y que conoce muy bien este tipo de situaciones, porque en Escocia, que forma parte de Inglaterra, se está preparando otro referéndum, para el 18 de septiembre del año que viene, gracias al acuerdo entre el primer ministro británico David Cameron y el ministro principal escocés Alex Salmond, y en el que se preguntará sobre si Escocia debería ser un país independiente o no.

Los catalanes, que en cierto modo han tomado como ejemplo el referéndum escocés, se habrán sorprendido este lunes ante las tesis del periódico británico que, de alguna manera, carga la situación contra el presidente del Gobierno español,  Mariano Rajoy, a quien acusa de “sabotear el Estatuto de Cataluña” y pide un acuerdo entre los políticos de ambos lados para que ese conviertan en hombres de Estado e impidan que este abismo creciente, que está en la raíz de esta cuestión política, se convierta en un problema que amenace al Estado mismo. Sorprende que el periódico entienda mejor las razones de Artur Mas, que las del Presidente español que, al fin y al cabo, está defendiendo lo que establece la Constitución española.

Según el periódico, España fue justamente elogiada por su transición de la dictadura de Franco a una democracia descentralizada, pero todavía no ha diseñado un hogar plurinacional suficientemente confortable para sus pueblos culturalmente diferenciados. Esto fomenta el nacionalismo reductivo, en la España castellana y entre catalanes y vascos.

Había suficiente flexibilidad en el sistema cuasi federal de España para dar cabida a los catalanes, hasta que el Partido Popular de Rajoy la saboteó en 2010 al convencer a los miembros del Tribunal Constitucional por él nombrados de que eliminaran partes sensibles del estatuto de autonomía reformado.

Artículos idénticos se habían dejado intactos en los estatutos de Valencia y las Islas Baleares, entonces gobernadas por el PP. La medida desencadenó el separatismo catalán, que hasta entonces había sido un movimiento marginal. La cuestión adecuada por la que tener una crisis es la politización del poder judicial, que no es más, señala el diario “que una de las instituciones tambaleantes de España que necesitan reforma”.

El editorial del Financial Times que lleva por título “Madrid necesita un acuerdo con Barcelona” reprocha a Artur Mas que en lugar de dirigir a su pueblo, Mas se está dejando llevar por él, y a Rajoy que lo haya empujado a un rincón al insistir en que la Constitución post-franquista -que consagra la indisoluble unidad de España- es inmutable. Los sondeos dicen que los catalanes preferirían más autogobierno -incluido un grado de autonomía fiscal- pero seguirán por su propio camino si la única alternativa es un “statu quo”, que el gobierno de Mariano Rajoy está debilitando.

“Este -sostiene el periódico- es un problema político que requiere una solución negociada: más federalismo en la clamorosa necesidad de renovación institucional de España. No sólo los catalanes, sino también los principales partidos de España, el PP y el PSOE, tienen que estar a la altura de las circunstancias”.