Bárcenas confía en que el PP llegará a un acuerdo

La cúpula del Partido Popular asiste entre preocupada y de alguna forma  aliviada al primer fin de semana  que el extesorero del partido Luis Bárcenas pasa en la prisión de Soto del Real,  donde ingresó a última a hora de la tarde del jueves por orden del juez de la Audiencia Nacional,  Pablo Ruz,  que lleva el “caso Gürtel”, acusado de falsedad documental,  estafa procesal en grado de tentativa y blanqueo de capitales.

La preocupación está en cierto sector del partido que se benefició de numerosos sobres en dinero negro y en el manejo de grandes sumas,  en acciones complicadas de justificar al margen de las campañas electorales durante los mandatos en el partido de José María Aznar y Mariano Rajoy , y  el alivio se ha extendido a ese otro sector  renovador del PP , como puso de relieve la nueva dirigente del País Vasco, Arantxa Quiroga, ante el propio Rajoy,  cuando recordó que durante estos últimos años algunos  militantes y dirigentes del partido se jugaban la vida mientras otros se enriquecían.

Quienes conocen a Bárcenas aseguran que, por el momento, aguantará bien en prisión y que en estos momentos  lo que más le importa es el estado emocional de su mujer Rosalía, su segunda esposa, antigua secretaria del partido, y su temor de que pueda en el futuro ingresar también en prisión, algo que no parece posible en las actuales circunstancias,  porque,  según Bárcenas,  ella no sabía nada de sus negocios,  a menos que existan más pruebas de posibles delitos. El futuro de su cónyuge es el único elemento de negociación que tiene el Gobierno para evitar que el extesorero tire de la manta o para frenar posibles informaciones que pueda filtrar la misma Rosalía, que puede hablar a diario con su marido,  ya que el está en régimen de “prisión comunicada”, lo que vendría a indicar que se ha dejado una vía abierta de comunicación que puede utilizar tanto el Gobierno como Bárcenas.

Son esas personas allegadas al extesorero las que han empezado a filtrar que Bárcenas además de pruebas de los papeles que en su momento publicó el diario El País, con importantes nombres de la cúpula popular, tiene datos y papeles comprometedores sobre su “enemiga”, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y su esposo durante  su etapa de estancia en Castilla-la Mancha. Cospedal, a quien acusa de todos sus males y a quien señala como la persona que ha hecho imposible cualquier acuerdo, es actualmente uno de sus objetivos, así como  un asesor muy cercano a José María Aznar y a Mariano Rajoy , que habría sido el que más dinero B en sobres, con el correspondiente “recibí”  y en pago de informes,  ha cobrado en los últimos años en todo el Partido Popular.

Igualmente,  Luis Bárcenas tendría mucha información sobre el PP  en Andalucía, sobre las campañas electorales en el País Vasco , y , sobre  Ricardo García Damborenea , secretario general del partido socialista de Euskadi,  implicado  y condenado en el escándalo de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación),  cuando en el año 2000 aparece junto con José María Aznar  en la Plaza de toros  de Zaragoza apoyando su candidaturas a la Presidencia del  Gobierno por el Partido Popular.

Veinticuatro horas después del ingreso en prisión de Bárcenas,  ningún dirigente popular (ni María Dolores de Cospedal, ni Carlos Floriano,  ni Esteban González Pons) han querido dar ninguna explicación sobre Bárcenas. Y ha sido sólo el presidente del Gobierno, obligado por los periodistas, el que se ha visto obligado a dar la cara,  aunque como siempre ni siquiera ha  pronunciado el nombre del tesorero que él nombró  y que se hizo público en el Congreso de Valencia.

“Lo único que voy a hacer es respetar las resoluciones judiciales y que colaboraremos en todo lo que nos pida la justicia y esperemos que esta actúe con celeridad. Y no voy a entrar más en este tema y me remito a lo que ha dicho mi partido”, ha zanjado el asunto, refiriéndose al comunicado de 17 palabras que difundió el PP el jueves por la noche en el que insiste en que respeta las resoluciones judiciales. Como siempre, ninguna explicación y sólo una aclaración que parece no responder a la verdad y que es que no se siente amenazado con la posibilidad de que Bárcenas tire de la manta… Algo que hará, si no ve salida a su situación judicial… El cree que antes habrá un acuerdo…