Euskadi, entre los abertzales y UPyD…

La política de recortes y de ajustes del Gobierno de Rajoy ha producido el primer efecto político con el adelanto, por parte del lehendakari vasco Patxi López, de las elecciones en Euskadi al 21 de octubre ante la imposibilidad de terminar la legislatura sin el apoyo del Partido Popular y de su dirigente Antonio Basagoiti.

López, en desacuerdo con los ajustes que quiere imponer Rajoy a partidas que afectan al estado de bienestar, especialmente en Educación y Sanidad, ha sido uno de los responsables autonómicos más críticos con la política de recortes (ha acudido incluso al Tribunal Constitucional para presentar los correspondientes recursos) y se ha encontrado con la oposición de su aliado popular,  con lo que a partir de ahora será imposible, según indican los sondeos electorales, que un candidato no nacionalista ocupe Ajuria Enea. Además de que es muy improbable que el PNV pueda seguir prestando determinados apoyos  a los proyectos de ley que el Gobierno presente en el Parlamento. Se rompe cualquier posibilidad de acuerdo en Euskadi y en Madrid, en unos momentos en que,  lo más probable, es que las elecciones del 21 de octubre  la ganen los soberanistas: el Partido Nacionalista Vasco o la izquierda abertzale.

Serian las primeras elecciones sin ETA activa, ya que en octubre hará un año del anuncio del cese definitivo de la lucha armada, con la izquierda abertzale legalizada, con un partido socialista que junto con Andalucía y Asturias es la única autonomía importante que todavía controla y con un Partido Popular que inevitablemente sufrirá las consecuencias de su política de ajustes, aunque Euskadi no sea precisamente de las autonomías más afectadas por los recortes.

Hasta ahora, los sondeos no son muy significativos en tanto los resultados que se tienen corresponden al mes de mayo, cuando todavía no se habían aplicado la parte más dura de los recortes en el resto de España. Con ese panorama,  el Euskobarómetro situaba al Partido Nacionalista Vasco (PNV)  como primera fuerza política a solo dos escaños del  nuevo partido de la izquierda abertzale, Euskal Herria Bildu (EHB); al partido socialista como  el gran perdedor ya que obtendría hasta ocho escaños menos que los que tiene en estos momentos, y un Partido Popular que prácticamente repetiría resultados aunque existe una inevitable tendencia a la baja.

De esa pérdida de votos del partido socialista y del PP, se podría beneficiar, según los expertos, el partido de Rosa Diez, Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido que mas frontalmente se ha venido oponiendo a la actual política  de los dos grandes partidos sobre ETA especialmente y en estos últimos días sobre la aplicación del tercer grado al carcelero del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, el etarra Uribetxebarria Bolinaga,  cuya petición de libertad ha desencadenado una huelga de hambre de presos de la banda armada que está sirviendo, además, de preparación ambiental de lo que será la campaña electoral del  21 de octubre, el día después del aniversario de la declaración del cese de la violencia por parte de ETA.

La actitud del PP sobre la libertad condicional de Bolinaga  ha creado una profunda división entre militantes populares hasta el punto que están acusando a Rajoy de traición y de olvido de las víctimas. Esos votantes populares se hayan cómodos con el discurso de Rosa Diez y con la posición de UPyD,  igual que los mas “españolistas” de los socialistas. Al fin y al cabo,  Rosa Diez viene del socialismo vasco, ha formado parte del gobierno vasco como consejera de Turismo y fue la responsable de la célebre campaña de promoción del turismo en Euskadi con la acertada frase “Ven y cuéntalo”…