A Rajoy le crecen los enanos

Definitivamente, al señor Presidente del Gobierno le crecen los enanos. Que a su situación personal sin resolver, a la que le sigue dando vueltas sin decidirse a comparecer en el Parlamento, para dar explicaciones sobre el “escándalo Bárcenas” que, conforme pasa el tiempo se está convirtiendo en el “escándalo Rajoy”, se une, ahora, el terremoto que se ha producido en el Tribunal Constitucional, al descubrirse que el Presidente del Alto Tribunal, Francisco Pérez de los Cobos, es militante del Partido Popular y que ha estado pagando la correspondiente cuota partidaria, durante los últimos años y hasta 2011, según información de la propia Agencia Tributaria, que consta en el sumario Gürtel en el que está imputado el ex Tesorero Luis Bárcenas, y, hace realidad, de nuevo, la Ley de Murphy.” Si algo puede salir mal, saldrá mal”

Y, ha salido mal el reciente nombramiento del Presidente del Tribunal Constitucional que, con ocasión del actual escándalo Bárcenas, se ha descubierto que era militante y cotizante del PP, sin que lo hubiera declarado en el Senado, y sin que sus compañeros que le votaron para Presidente tuviesen la menor información, como ha salido mal, el intento de la Moncloa de explicar el escándalo Bárcenas, no a la opinión pública española, sino a los corresponsales extranjeros acreditados en Madrid, sorprendidos de que Rajoy, en la actual situación de gravedad política, se niegue a dar la cara.

Lo del Presidente del Constitucional es algo que va en contra de las normas elementales de la estética y, del sentido común, y viola el espíritu de la Constitución ya que el Alto Tribunal está regulado por una ley orgánica propia en que se reproduce el artículo de la Constitución, el número 159, en el que se aclaran las incompatibilidades propias de los miembros del Constitucional, y que está intentando justificarse con el grosero argumento (de nuevo el argumentario, impuesto) de que se puede presidir un Tribunal tan político, tan polémico, que tantos conflictos ha producido, militando en un partido político, siempre que no se tenga un cargo organizo dentro del partido. Algo realmente insólito, cuando “los miembros del Tribunal Constitucional tendrán las incompatibilidades propias de los miembros del Poder Judicial”. Es decir, que estar afiliado a un partido y ser magistrado del Constitucional es incompatible. Mucho más, lo sería siendo Presidente, aunque sus funciones en el partido solo fuesen de simple militante y no de dirección, teniendo en cuenta que un militante tiene que cumplir obligatoriamente las instrucciones y directrices emanadas de sus órganos de Gobierno según los fines y programa del partido. Es decir que, por lo visto, no se pude militar en un partido, salvo que ese partido sea el PP.

La otra consecuencia de la Ley de Murphy se ha producido en la Moncloa donde el “equipo de pensamiento” que rodea a Rajoy, ha querido convencer a los corresponsales de los principales medios internacionales, reunidos este miércoles, de que todo está bajo control que reina la estabilidad política y que Rajoy se ha explicado suficientemente. La respuesta no se ha hecho esperar.

The Guardian: El Presidente español se niega a abordar el escándalo de los fondos ilegales que sacude su partido. Lo más triste es que el silencio está funcionando. Lo más extraordinario de este escándalo no es ni su alcance ni su gravedad, sino la extraña forma en la que Mariano Rajoy lo está abordando. O más bien, no abordándolo. El Presidente se niega a hablar del tema. Domina el arte de no pronunciar el nombre del ex tesorero en público, agotando el último circunloquio. Repite una y otra vez, los mismos desmentidos planos y misteriosos; y esto cuando se molesta en dar alguna respuesta. Rehúye el Congreso; rara vez concede entrevistas, ni siquiera a los medios amigos; y escapa de los periodistas. Durante un tiempo decidió dirigirse a la prensa a través de comparecencias en una TV de plasma para evitar preguntas”.

Liberation: “Por mucho que el flemático Mariano Rajoy se esfuerce por dar una imagen de “normalidad” y de “estabilidad”, está abrumado por los acontecimientos, hasta el punto de que, con el telón de fondo de un estruendoso asunto de corrupción y de financiación ilegal de su partido, es un dirigente en suspenso”.

Agencia Reuters: ‘La situación es insostenible, según confiesa un miembro de peso del PP. Es imposible que un Gobierno pueda funcionar con todo este escándalo en primer plano’. Rajoy está en un callejón sin salida. No puede mantener el control sobre las políticas en una situación tan comprometida y debilitado también en el partido”.

8 comentarios

Los comentarios están desactivados.