Mal martes para la Marca España

Malo, pésimo martes, casi martes negro, para España y para esa campaña que se ha inventado el ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo de “Marca España”, coincidiendo además, con la estancia en Nueva York de Su Majestad el Rey, interesado más que nadie en mejorar la idea que se tiene fuera de España, de su Monarquía, de su economía y de los españoles, y con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Naciones Unidas.

Mientras el Rey hacía el esfuerzo de reunirse, en un gesto insólito, con la plana mayor del periódico “NewYork Times”, incluido su consejo de redacción, el periódico de referencia de Estados Unidos, publicaba un reportaje gráfico sobre la “austeridad y el hambre de España”, consecuencia de los ajustes y de las reformas que han colocado al país, según se encarga de recordar el diario neoyorquino, en una nueva Grecia.

Imágenes de ciudadanos buscando alimentos en los cubos de basura, fotos de desahucios, campesinos tomando fincas y supermercados, instantáneas de manifestaciones de los indignados del l5 M, movilizaciones de agricultores. En fin, la imagen más negra de un país donde está aumentando el hambre de forma escandalosa, según datos de Cáritas Española, donde el paro es endémico, donde cientos de miles de familias están viviendo en unas condiciones de extrema precariedad, y donde la mitad de la población juvenil está en paro y a la búsqueda desesperada de un empleo inexistente.

Por si faltaba poco, este martes han salido a la calle decenas de miles de manifestantes que ya no solo protestan por la injusticia con la que se está resolviendo la crisis económica y contra los ajustes que, al final, están sufriendo los más desfavorecidos, sino que cuestionan el propio sistema democrático y a quienes lo administran.

Al grito de “el próximo parado que sea un diputado” han intentado, inútilmente, rodear y ocupar el Congreso de los Diputados más protegido, en esta ocasión, que durante la intentona golpista del 23 de Febrero de 1981 del teniente coronel de la guardia civil Antonio Tejero Molina. Una referencia histórica a la que ha acudido la secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, para comparar torpemente a los manifestantes de este martes con los golpistas del 23 F.

El mensaje que se ha transmitido hacia fuera y, hacia esa campaña de “Marca España” es que hay sectores de la población que no están de acuerdo con el actual sistema democrático, con esta clase política, y que sostienen que hay que abrir una nueva transición y un periodo constituyente para elaborar una nueva Constitución para la que habría que buscar un nuevo consenso nacional.

Pero es que además, uno de los principales partidos que acaba de abandonar el poder, el partido socialista, ya ha comenzado a dar los primeros pasos para pedir una reforma constitucional como única fórmula para ir hacia un Estado federal, y parar la ofensiva independentista que ha iniciado Convergencias Unió en Cataluña, solicitando un referéndum para reclamar el derecho de autodeterminación, y la entrada en Europa como un Estado más escindido de España.

Ese camino se inicia en las próximas semanas con las elecciones autonómicas que han sido convocadas para el 25 de Noviembre, la formación de un nuevo Parlamento y la posible declaración independentista al margen de la Constitución.

Por eso, si difícil es la situación de España dentro de la Unión Europea, porque es muy posible que tampoco este año se puedan cumplir los objetivos corregidos de déficit, (el cierre de los datos de agosto así lo indican) “el lió o la algarabía”, según expresión del presidente del Gobierno, no beneficia en nada a la economía española, contemplada con preocupación e, incluso, pánico por quienes, están financiando nuestro déficit.

Y todo eso, en vísperas del rescate soberano, que tendrá que pedir Mariano Rajoy. Ya este martes la colocación de la Deuda a corto plazo ha sobrepasado un 27 por ciento el interés en comparación con la última subasta, ya que se trata de una deuda que no hay compromiso de compra por parte del Banco Central Europeo…

Martes ¡Menudo día!.