Esto le puede costar el cargo a Mariano…

Este sábado, el Presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, reúne al Comité Ejecutivo del PP para debatir la grave crisis abierta por la publicación de los supuestos papeles de exTesorero Nacional Luis Bárcenas, en los que se reconoce que se han pagado sobresueldos en dinero negro a toda la cúpula del Partido Popular, desde la etapa de José María Aznar como Presidente del Partido, y en la que incluso se pone de manifiesto que el actual Presidente del Gobierno estaría implicado en el escándalo, con unas cantidades que oscilarían a  lo largo de once años en torno a los 25.200 euros anuales, así como la actual secretaria general del PP, María  Dolores de Cospedal, que hasta ahora ha sido presentada como la que cortó esas prácticas ilegales del Tesorero, Luis Bárcenas, al que se le acaba de descubrir una cuenta de 22 millones de euros en Suiza.

La comparecencia este jueves de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, totalmente a la defensiva, sin aportar ningún dato nuevo, amenazando a la prensa con querellas a todos los que se hagan eco de las graves informaciones que, sin duda, vienen directamente de Bárcenas, según el estudio que acaba de hacer Republica.com comparando las letras de los documentos del Dresdner Bank, donde Bárcenas tenía su dinero en Suiza, y los balances publicados por el periódico El País, detalles que la señora De Cospedal dice que no tiene por qué investigar, dan una idea bastante aproximada de la crisis en la que ha entrado el Partido Popular, su Presidente, su secretaria general  y sus dirigentes, incapaces de dar una explicación  coherente y clara a un país alarmado y preocupado por lo que está pasando.

Durante todo el día, el miedo y casi el terror han recorrido las filas del Partido Popular ante el mayor escándalo que ha vivido el partido desde que el actual Presidente Mariano Rajoy tomó el control del aparato y decidió nombrar, en contra del criterio de algunos, a Luis Bárcenas Tesorero Nacional, en sustitución de Rosendo Naseiro, procesado por un caso de financiación ilegal y exonerado por defectos de forma en la tramitación del  juicio.

La publicación este jueves de que todo el aparato del PP venía cobrando un sobresueldo en negro, según testimonio del periódico El País, es el peor golpe que puede haber sufrido Mariano Rajoy desde que accedió al poder en el mes de diciembre tras el triunfo electoral de las elecciones generales.

Este miércoles, en el primer debate de control parlamentario al que asistió un Rajoy, con la mirada perdida, descompuesto y confiado sólo en las respuestas que a la oposición podía dar su vicepresidenta  Soraya  Sáenz de Santamaría, dio buena prueba de su delicada situación a la que le ayudó el líder de la oposición Alfredo Pérez Rubalcaba, que decidió echar un amplio manto de silencio sobre uno de los mayores escándalos de los últimos años.

Resulta sorprendente, con los datos que tenía en el momento del debate  parlamentario, que el señor Rubalcaba haya necesitado lo que ha publicado el periódico El País para señalar que “la situación en el país es crítica porque hay una alarma social en relación con este asunto que el Partido Popular debería disipar”.

De ser cierta la información que  implica al Presidente del Gobierno en el pago de sobresueldos en dinero negro, “eso eleva la gravedad de la situación”, manifestó, antes de pedir la comparecencia de  Mariano Rajoy. Un Rajoy que durante todo el día se ha ocultado, no ha dado la cara, y que se encuentra en la peor situación política y personal desde que ganó las elecciones en el mes de noviembre.  Una situación tan comprometida que le puede costar, incluso, el cargo.