Cataluña: “Lo que se piensa en Europa”

Los políticos que defienden que Cataluña se independice de Madrid no han conseguido transmitir con eficacia la idea. La relativa riqueza y prosperidad de que disfrutan los catalanes depende de su relación con España, la Eurozona y una Unión Europea más amplia. Una ruptura unilateral dejaría a Cataluña aislada y considerablemente más pobre. No puede permitirse el coste de una ruptura que nunca sería consensuada. Podría exportar más productos al resto del mundo que otras regiones españolas, pero su balanza solo sería positiva gracias a España. Además, Cataluña tendría que crear una nueva divisa en la que nadie confiaría, mientras que su deuda existente seguiría estando denominada en euros. Abandonar la Unión y la Eurozona también animaría a la relocalización de las empresas, reduciendo la base industrial del nuevo país. Según algunas estimaciones, el PNB de la autonomía se reduciría hasta un 20%, alineándose con el del resto de España. Las posibilidades de que Cataluña, algún día, avance hacia una plena independencia se aproximan a cero, y los políticos de la región en su mayoría utilizan la amenaza para renegociar las condiciones de sus relaciones financieras con Madrid.

Este del “International Herald Tribune” es, quizás, el mejor resumen que he podido leer de las decenas y decenas de crónicas y de análisis, de lo que se jugaba Cataluña el pasado domingo 25 de Noviembre, en el que el independentismo dio en las urnas un paso importante (aumentó sensiblemente su presencia en el Parlamento si se considera soberanista a ICV), aunque, en alguna prensa, especialmente la británica, esa presencia está supervalorada. Lo que para “Financial Times”, con datos de las encuestas israelitas de TV3, a pie de urna, es una victoria aplastante del independentismo y la ruptura, para el periódico alemán “Berliner Morgenpost” es “un revés para Mas y su plan independentista” y para el belga “Standaar”, un serio varapalo para quien apostó, y perdió porque, además muchos de los tradicionales votantes de Convergencia no le creyeron cuando anunció su plan independentista.

Por su parte el francés “Le Fígaro” hace un retrato del presidente en funciones de la Generalitat, y afirma que desde la izquierda independentista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), hasta la derecha española encarnada por el Partido Popular (PP) están de acuerdo: Mas ha descubierto la independencia como quien encuentra su camino a Damasco. Los adversarios de la independencia añaden que jugando la carta soberanista, los nacionalistas corren un velo púdico sobre su muy impopular política de austeridad. Sus más duros críticos denuncian una evolución “mesiánica” del personaje. “Con motivo de su último mitin, en Barcelona, -dice “Le Fígaro”- Mas habló con lirismo, mientras las tribunas formaban, en mosaico, la bandera de los independentistas. Un auténtico espectáculo, al que están más acostumbrados los fans del Barça que los de CiU. Ante los ataques de sus adversarios, algunos de los cuales le acusan de desviación de fondos en base a un documento anónimo, Mas responde, “Quieren destruirme con calumnias, pero después de mí, otros vendrán”.

“Cataluña se aleja la independencia” titula el italiano “La Reppublica” que resume: “Victoria amarga para los soberanistas. Disminuyen los secesionistas guiados por Mas. Triunfa la izquierda”. Por su parte, el otro gran periódico italiano, el “Corriere de la Sera” destaca “que se apaga en las urnas, el plan secesionistas de Cataluña y prevalece el miedo de alejarse de Europa. Cataluña, desplome de los nacionalistas”.

“No fue el voto decisivo por la independencia que quería Artur Mas. El líder del mayor partido catalán perdió́ – dice “The Wall Street Journal”- porque, en realidad, el electorado respaldó en Cataluña, un equilibrio de fuerzas pro y antisecesión y esas fuerzas permanecen, en general, estables. Los resultados electorales al menos permiten un debate más equilibrado sobre los costes y beneficios de la independencia. Aun así́, el mayor reto para los que llevan a cabo la campaña en pro de la independencia es explicar qué relaciones tendría una Cataluña separada con el resto de las regiones españolas y la Unión Europea.”

“Más ha favorecido sobre todo el relanzamiento de ERC, gran vencedor del escrutinio ya que ha doblado su presencia en el parlamento y ha relegado al partido Socialista catalán y a su proyecto federalista a una tercera posición” sostiene “Le Monde”, que añade que a eso “hay que añadir el hecho de que una parte no desdeñable de los electores de CiU es tan vinculada al fuerte grado de autonomía de la región como reticente a la idea de una ruptura con Madrid. Este resultado es un fracaso político para Artur Mas. Sin embargo insiste en que seguirá en el camino de la organización de un referéndum de autodeterminación ¿Convencerá́ la composición del parlamento a Madrid para que reconsidere su postura? Conforme las palabras de un consejero cercano a Mas, estos próximos años esto va a ser un Vietnam”.