Dos 29 de octubre, 30 años después

Hace treinta años el 29 de octubre, también cayó en lunes. Aquel 29 de octubre de 1982, sin embargo, tuvo poco que ver con este otro, en el que la Ejecutiva Federal del PSOE se había comprometido a hacer un balance de las últimas elecciones autonómicas gallegas y vascas, en las que el partido que lidera Alfredo Pérez Rubalcaba, ha perdido nada más y nada menos, que 16 escaños.

El 29 de octubre de 1982 se hacían públicos los últimos y definitivos resultados de la histórica victoria de PSOE, que le iba a permitir constituir el primer gobierno de izquierdas, desde el final de la guerra civil, y también el primer gobierno con mayoría absoluta desde el inicio de la transición democrática. Con cerca de diez millones de votos y mayoría absoluta en las dos Cámaras, el Congreso de los Diputados y el Senado. el partido de Felipe González se convierte en la gran fuerza política dominante del país, con el doble de votos que el segundo partido, Alianza Popular de Manuel Fraga, y con un partido que sale del poder, (UCD) Unión de Centro Democrático, que junto con el Partido Comunista, es el gran derrotado, hasta el punto que no pudo sacar diputado, ni siquiera al entonces presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo.

Treinta años más tarde, este lunes 29 de octubre, un ministro de González, Alfredo Pérez Rubalcaba, que se encarga de la cartera de Educación en el año l992 y que, posteriormente, pasa a ocupar el puesto de ministro de Presidencia y Portavoz del Gobierno, tiene que dar cuenta, como secretario general del partido, elegido en unas primarias tras la dimisión de Zapatero, frente a Carmen Chacón, del final de todo un ciclo político de derrotas que comienzan con las Autonómicas de mayo del año pasado, en las que se pierde prácticamente todo el poder municipal y autonómico del país, sigue con las elecciones generales de noviembre, con Rubalcaba ya de cabeza de cartel electoral, y no se cierra el ciclo catastrófico con las autonómicas gallegas y vascas del pasado domingo 21 de octubre, porque quedan, todavía, las elecciones autonómicas catalanas del 25 de noviembre en las que el PSC, que recibe un duro castigo en las de 2010, tras el gran fracaso del tripartito, puede coinvertirse en la tercera fuerza política de Cataluña, algo realmente insólito para el socialismo catalán.

Y ¿qué ha pasado este lunes 29 de octubre en el Comité Federal del PSOE, después de los resultados del domingo 21 de octubre, después del fracaso de los dos Franciscos (Pachi Vázquez en Galicia y Patxi López en Euskadi) y después de que el secretario general del partido sostuviese que no es problema del secretario general, sino problema del propio PSOE?

Pues ha pasado, según la versión del propio Rubalcaba, que todos los miembros de la Ejecutiva Federal le han apoyado, (por lo menos él se ha sentido apoyado) , que seguirá en el cargo hasta 2016 según el mandato del Congreso Federal, que no tiene la sensación de que José Antonio Griñán, presidente del partido, quiera substituirle y que, incluso, cree que se encuentra cómodo en su actual situación, que nadie a lo largo de la reunión, ha hablado de candidatos para las primarias, porque para las elecciones generales quedan todavía tres años, y que hace falta una gran reflexión y una renovación ideológica en el partido.

Es decir que si todo eso es verdad, habría que concluir que la reunión habría transcurrido como en los mejores tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero… y que todos estarían esperando, con la daga escondida, los resultados del próximo 25 de noviembre en Cataluña. Sería entonces, dicen los “griñanistas”, cuando llegase la hora de las dimisiones… treinta años después de aquella victoria que ya solo es historia.