Preocupación soberanista por la imputación de Oriol Pujol

Oriol Pujol Ferrusola, el único hijo del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, que se dedica a la política, le ha dado un golpe decisivo al plan soberanista de Convergencia i Unió, al ser imputado por tráfico de influencias, en el caso de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), y negarse a abandonar el escaño en el Parlamento de Cataluña, como había anunciado en una Ejecutiva del partido, limitándose a delegar sus cargos políticos de presidente del grupo parlamentario de CiU y secretario general de Convergencia Democrática.

La decisión del señor Pujol ha causado un notable malestar en su principal aliado político en ese proceso soberanista que culminará con un Referéndum para la escisión de Cataluña y España, y su intento de incorporación a Europa como un Estado más de la Unión en el año 2014. En este sentido ese socio, Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC) que en estos momentos está preocupado por el acercamiento de Artur Mas a los socialistas del PSC, le ha pedido a su aliado y socio de Gobierno, una “reflexión” sobre cómo los presuntos casos de corrupción que le afectan pueden repercutir, negativamente, en el proceso soberanista, y en concreto, en la consulta de autodeterminación que pretenden celebrar en 2014. “Asuntos como este pueden atrasar y manchar procesos necesarios como consulta. No se tiene que dar ni herramientas ni motivos a los que quieren frenar este proceso”, ha sentenciado la portavoz republicana Anna Simó. “Si el primer partido del Gobierno está manchado, el proceso también queda manchado”, ha sentenciado Simó, que ha recordado que el propio presidente Artur Mas admitió esta cuestión la semana pasada en una comparecencia pública.

En efecto, tras la gran polémica sobre la existencia de cuentas en Suiza del padre de Artur Mas y de algunos hijos del expresidente Pujol y de las irregularidades en muchos de sus negocios, el caso de Oriol, complica aún más el enrarecido ambiente político catalán, sumido en la gran contradicción de cuál es, en estos momentos, la pérdida progresiva del estado de bienestar o la lucha por el Referéndum independentista el año que viene, cuando los servicios públicos estén ya en un grado de deterioro que dentro de poco habrá que empezar a reconstruirlos desde el principio. De ahí el acercamiento de Artur Mas, para preocupación de Ezquerra, al gobierno de Rajoy, y a los socialistas.

La decisión del TSJC de imputar a Oriol Pujol llega después de haber recibido un informe del fiscal y una exposición razonada de la titular del Juzgado de Instrucción 9 de Barcelona, Silvia López Mejía, que investiga el caso. La Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Delincuencia Organizada, pidió su imputación al entender que existen indicios de un delito de “tráfico de influencias” y participación en la trama, junto con los otros imputados en el caso: el subdirector de Seguridad Industrial, y tres empresarios del sector de las ITV. La petición de la Fiscalía se produjo después de que un informe de la Agencia Tributaria, que forma parte del sumario, situase al hijo del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol,  como “colaborador necesario” de la trama de las ITV.

Según consta en el sumario, Oriol Pujol era “el hombre encargado de aportar influencia política” y de mediar para conseguir beneficios a este grupo de empresarios. Un tal Alsina y la esposa de Pujol, habían trabajado en la misma empresa, la consultora industrial Alta Partners, y los investigadores sospechan que ella pudo haber emitido presuntamente facturas falsas por conceptos genéricos.

El TSJC considera que Oriol Pujol usó presuntamente su “peso político” en CDC y en su grupo parlamentario para conseguir un “beneficio económico para él y/o sus amigos”, El magistrado Enric Anglada, señala indicios de que Oriol Pujol, gracias a su peso político como secretario general de CDC y como presidente de su grupo en el Parlamento, llevó a cabo varias operaciones destinadas a conseguir la adjudicación de un lote de ITV, “con el objetivo de obtener un beneficio económico, para él y/o para sus amigos y colaboradores”.

En opinión del magistrado del TSJC, el líder convergente buscaba adjudicar un lote de estaciones de ITV, “vulnerando el derecho a la libre concurrencia pública, de tal manera que su actuación coordinaba, dirigía y daba el necesario apoyo desde una vertiente política al resto de implicados” en el asunto.

Habrá que esperar que Pujol hijo, no pretenda envolverse en la bandera catalana para hacer frente a esta imputación que tiene todos los visos de terminar en juicio oral… si el Parlamento catalán concede el correspondiente suplicatorio.