Cataluña: Le piden a Rajoy que actúe y aclare

Desde dos frentes distintos de su propio partido le han exigido a Mariano Rajoy, que actúe en Cataluña, haga frente, y aclare, cuál es su posición, y la de su Gobierno, ante el desafío nacionalista de Artur Mas y de la Generalitat, una vez que el partido socialista de los catalanes, el PSC, se ha bajado del tren independentista y se ha manifestado en contra de un Referéndum unilateral para la secesión de Cataluña del resto de España.

Preocupados por todo el silencio que rodean las relaciones entre la Generalitat y la Moncloa, este martes ha comparecido el expresidente del Gobierno José María Aznar en “Onda Cero” para hacer una nueva crítica a su sucesor y lamentarse de que el Gobierno de Rajoy no haya restablecido la Ley que él aprobó, y que penaba con cinco años de cárcel la convocatoria de un Referéndum ilegal.  Ahora se demuestra, según Aznar, que su Gobierno tenía razón en defender “una política nacional muy vigorosa y muy fuerte para evitar lo que ahora se vive en Cataluña, y poner cotos a los que quieren desbordar la legalidad, y romper el país”.

La declaración critica de Aznar ha provocado una inmediata reacción en la Generalitat que le ha pedido a Rajoy que repruebe a quien se manifiesta de ese modo pidiendo la cárcel para quien convoque una votación y también en el PSOE que, de nuevo, ha insistido que el problema catalán se resuelve con diálogo y entendimiento y no con amenazas.

Por otra parte, la intervención del expresidente se produce veinticuatro horas después de que desde otro sector del partido, el que representa Alberto Núñez Feijóo, Presidente de Galicia y amigo personal de Rajoy, aunque a veces crítico con su forma de actuar, se haya dado también otro aviso al Gobierno para que no se haga ningún tipo de acuerdo, trato o negociación “a media luz y en reservados” con Cataluña, sino a cielo abierto y en el escenario en el que debe hacerse: la Conferencia de Presidentes “La política de reservados, da miedo”, ha querido remachar Núñez Feijóo que, como otros barones teme que se esté barajando un sistema especial de financiación para Cataluña, como solución para contentar a un Mas, progresivamente aislado y con muy pocas salidas, después de que los socialistas catalanes le hayan abandonado y el bloque partidario del Referéndum unilateral se haya quedado reducido a Convergencia, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Iniciativa per Catalunya, y ésta última, con ciertos reparos.

Al parecer, el Gobierno estaría pensando en un trato especial a la financiación catalana, estableciendo límites a la solidaridad, y con una serie de concesiones que recordaría en algo, a ese Pacto Fiscal que antes de que estallara el conflicto le pidió Artur Mas a Rajoy en la Moncloa y a lo que se negó de entrada el Presidente del Gobierno. Rajoy sigue jugando con los tiempos, aunque siguen enviándose mensajes indirectos, sobre todo, a través del dirigente de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, convertido en interlocutor privilegiado del Gobierno, mientras se prepara una reunión mide esa Comisión Bilateral Estado -Generalitat, un organismo creado por el expresidente Rodríguez Zapatero, que preside el dirigente catalán, y que nunca se ha reunido hasta ahora.

El clima de la situación lo ha dado este martes, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría que en el Senado, y ante los reproches del representante de CiU de que se está produciendo un recentralización de competencias de las Comunidades Autónomas, ha respondido que el Gobierno ha tomado plena conciencia de la gravedad del problema que supone el conflicto con Cataluña y por eso está dispuesto a negociar una solución, pero siempre que el terreno del diálogo sea la Constitución.