Niños españoles, en el umbral de la pobreza

En estos momentos 3 de cada 10 niños y niñas (2.226.000) viven en España por debajo del umbral de la pobreza, de forma que la población infantil sigue siendo la más vulnerable a sufrir las consecuencias de la crisis económica, convirtiéndose en el grupo de edad más afectado por la pobreza en nuestro país. Esta es la grave situación que presenta UNICEF, con motivo de la celebración este jueves del Día Universal del Niño.

Por otra parte, uno de cada cuatro españoles menores de 16 años vive bajo el umbral de la pobreza y sufre malnutrición. Según el Informe “Abriendo ventanas: infancia, adolescencia y familias inmigradas”, elaborado por UNICEF y la Fundación Pere Tarrés.

Muchos de estos niños llegan a clase sin desayunar o sin ducharse… No pueden satisfacer todas sus necesidades básicas porque forman parte de familias que perciben menos del 60% de la mediana de ingresos de España, es decir, están por debajo del nivel de pobreza. ¿Razón? La crisis, que imposibilita que muchas familias puedan comprar carne, fruta o pescado, fundamentales en una dieta sana. Y su ausencia arroja otra cifra, el 17% de los niños que vive bajo el umbral de la pobreza padece obesidad, el doble que los menores sin dificultades económicas.

Según el Informe, quienes más caro lo están pagando son las familias mono parentales y las numerosas. El documento señala que el 44,4% de los hogares con más de tres hijos no supera el baremo de la pobreza. El principal problema es que uno o ambos progenitores se queden sin empleo. En los hogares mono parentales, hay más riesgo de pobreza cuando la madre sustenta la unidad familiar. Seis de cada diez niños de menos de 10 años que la sufren viven en familias mono parentales. El porcentaje de pobreza infantil se reduce a un 8,6% si en la unidad familiar trabajan dos de sus miembros. Además, el 30% de los hijos de familias que subsisten con menos de 640 euros al mes no consigue el graduado escolar, con lo que la exclusión social está casi garantizada.

Recientemente el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, de visita en España aseguraba en un informe hecho público en Estrasburgo que “los recortes efectuados en presupuestos sociales, educativos y de salud han conducido al preocupante incremento de la pobreza de las familias en España” y que uno de los sectores más afectados está constituido precisamente por quienes forman parte de la población infantil.

El comisario pide alojamientos alternativos cuando se produzcan desahucios de familias con hijos y que “no se excluya a ningún niño de la atención sanitaria, independientemente de la situación legal de sus padres”, muestra su preocupación por los recortes presupuestarios, de entre un 14,4 % y un 21,4 %, en el ámbito de la Educación durante los últimos 3 años, que afecta a la igualad de oportunidades y destaca que 100.000 discapacitados carecen de hogar, que solo entre el 1% y el 4% de ellos se beneficia de la Ley de autonomía y que 800.000 no pueden ejercer su derecho al voto.

Un panorama reconocido por las autoridades españolas que han hecho público este miércoles, a través del Instituto Nacional de Estadística que el 21,6% de los españoles vive por debajo del umbral de la pobreza, frente al 22,2% de 2012, un descenso que no responde a una mejora de la situación económica, sino al empobrecimiento generalizado de la población, entre otros factores, según los datos del INE en la encuesta de Condiciones de Vida.

También ha caído ese riesgo de caer en la pobreza, entre los menores de 16 años, que se sitúa no obstante por encima de la media, en el 27,7% (frente al 28,9% de 2012). Sin embargo, la tasa de españoles que viven por debajo del umbral de la pobreza ha crecido en el grueso de la población (entre 16 y 64 años) una décima: del 22,4% al 22,5%.