Siguen las reacciones y críticas al discurso del Rey

Cuarenta y ocho horas después de su mensaje de Nochebuena, un mensaje en el que Jefe del Estado, se ha limitado a reproducir los criterios del Gobierno sobre la crisis económica y su salida, sobre el desafío lanzado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en contra del Estado español y en contra de la propia Constitución y, sobre la grave crisis institucional que vive el país por el comportamiento de los partidos políticos y la corrupción, siguen las reacciones al tono, y al contenido de las palabras reales en su comparecencia navideña, la más corta, escueta y polémica de los últimos años y, también la más criticada.

Es más, quienes hemos estudiado cuidadosamente el discurso de la noche del 24 de Diciembre hemos contado las veces que pronunció determinadas palabras clave que más han salido relucir estos últimos meses y hemos encontrado las siguientes citas: paro, cero veces; desempleo, cero; empleo, cero; falta de trabajo, una; recesión, cero; depresión, cero; desahucios, cero; crisis, seis; economía-económico, doce; política, diez citas.

Frente al criterio de los dos grandes partidos a los que el Rey ha llamado a un nuevo consenso para hacer frente al desafío Catalán, el resto de las fuerzas políticas han reaccionado con reticencias a la postura del Jefe del Estado, como la máxima responsable de UPyD (Unión Progreso y Democracia), Rosa Díez, ha considerado que el mensaje de Navidad del rey fue “demasiado políticamente correcto” por lo que ha echado en falta que el monarca se refiriera, entre otros asuntos, a la “pulsión secesionista” de la Generalitat de Cataluña que “rompe el marco de convivencia”.

Díez cree que en el discurso “hubo cosas” que el Rey “no dijo y que, en un momento, de tremenda crisis política como la que vivimos” ella ha “echado en falta”. Se ha limitado a repasar los lugares comunes en unos momentos de profunda crisis política, cuando se esperaba “más” del jefe del Estado, ha dicho la máxima responsable de UPyD, quien, de todos modos, ha resaltado del mensaje la “inequívoca reivindicación” de la política para salir de la crisis y enfrentarse a los problemas del país. “Me parece que la referencia a los grandes pactos es demasiado genérica para el momento que atravesamos”, ha continuado Díez, quien ha echado en falta referencias claras a la crisis de valores, a la corrupción política, a la pulsión secesionista porque rompe el marco de convivencia, a la necesidad de una justicia independiente y rápida y al fortalecimiento de las instituciones democráticas. A su juicio, una simple referencia a que “hay que cumplir la ley”, está “muy por debajo de lo que se espera” del monarca que, en esta ocasión, ha dicho “no ha estado suficientemente a la altura”. En parecidos términos se han pronunciado los partidos nacionalistas, los que se declaran claramente republicanos o los de izquierdas que han incidido en la falta de conexión con los problemas reales.

Ante su excesiva prudencia por el contencioso catalán, y además, el mismo día en que en la toma de posesión de Artur Mas como presidente, la imagen del Rey era ocultada con una cortina negra en salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat, el nuevo presidente catalán, reaccionaba con displicencia a las llamadas a la unidad y a la suma de esfuerzos realizados por el Rey, recordando, que esos esfuerzos para él, no estaban relacionados con España, sino con Europa hacia donde pretende dirigirse.

En fin, la prensa Internacional en su conjunto, pone el acento en las llamadas a la unidad y a los grades consensos convocados por el Rey que recuerdan a los llamados Pactos de la Moncloa durante la transición, y en las ausencia de muchos temas como recuerda “The Washington Post” que destaca que Juan Carlos no mencionó los problemas que le afectaron el presente año, incluyendo el de la cacería de un elefante en África durante la cual se fracturó la cadera y la investigación sobre la investigación por fraude que afecta a su yerno Iñaki Urdangarin, Duque de Palma, casada con su hija pequeña, la Infanta Cristina.