“Bárcenas guarda más pruebas”, dicen en su entorno

“Luis Bárcenas tiene más pruebas que las puramente caligráficas de sus papeles que publicaron los diarios ‘El Pais’ y ‘El Mundo’, pruebas de todo tipo”. Quien dice esto es el que Raúl del Pozo ha bautizado en el periódico que dirige Pedro J Ramírez como “El Tercer Hombre”, una de las fuentes mejor informadas del “caso Bárcenas” que, a partir de la primera hora de la mañana de este jueves, ocupará toda la atención del Parlamento con la intervención del presidente del Gobierno, obligado por la oposición a dar su versión del mayor escándalo de financiación ilegal de un partido desde el inicio de la nueva etapa democrática en nuestro país.

Según esta fuente, Bárcenas, aparte de las pruebas que ha entregado al juez Pablo Ruz, presentado este miércoles en el New York Times como el nuevo juez estrella que con apenas 34 años ha sustituido al juez Baltasar Garzón, tendría en su poder más pruebas de todo lo que ha declarado, sobre todo muchos ‘recibís’ firmados por algunos de los receptores de los sobresueldos.”A lo largo de estos últimos meses, declara la fuente, y en los contactos que se han venido manteniendo con la Moncloa, el intermediario que negociaba, Javier Arenas, insistía una y otra vez en transmitir una preocupación del presidente : “¿Qué es lo que tiene Luis de mí?”

Con este panorama y temiendo lo que pueda decir Bárcenas en los próximos días, este jueves, a partir de las nueve de la mañana, en el edificio del Senado, en la Plaza de la Marina de Madrid debido a las obras en el edificio del Congreso de los Diputados en la Carrera de San Jerónimo, se escribe un importante capítulo en la biografía política de Mariano Rajoy Brey, (Santiago de Compostela 1955), presidente del Gobierno de España desde el 21 de Diciembre de 2011.

Este jueves, el señor presidente del Gobierno, con una mayoría absoluta en la Cámara y obligado a comparecer por la presión de los medios, por la alarma social creada por las noticias sobre la financiación ilegal del partido en el poder y el reparto de sobresueldos en negro, gracias a los fondos donados por empresarios a cambio de favores económicos, y por la amenaza de toda la oposición de una moción de censura, tendrá que contestar a todo lo que hasta ahora se ha resistido a responder, a todo de lo que ha venido huyendo desde hace años, sin querer tomar ningún tipo de decisión ante el temor de que pudiera ocurrir lo que ha ocurrido: que el hombre del dinero del Partido Popular durante veinte años, ascendido por él a tesorero, tirase de la manta y provocase lo que ha provocado.

Este jueves, el presidente del Gobierno no puede, ni debe, refugiarse en ese magma de confusión tan propio de él, en donde todo es mentira “salvo algunas cosas ” o donde, según sus propias palabras, todo queda reducido a “rumores, insinuaciones e informaciones interesadas”, en lo que representa una mezcla de su brumosa ironía gallega y de su lenguaje ocultista en el que se mezcla la elipsis, la hipérbole y la metonimia. Por eso, siempre habla de la estabilidad y la estabilidad es él. O recurre al lenguaje coloquial filosófico con afirmaciones que repite hasta la saciedad como cuando dice que “hay que ser serios, portarse como Dios manda, y tener mucho sentido común”. O cuando insiste en que “vamos a hacer lo que hay que hacer”, o cuando proclama “que no hay que vivir por encima de las posibilidades y gastar más de lo que se ingresa”. Toda una filosofía del lenguaje con la que se intenta disimular la realidad y, para él, la realidad, la realidad Bárcenas, no existe. Por eso se niega a pronunciar su nombre.

Pero, en este caso, los tribunales ya están investigando si efectivamente el PP ha estado viviendo durante los últimos veinte años por encima de sus posibilidades debido a una financiación irregular e ilegal; si efectivamente se compensaba con dinero negro de la caja B del partido a los ministros entre los que se encontraría el propio Rajoy, ministro en los Gobiernos de Aznar de Administraciones Publicas y Educación; si había un sistema perfectamente establecido para compensar a los donantes del partido con contratos en municipios y autonomías; si, como sostiene el Tercer Hombre, Rajoy conocía la existencia de las cuentas suizas regularizadas por Bárcenas de acuerdo con la legislación Montoro; si nunca estuvo al tanto de la contabilidad del partido….

Este jueves, con un ojo puesto en el hemiciclo del Senado y el otro en la prisión de Soto del Real, Rajoy se juega mucho. Si va a decir lo mismo que ha dicho (o que no ha dicho) hasta ahora, mejor es que se ahorre el debate aunque, por lo que se sabe, ese es el camino equivocado que va a escoger…

 

1 comentario

Los comentarios están desactivados.