El laberinto de Mariano Rajoy

El periódico digital capitalmadrid.com, afirma en su edición de este miércoles, que los titulares de todos los periódicos internacionales han ido cambiando con los días, y en menos de una semana, se ha ido pasando del  ’denuncian un caso de corrupción en España’, a una versión más dura como ‘escándalo de corrupción’. Pero este miércoles algunos medios ya sueltan del todo el freno y titulan sin ningún tipo de disimulo “Escándalo Rajoy”. Aquí, desde el día 20 de enero en que el diario “El Mundo”, salió a la calle anunciando, en primera página, que el tesorero del PP, Luis Bárcenas,  ”pagó sobresueldos en negro, durante años, a parte de la cúpula del PP”, la información, los desmentidos y los contra-desmentidos, las amenazas de demandas judiciales y querellas de los supuestos perceptores de esas cantidades, la aparición de unos papeles, cuadernos, fotocopias o cuartillas con las supuestas cantidades (las de las donaciones empresariales, y los supuestos cobros de sobresueldos) hechas públicas por el diario “El País”, nos han metido en un laberinto, del que parece que no vamos a salir, porque debe haber muchos intereses en que, bajo ningún concepto, encontremos la salida.

Hemos pasado del descubrimiento de la cuenta de Bárcenas, en Suiza por un total de 22 millones de euros, a los sobresueldos, y de los sobresueldos, a los desmentidos de Bárcenas, y de los desmentidos de Bárcenas, a la polémica de los peritos caligráficos, y de la pruebas de los peritos, a las declaraciones en masa ante la Fiscalía Anticorrupción de todos los implicados en los papeles; el ex diputado del PP, Jorge Trias, que este miércoles ha insistido en que había una contabilidad en B, y que no lo pueden negar, el ex yesorero, Álvaro Lapuerta, supuesto testigo de las entregas de dinero de las empresas, que prestará declaración este jueves, y con toda seguridad lo negará, y Luis Bárcenas que, lo único que no ha negado, en el día de hoy, es su nombre, dos apellidos, domicilio en Madrid y, Documento Nacional de Identidad.

Lo que para el ciudadanos medio queda claro es que, 17 días después de que haya estallado el escándalo todos estamos en un laberinto en el que participan, expertos calígrafos, políticos amantes de la conspiración, traficantes de información y una confusión generalizada que no tiene nada que ver con el verdadero problema.

La verdad es que, 17 días después de que se publicasen las primeras noticias, solo dos personas se han querellado. La primera es José María Aznar, contra el periódico “El País”, señalado como el que inventó el sistema de los “sobresueldos”, aunque, su nombre, no aparece en los listados. Y la segunda, la ex ministra de Asuntos Exteriores, Ana de Palacio, que ha presentado querella contra el señor Bárcenas, por haberla acusado, supuestamente, de haber cobrado seis mil euros en dinero negro.

Es más, a estas alturas, con lo fácil que es, todavía no aparece en la web del Palacio de la Moncloa, ni del Congreso de los Diputados, ni del Senado, como había prometido el presidente del Gobierno, su declaración de Hacienda de la Renta y del Patrimonio, ni de los que habrían sido retribuidos con cantidades entre 3.000 y 15.000 euros de sobresueldos después de años y años.

Como sostiene este miércoles un editorial del periódico Financial Times, Rajoy ha negado recibir o entregar “dinero negro” pero renuente a responder a preguntas en el Parlamento español, o a la prensa, enturbió las aguas en una conferencia de prensa el lunes en Berlín junto a Angela Merkel, canciller alemana, describiendo las afirmaciones de los documentos de Bárcenas como “falsas, salvo en algunos casos”.

La principal línea de defensa del presidente del Gobierno es que él, y sus colegas, publicarán ahora sus declaraciones de la renta, pero no aborda en realidad la sustancia de las acusaciones. Si alguno de ellos hubiese recibido fondos encubiertos, ¿por qué iban a darle publicidad en sus declaraciones de ingresos? Ahí está la verdadera clave y no en la estéril polémica de los peritos calígrafos.

1 comentario
  1. Lucyinthe Sky says:

    El progresismo light es un agente al servicio de la oligarquía financiera mundial:
    – Felipe Gonzalez nos metió en la UE y en la OTAN
    – Toni Blair es un caniche al servicio de USA
    – El PSOE de hoy en día apoya al TTIP
    – Barak Obama, Al Gore, el matrimonio Clinton son perritos falderos de la oligarquía financiera mundial.
    – Destacados miembros del PSOE parasitan y medran en la UE de Goldman Sachs y Made in China.

    La nueva izquierda es Podemos, IU. Lo otro es “lifestyle progre” estilo Huffington Post.
    Hay que votar a Podemos o a Fuerza Nueva para cambiar el curso de los acontecimientos!

Los comentarios están desactivados.