¿Es verdad que Rajoy solo lee “Marca” y el “Faro de Vigo”?

Todos los cientos y cientos de miles de ciudadanos de todo el mundo que siguen a ciegas al influyente periódico británico “Financial Times” (el órgano económico de la City londinense), se habrán quedado extrañados, y sorprendidos, del retrato que del Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hace su corresponsal en Madrid Miles Johnson, con ocasión del primer aniversario de las elecciones generales en las que el dirigente del Partido Popular, a la tercera, gano por mayoría absoluta.

Presentado como “un político provinciano que no está dispuesto a aceptar la realidad ni capacitado para solucionar una crisis compleja e internacional ” , que tiene experiencia en la política local y en Ministerios cuyas responsabilidades no han traspasado nunca las fronteras españolas, lo que más asombrara a los lectores del “FT” , es lo que cuenta que sucedió en el Palacio de la Moncloa , durante los días más dramáticos en que el Gobierno español estuvo a punto de solicitar el rescate, un rescate al que el Presidente del Gobierno se ha resistido (y la verdad es que , hasta ahora , hay que reconocer que le ha dado resultados) pero al que no tendrá más remedio que acogerse en los primeros meses del próximo año.

Este verano, mientras España parecía dirigirse hacia un rescate financiero internacional- cuenta el periódico basándose en el libro de Mariano Guindal sobre la crisis financiera “Los días que vivimos peligrosamente- Mariano Rajoy tomó una decisión. Mientras los inversores se deshacían de su tenencia de deuda española, elpresidente se encerró en su despacho, negándose a ver la televisión y escuchar la radio, limitándose a leer el diario deportivo” Marca “y el” Faro de Vigo”, periódico local de su nativa Galicia”

España, aseguró a sus más cercanos asesores, nunca sufriría la indignidad de solicitar un rescate. Ni los medios de información ni los mercados financieros le convencerían de lo contrario. Por eso el nunca estaría dispuesto , a coger el teléfono y llamar al Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo , para pedir un rescate por mucha presión que hiciesen los medios de comunicación y los mercados,

Para los detractores de Rajoy, “eso refleja todo lo relativo al carácter del líder español que ha convertido su liderazgo en una calamidad.” Para sus partidarios “muchos de sus problemas proceden, no de la falta de esfuerzo o ejecución, sino de una mala presentación y comunicación”, algo que se viene diciendo desde los primeros cien días del nuevo Gobierno, pero a lo que el propio Rajoy, que es un especialista en dejar pudrir los problemas, no quiere o no esta dispuesto a abordar.

“Puede que ahora esté siendo criticado, pero es un tipo de político diferente, uno que nunca será carismático, pero que piensa detenidamente sobre las mejores decisiones y las adopta”, dice un miembro del partido. “Esperen y verán que dentro de cuatro años la gente reconocerá lo que ha hecho. No se hace historia en un año

Finalmente, el periódico no deja de reconocer que su negativa a aceptar un rescate este verano, cuando otros políticos más activos habrían optado por la que parece la opción más segura, podría traducirse en que ahora España no tenga que aceptar condiciones dolorosas en el futuro.

Si bien el mismo diario pronostica que España necesita con urgencia tragarse su orgullo y aceptar la supervisión externa de su economía, liberando al BCE de bajar los costes de financiación con la compra de bonos españoles a corto plazo, ya que, incluso si el BCE activa sus prometidas transacciones monetarias directas, los tipos de interés españoles aún serían superiores a su tasa de crecimiento.

El pronóstico no puede ser más pesimista porque es probable que nuestro país necesite una reestructuración de la deuda “Si eso es correcto, Europa ha de actuar con urgencia. Uno de cada cuatro españoles está sin trabajo. Un conjunto de líderes más osados abordarías ya el problema de la deuda española”.