Escoceses y catalanes: por la independencia

Separatistas escoceses y catalanes están intentado ponerse de acuerdo para celebrar sus respectivos referéndums de independencia para el próximo mes de septiembre, forzando así, a la Unión Europea a un reconocimiento de las posibles dos nuevas naciones. De esta forma, el referéndum de Escocia se celebraría, tal como está previsto, el día 18 de septiembre de 2014 y, el de Cataluña, cuatro días antes, el 14 de septiembre del año que viene, algo que ya tiene en mente el Consejo de la Transición Nacional montado por Artur Mas.

Con esta estrategia, piensan que la Unión tendría que contemplar la nueva situación creada en Europa de una forma conjunta y no de forma aislada. Este mismo lunes, tanto por parte de la Comisión Europea como por parte del vicepresidente del alto organismo, Joaquín Almunia, se ha aclarado algo con lo que han venido jugando los partidarios de la independencia, la integración de la nueva Cataluña, no solo en el euro, sino en Europa, con todas sus consecuencias. Hasta el momento, toda la campaña independentista ha estado basado en dos premisas: en que España roba a Cataluña, algo que ha sido asumido por gran parte de los catalanes, y en que es posible el ingreso de una Cataluña independiente en la Unión Europea, como un nuevo Estado, algo que se ha negado tajantemente desde Europa

En este sentido, la Comisión Europea ha confirmado que si un territorio de la Unión Europea (UE) se independizara de un Estado miembro, dejaría también de formar parte del club comunitario. En este sentido La portavoz de la Comisión,Pia Ahrenkilde, ha señalado que “un Estado independiente será, por efecto de su independencia, un estado tercero respecto a la Unión Europea”.

“Si una parte de un territorio de un Estado miembro deja de ser parte de este Estado porque su territorio se convierte en un nuevo territorio independiente, los tratados no se aplicarán más a ese territorio”, confirmando las declaraciones del vicepresidente de la CE y comisario de Competencia, Joaquín Almunia que en Barcelona en un debate, ha aclarado que si Cataluña se independizara de España dejaría de pertenecer a la Unión Europea, con el argumento de que sería la parte segregada.

“La parte segregada, no es parte de la Unión”, ha asegurado Almunia respecto a un hipotético escenario en que esa comunidad autónoma española se independizase. Almunia se ha mostrado “muy preocupado” por el proceso soberanista abierto en Cataluña y ha instado al Gobierno español y al de la Generalitat a sentarse a hablar en torno a una mesa en lugar de hacerlo por correspondencia.

Un proceso que, en cierto modo, se ha visto impulsado por el “proceso escocés”, en tanto Cataluña y Escocia se encuentran en estos momentos en viajes paralelos. En noviembre de 2012, justo un mes después de que Alex Salmond y David Cameron, firmasen el acuerdo de Edimburgo para convocar un referéndum sobre la independencia de Escocia, Cataluña celebraba elecciones autonómicas y obtenía una mayoría de parlamentarios independentistas.

Durante los últimos meses, e incluso en los últimos años, han surgido una serie de redes enlazando a los activistas y políticos de Escocia y Cataluña. Esas redes comparten información y técnicas de campaña, organizan actos públicos conjuntos y presionan para una mayor autonomía. En todo esto, el antiguo responsable de la Generalitat en el Reino Unido e Irlanda, Xavier Solano ha sido fundamental, ya que trabaja ahora, como asesor del Partido Nacionalista Escocés en Westminster.

En 2008 ayudó a montar una visita a Alex Salmond a Barcelona. Además de reunirse con el expresidente Montilla, Salmon se entrevistó con líderes nacionalistas catalanes como Josep-Lluís Carod-Rovira de Izquierda Republicana de Cataluña, partido hermano del SNP (Partido Nacional Escocés). Desde entonces, personajes relevantes del SNP, han estado visitando casi con regularidad Cataluña. Y los lazos entre los independentistas escoceses y catalanes cada vez son más estrechos y en este sentido, desempeña también un papel importante el parlamentario y dirigente de Esquerra,  Alfred Bosch.