España: La Gran Corrupción

Como si tuviera algo que ver con un mal presagio de la fecha (12-12-2012), hay días en que gran parte de los ciudadanos no están para nada, aunque se asombren de que en el país, no solo hay días, sino semanas, e incluso años, en que no solo no se está para nada, sino que parece que muchos trabajan para su destrucción definitiva, y para que no quede, nada de nada. Y es que, lo que ocurre aquí, a diario, es difícil que pueda ocurrir en cualquier otro país, sin que pase nada, sin que la indignación de la ciudadanía estalle con unas consecuencias imprevisibles.

Cualquiera que siga la actualidad del país con un mínimo de interés, no puede creer lo que está pasando. No puede creer que quien es el padre de esa utópica independencia catalana, Jordi Pujol i Solei, el que ha venido pregonando que había que “fer país” (hacer país) tenga cientos de millones en cuentas secretas en Suiza, que las cuentas las haya abierto delante de Javier de la Rosa, el hombre al que el Muy Honorable President, consideraba como el empresario ejemplar de Cataluña, y que terminó en prisión por apropiación indebida de 500 millones de dólares, cuando era representante de los kuwaitíes en España. Pero no solo eso, es que el señor de la Rosa sostiene que le ha dado a Pujol cientos de millones y que ha sido amenazado si cuenta algo, o profundiza en los detalles, sobre los intermediarios de las operaciones financieras de su periodo como máximo responsable de la Generalitat.

Pero es que además, el que fuera presidente de la patronal, la poderosa CEOE, el propietario de Aerolíneas Argentinas, la línea aérea Air Comet y el Grupo Marsans, Gerardo Díaz Ferrán, con el testaferro de sus engaños, Ángel de Cabo, no solo está en prisión por haber vaciado todas sus empresas para no pagar a los acreedores, sino que, cada día sale a relucir una nueva estafa, un nuevo abuso o una nueva corrupción, la última de las cuales ha sido la utilización de la estructura empresarial que presidía, para conseguir líneas de crédito para supuestos proyectos empresariales que nunca llegaron a nada, hipotecando sus pisos ocultos en Nueva York, cuando nadie consigue en este país, un solo crédito, especialmente alguien que como él, ya estaba con casi todos sus negocios en quiebra.

Pero es que al mismo tiempo, ha salido a la luz pública que el ex ministro socialista, José Blanco, el hombre de confianza de Zapatero en el PSOE, está siendo investigado por la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) por manejo de dinero negro en la compra de su lujoso chalet en las Rozas, además de estar imputado por el Tribunal Supremo en la llamada “Operación Campeón”, una trama para obtener comisiones a cambio de subvenciones, cuando era ministro de Fomento.

Pero es que acaban de ser procesados el ex vicepresidente del Gobierno de la Generalitat en la etapa de Francisco Camps, Vicente Rambla, la ex presidenta de las Cortes valencianas, Milagrosa Martínez, y la ex consejera de Bienestar Social, Angélica Such, por la concesión de contratos amañados, por valor de seis millones de euros a la red Gürtel, y que con estos procesados, la Comunidad Valenciana ostenta todos los récords de imputados ya que esa condición afecta a diez diputados del Partido Popular en el Parlamento valenciano.

Todos ellos, relacionados con la corrupción y con delitos que tienen que ver con el cohecho, el tráfico de influencias, la financiación ilegal del partido, la prevaricación, la falsedad de documentos, la malversación de caudales públicos, el fraude de subvenciones oficiales, e incluso, el lavado de dinero. Esos once diputados autonómicos siguen ocupando sorprendentemente sus escaños, forman, por su número, el segundo grupo de la Cámara aunque siguen representando al Partido Popular, algo realmente insólito en cualquier país democrático y, eso sí, han sido liberados de responsabilidades políticas importantes dentro de su grupo parlamentario.

Por si no fuera suficiente, cierra la relación de estos últimos días, el extraño caso del diputado del PP por Navarra, Santiago Cervera, que acaba de renunciar a su escaño y a su carnet del partido, después de que la Guardia Civil le detuviese, tras un supuesto intento de chantaje al presidente de Caja Navarra, sin que se sepa aún, si se trata de una trampa que le han tendido al diputado o, por el contrario, estamos ante un caso de extorsión. El asunto se ha complicado al conocerse que la esposa de Cervera, la ex directora general de Radio Televisión Española, Mónica Ridruejo, ha sido un alto cargo directivo de la Caja.

Con razón es verdad que hay días, semanas, meses, e incluso años, en que muchos ciudadanos no están para nada… Sobre todo, cuando tienen la sensación de que nuestros políticos no son conscientes de lo que está pasando.