El Fondo secreto de Bárcenas y Marca España

Aunque se cree que no habrá ningún tipo de streap-tease, se espera con expectación la rueda de prensa que tiene que dar este lunes, en la sede del partido en la calle Génova, la secretaria general del Popular María Dolores de Cospedal, al finalizar el Comité Ejecutivo del PP, que presidirá el presidente del Gobierno y del Partido, Mariano Rajoy.

Si bien hay orden de que nadie se pronuncie sobre el asunto que tiene en vilo a toda la organización, la entrada en prisión, del ex tesorero nacional Luis Bárcenas, que este domingo ha cumplido sus primeras setenta y dos horas en la cárcel de Soto del Real, ya que el propio Rajoy se ha negado a comentar nada sobre el tema, remitiéndose a una nota de 17 palabras del partido en la que se manifiesta respeto a la decisión tomada por el juez Pablo Ruz, se espera que, de alguna forma, la secretaria general de alguna explicación, sobre uno de los hechos más graves, si no el que más, con los que se ha tenido que enfrentar el PP, sobre todo, si Bárcenas se decide a dar publicidad a la documentación que tiene depositada en una notaria madrileña, en un local en los alrededores de Madrid, que están buscando funcionarios de la Unidad de Delitos Económicos y Delincuencia Fiscal (UDEF), y en una caja fuerte, fuera de España.

Frente a quienes como el ministro de Justicia Ruiz Gallardón (que según algunas fuentes populares habría dado el visto bueno para que la Fiscalía solicitase la prisión sin fianza), sostienen que una vez en la cárcel, se acaba la capacidad de maniobra y de chantaje del ex tesorero, hay otros, especialmente los que más afectados se pueden sentir por las nuevas revelaciones y aparición de documentos, entre ellos personas muy cercanas a Mariano Rajoy, que quieren responsabilizar al titular de Justicia, por no haber evitado la decisión de las fiscales del caso, de esa nueva frase que acaba de abrirse, en un caso en el que parece más claro que hay una financiación ilegal del partido, sin que llegue a saberse si los 48 millones de los que se habla en poder de Bárcenas, son solo de él, o por el contrario, pertenecen al partido y que ante la falta de ayuda que el ex tesorero cree haber recibido de sus superiores, habría decidido vengarse y, declararlo como suyo.

Tarde o temprano, tanto el Presidente del Gobierno, como responsables del partido, tendrán que dar en el Parlamento y ante la prensa, una explicación de lo que está pasando, ya que no se puede estar al margen de las exigencias de la opinión pública, indignada con un silencio que parece ocultar una clara culpabilidad en un escándalo que durante todo este fin de semana ha ocupado el interés de medio mundo: desde periódicos de Australia, hasta televisiones tan alejadas de España, como la iraní, pasando por la catarí Al Jazzira o por varias de Oriente Medio y de los emiratos, pasando por los principales medios informativos de todo el mundo, los más populares y los de más influencia.

No se sabe si el Presidente del Gobierno es consciente de que a Bárcenas le nombro él, que hizo de él una gran defensa (“nadie podrá demostrar su no inocencia”, dijo hace cuatro años en pleno “caso Gürtel”), que fue beneficiario, según los papeles del ex tesorero, de los sobresueldos, igual que su antecesor José María Aznar, y que tiene una responsabilidad clara en la forma en que se ha financiado el partido. El resumen que este fin de semana publicaba el periódico norteamericano The New York Times es significativo: “En el caso Bárcenas existen sospechas de fraude fiscal y otros delitos financieros, incluyendo la gestión de un fondo secreto que hacía pagos habituales al presidente Mariano Rajoy y a otros altos funcionarios del partido”.

Como puede verse, algo muy positivo, para eso que el Gobierno ha bautizado como “Marca España”. Una Marca España, que no levanta cabeza.