Montoro ante la prensa nacional y la extranjera

Cercado por los últimos escándalos de la Agencia Tributaria, por el supuesto trato de favor a determinados grandes o importantes contribuyentes, entre ellos la infanta Cristina de Borbón, y por una serie de dimisiones, traslados y nombramientos dentro de la Agencia encargada de recaudar los impuestos, después de la desautorización de una inspectora por sancionar a la empresa cementera mexicana CEMEX, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se ha negado a dar ningún tipo de explicación aquí dentro, en el Parlamento, y ha sacado pecho fuera, presentando un panorama algo idílico de la situación, y declarando que España no solo cumplirá los objetivos de déficit para este año, sino que cumplirá el pacto de Estabilidad en 2015, antes de lo previsto, al registrar un superávit en las cuentas públicas antes de lo esperado.

Mientras en el Parlamento este miércoles, en la correspondiente sesión de control, el señor Montoro se negaba a explicar las peripecias últimas de la Agencia Tributaria en torno a las últimas dimisiones, y sobre si efectivamente, se estaba produciendo una “purga política” entre funcionarios supuestamente cercanos al partido socialista. El ministro centraba todos sus ataques en la prensa nacional que tiene problemas con la Hacienda Pública en el pago de sus impuestos, al tiempo que ante la prensa internacional, y ante uno de sus iconos, el periódico norteamericano The Wall Sreeet Journal, sacaba pecho y, declaraba con seguridad, que España va camino de registrar superávit presupuestario un año antes de lo esperado, lo que potencialmente impulsaría la economía y calmaría los temores a que la deuda del país se pueda hacer insostenible.

Según Montoro la salida de España de la recesión en el tercer trimestre, confirmada por los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), permitirá al país registrar superávit primario, que no incluye el pago de la deuda, para 2015. De esta forma, el panorama que presentaba Montoro, al periódico que es la biblia de los inversores norteamericanos y que no tiene ningún problema con la Hacienda española, es mucho más halagüeño que el que él mismo y el Gobierno del que forma parte, presentó hace unos meses, cuando comunicó a la Comisión Europea, un panorama de lo más negativo de la economía nacional anunciando que hasta dentro de tres años no se podría producir superávit primario… “Lo importante es que España está en la senda de reducción del déficit, y que tenemos que reducir el déficit público, no sólo porque lo digan las reglas de Europa, sino porque el problema principal de España es el endeudamiento externo”.

Pero el problema es que ese déficit público se está reduciendo, pero no al ritmo de lo marcado por Bruselas. Lo ha recordado el BBVA Research que ya ha dado la señal de alerta anunciando que no se cumplirá el déficit de 2013 y que hay que reconducir el gasto, lo han advertido alguna agencia de calificación y algún think tank, y economistas como Gay de Liébana y David Taguas.

Taguas, ex director de la oficina económica del presidente Rodríguez Zapatero mostraba recientemente, ante las cámaras de Antena 3, en el Programa “Espejo Público”, que presenta Susanna Griso, su perplejidad ante la insistencia del Gobierno en mantener la previsión de déficit en el 6,5 por ciento para este año. “Los presupuestos de este año son todo un despropósito. El déficit público entre junio de 2012 y junio de 2013, que es hasta cuando tenemos datos es escalofriante. Un 11,0 por ciento del PIB. De hecho lo he tenido que comprobar dos veces porque no me lo creía. Si quitamos las ayudas de la banca, a junio de 2013, nuestro déficit es del 7,5 por ciento. No olvidemos que nuestro objetivo es del 6,5%”, recordaba.