Aniversario con Ley de patada en la boca

Para completar la gran rectificación que del programa electoral del Partido Popular ha venido haciendo el Gobierno de Mariano Rajoy, el segundo aniversario de la victoria en las elecciones generales que se cumple este miércoles ha coincidido con la publicación del Anteproyecto de Ley de Protección de Seguridad Ciudadana que supone un endurecimiento de las sanciones y medidas contra manifestaciones, contra actos que durante los últimos meses han protagonizado movimientos como el 15M y contra determinadas actuaciones públicas que, a pesar del Gobierno, no han sido contempladas como delitos o faltas, ni sancionadas por los jueces.

No se sabe si esta gran rectificación de la Ley Corcuera, la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, coincidiendo con el segundo aniversario del triunfo electoral de Rajoy por mayoría absoluta, y que marcará las celebraciones, es una pura casualidad o, por el contrario, se trata de un aviso a navegantes, de un nuevo comportamiento en lo que se refiere a la interpretación del orden público en el desarrollo del derecho de manifestación, que se le ha ocurrido, por su cuenta y riesgo al ministro del Interior, Jorge Fernández, y que es posible que vaya este viernes al Consejo de Ministros. En este sentido, la Ley Corcuera, la Ley de la patada en la Puerta, que fue declarada inconstitucional en algún artículo, quedará como una broma, comparada con esta nueva que, como se esperaba, ha ocupado parte del interés informativo en este día del segundo aniversario de la victoria popular y del propio Parlamento.

Así, tanto el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, como el representante de Iniciativa per Catalunya Verts, Joan Coscubiela, han centrado sus críticas en sus intervenciones en el Parlamento en el paro (hay casi un millón de parados más que cuando comenzó la actual legislatura), pero, sobre todo, en esa nueva Ley de Seguridad Ciudadana que supone, según el diputado catalán, una “patada en la boca de la democracia”. La oposición ve en ella un intento de amedrentar y evitar las protestas por el riesgo de duras sanciones económicas, si se producen altercados o enfrentamiento con la policía. “Usted pretende tener a los parados calladitos”, le ha dicho Rubalcaba. “España va a salir a la calle: no nos callarán”, ha advertido Coscubiela.

Y, efectivamente, todos los colectivos que se consideran afectados por la futura ley, desde profesores a parados, pasando por sanitarios, estudiantes, o simples militantes del 15M, ya han convocado concentraciones, marchas y manifestaciones para este sábado 23 de noviembre, convencidos de que el Gobierno de Rajoy ha traspasado todas las líneas rojas y que lo que ya llaman “Ley anti 15M” es de hecho, una Ley de la patada en la boca contra la democracia, contra el ejercicio de las libertades, y contra movilizaciones que durante los últimos meses han desbordado al poder político como el intento de rodear el Congreso de los Diputados o como los escraches contra políticos, que en ningún momento, a pesar de todas las denuncias, han sido condenados por los jueces.

La ley va, sobre todo, contra los que se manifiesten sin permiso ante el Congreso, quemen contenedores o participen en escraches. Concentrase o reunirse sin permiso ante las Cortes será una infracción muy grave, castigada con una sanción de entre 30.001 euros y 600.000 euros. También serán sancionados con multa quienes profieran amenazas, insultos, coacciones, injurias y vejaciones hacia los agentes de la policía o la Guardia Civil. Junto a eso, será motivo de sanción el uso o difusión de fotos o imágenes de policías que supongan mofa para ellos o algún riesgo para la seguridad.

2 comentarios
  1. antonio says:

    No cuente ud. milongas, sr. Miralles. Todo el mundo sabe que ocurre en las manifestaciones antidesahucios. Y está bien que la policía, en lugar de montarla con alguien que aparca un momento para sacar de un cajero, meta en vereda a los antisistema que viven como cerdos en el sistema. Punto. Ya vale!!!!!

  2. kikemb says:

    Milongas?? En este tipo de actos, como otros muchos, si no es por esos periodistas como Alekos no sabríamos nada de nada. Este periodista se dedicaba a informar y sino le gustaba al sr. Antonio, pues lo siento así nos va. El sr Miralles cuenta muchas cosas, pero milongas nunca. Y punto.

Los comentarios están desactivados.