Cada vez más pobres y cada vez más diferencias sociales

En dos informes hechos públicos en las últimas veinticuatro horas, España no solo es uno de los países del mundo, donde está creciendo más la pobreza, y el país con mayor desigualdad de la Eurozona, sino que también es donde más crecieron las diferencias entre los más ricos y los más pobres, en el periodo comprendido entre 2007 y 2010, los años correspondientes a la primera mitad de la crisis económica.

Este último dato lo ha hecho público la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la organización internacional que reúne a los 34 países más industrializados del mundo, que destaca cómo la desigualdad en lo que respecta a los recursos familiares, se agravó notablemente en España.

“Son datos esperables”, apunta Francisco Goerlich, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universitat de València. “Los datos de España responden en buena parte al enorme volumen que ha alcanzado el desempleo, y a la caída de rentas de las personas que han perdido las prestaciones”. Goerlich, también adscrito al Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, apunta que la situación actual “no es mejor que la de 2010″, por lo que las previsiones indican que los datos de desigualdad serán peores en estos momentos.

Precisamente el Instituto Valenciano de de Investigaciones Económicas, junto con Bancaja, han hecho público también un demoledor informe que lleva por título “Desarrollo Humano y pobreza en España”, en el que se pone de manifiesto que la pobreza en nuestro país ha aumentado un ocho por ciento, desde que se desatara la crisis económica en el año 2008, mientras que las desigualdades entre las comunidades autónomas españolas han crecido hasta casi duplicarse. Según fuentes de ONGs, uno de cada cuatro españoles (un 26,7% de la población) es pobre y están excluidos. En términos absolutos, son ya casi 13 millones las personas que viven por debajo del umbral nacional de la pobreza. Esa referencia, en el caso de hogares compuestos por dos adultos y dos menores, se sitúa en España en 15.445 euros anuales.

Según el informe de Intermón Oxfam “Crisis, desigualdad y pobreza” actualmente, el porcentaje de pobreza en nuestro país, como digo, se sitúa casi en el 27% de la población. Ello supone que hay 12.700.000 personas en dicha situación. Y, según el director general de la organización, José María Vera, si el Gobierno mantiene su política de recortes (como parece que va a hacer, según el propio programa de reformas previsto para este año), “puede llevar entre dos y tres décadas recuperar el nivel de bienestar que había en nuestro país antes de 2008″. Uno de los últimos informes de Unicef denuncia, además, que el 20% de los niños españoles está ya en situación de pobreza.

Nada que ver con ese otro informe que el Gobierno, dentro del Programa Nacional de Reformas, ha enviado a Bruselas donde se destaca una bajada de los índices de pobreza, ya que “el contexto económico actual ha tenido un claro impacto sobre las situaciones de vulnerabilidad social, es decir, sobre aquellas personas que viven en situaciones de pobreza y exclusión social”, y que “según datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística, la tasa AROPE correspondiente a 2012 muestra un ligero descenso (-0,2%)”. Sin embargo, los últimos informes de las principales instituciones y ONGs expertas en el tema hacen prever una situación muy diferente a la expuesta por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en Bruselas.

Por otra parte, las desigualdades entre Comunidades Autónomas han crecido hasta casi duplicarse en un ocho por ciento desde el año 2008. Solo tres comunidades, Navarra, País Vasco y La Rioja, mejoraron en 2011 respecto a 2008.

La tasa de paro de larga duración (más de un año desempleado), que mide la exclusión social, se ha multiplicado por siete entre 2006 y 2013, y es más relevante en Canarias y Comunidad Valenciana, y menor en Navarra, País Vasco y Madrid.

La pobreza económica, que mide el efecto renta y el efecto desempleo, ha crecido un 17 por ciento en el conjunto nacional entre 2006 y 2011, y un 60 por ciento desde 2008. Los expertos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, sostienen que desde 2006 los niveles de pobreza han empeorado, aunque el incremento sustancial se produce desde el año 2008.

El informe del Instituto, también analiza la evolución del desarrollo humano (que incluye salud, educación y bienestar material), que ha descendido un 4,4 por ciento desde el inicio de la crisis, más en Andalucía (6,4 por ciento) y menos en Catalunya (2,7 por ciento).

Este índice ha salido perjudicado en cuanto a bienestar material, pero en el caso de la salud, se verá afectada si el sistema público sufre un deterioro importante y la pobreza se extiende. La pobreza estrictamente económica ha crecido “de forma pronunciada” debido a la pérdida de renta disponible por los ciudadanos y el incremento del desempleo de larga duración”.

De esta forma, el informe subraya que en los primeros años de crisis, la recesión ha afectado fundamentalmente a la variable de bienestar material. El índice de bienestar material ha caído un 13,7%, y “por el momento no se han visto alterados los índices de educación y salud debido a que estas variables tienen una enorme inercia y es preciso un periodo de recesión más largo para que se vean afectadas”.