De cómo Gibraltar está ganando terreno al mar en aguas españolas

Coincidiendo con la creación de un arrecife artificial en aguas jurisdiccionales españolas utilizando grandes bloques de hormigón que impiden el uso de las redes de arrastres a los pescadores españoles, las autoridades gibraltareñas han empezado una ambiciosa operación de ganar terreno al mar en el áreas oriental del Peñón, construyendo un segundo espigón que tiene como objeto no solo proteger la zona de los rigores de los temporales del invierno, sino dar cobertura a un ambicioso plan inmobiliario conocido como Cape Vantage.

En Sandy Bay se emplazan una treintena de bungalows situados a 400 metros al sur del gran proyecto urbanístico que proyecta ahora el Gobierno de Gibraltar: el Eastside Project, también denominado Cape Vantage (Cabo Privilegiado), que prevé la construcción de decenas de edificios, hoteles de lujo, restaurantes, centros comerciales, un lago artificial y hasta quince muelles, para yates y embarcaciones de recreo, para crear la gran zona de ocio y diversión de Gibraltar. Un proyecto que unido a la prevista ampliación del aeropuerto internacional de la Roca, pretende convertir Gibraltar en otro punto de referencia del sur de España, cerca de la Costa del Sol y al lado mismo de la gran urbanización de lujo de Sotogrande, que vaya más allá del turismo de mediodía de compras, paisaje, y monos.

El pasado 7 de agosto se daba la primera señal de alarma al conocerse un parte de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras que comunicaba a la superioridad que “sobre las 10,20 horas, cuando la patrullera Semar Río Pas, perteneciente al Servicio Marítimo de esta Comandancia, se hallaba prestando Servicio de Protección de Actividades Pesqueras, en la zona que rodea al Peñón de Gibraltar (aguas actualmente en conflicto), han observado la creación de un nuevo espigón formado por rellenos y piedras, que se adentra en el mar unos 50 metros de longitud y paralelo a otro que cierra la delimitación de la playa de Sandy Bay“. Algo por lo cual el Gobierno español ha interpuesto una queja formal ante la Unión Europea por considerar esta obra como “inadmisible”, conforme al derecho internacional e incompatible con el Tratado de Utrecht. “Terreno ganado al mar español”, aseguran fuentes del Gobierno español, aunque no precisa que ese terreno se está ganando, además, con transporte ilegal de arena y piedras de las localidades vecinas de la provincia de Cádiz, especialmente de Tarifa y de La Línea.

Es decir ganando terreno ilegal al mar con material procedente de España que en el caso de la arena de Tarifa afecta al medio ambiente, según denuncia de Ecologista en Acción. De esta forma , atendiendo una denuncia de los ecologistas por las consecuencias que pudiera tener para el medio ambiente, el Ministerio del Interior empezó a prohibir la entrada de arena en el Peñón , después de comprobarse que durante estos últimos meses han entrada en camiones casi tres mil toneladas, Prohibida la entrada de camiones con arena, ahora son camiones con todo tipo de piedras para el relleno de esa cara Eeste del Peñón, donde se proyecta el megaproyecto urbanístico Sandy Bay, que según las autoridades gibraltareñas va a sufrir un parón por la crisis inmobiliaria que vive la zona, los que están entrando en el Peñón. La entrada de camiones con este tipo de material de construcción se ha acentuado desde la prohibición de los camiones de arena y, el Ministerio del Interior está a la espera de que alguien denuncie esta nueva violación para tomar medidas más radicales. Al parecer serán los mismos pescadores afectados por la creación de ese arrecife artificial los que presenten la correspondiente denuncia para impedir que siga entrando en la Roca ese material de construcción para ganar terrenos a un mar que forma parte de las aguas jurisdiccionales españolas.