Rajoy pendiente de los rescates

Después de dos semanas de vacaciones,  el presidente del Gobierno se incorpora este lunes a su despacho en el Palacio de la Moncloa  para enfrentarse con los mismos problemas  que dejo aparcado al irse, pero agravados algunos por el paso del tiempo, aunque es verdad que uno de los que más le agobiaban, la prima de riesgo, se ha ido relajando hasta situarse  en el nivel de los quinientos puntos, por el convencimiento de los mercados de que, en las próximas semanas, se concretara el “rescate blando”, al que se ha venido resistiendo Mariano Rajoy, por las consecuencias políticas que tendrá para él, y para su Gobierno.

Cerrar el rescate bancario, al que el Gobierno no quiere llamar por su nombre  (sigue diciendo que se trata de una ayuda económica  en muy buenas condiciones),  ahora queda por resolver el rescate del Estado, la decisión más difícil para Rajoy y de la que ha querido huir, consciente del problema político que se le plantea , ya que, después del rescate financiero, un segundo rescate supondría tal  fracaso político que le obligaría a solicitar, como mínimo, un voto de confianza en un Parlamento en el que tiene mayoría absoluta. Cualquier otra opción es descartada ya que, por el momento, Rajoy cuenta con el apoyo de  Berlín y Bruselas, está cumpliendo fielmente las órdenes que recibe de la troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) y del canciller Merkel y no hay ninguna posibilidad de una salida tecnocrática como ha ocurrido en Italia y Grecia.

Por otra parte, un segundo rescate (el Ministro de Guindos se ha referido al tema  este fin de semana  insistiendo en que se trata de una “ayuda europea a España” que será debatida en las rumiones del Eurogrupo y en la reunión de Ministros de finanzas, Ecofin, de los países del euro, que se celebraran la segunda semana de Septiembre) llevaría consigo nuevas condiciones  que podrían afectaran a  los funcionarios públicos, al seguro de desempleo y a las pensiones, estos últimos apartados, dos de las líneas rojas que Rajoy ha prometido no traspasar.

La primera, especialmente esa ayuda de los 400 euros para quienes,  agotadas todas las posibilidades del seguro de desempleo, carecen de cualquier tipo de recurso, ha estado a punto de ser traspasada, ya que el Gobierno ha estado dudando hasta el final si prorrogarla o no, y ha sido el miedo a la actual situación de agitación social y de protesta, que irá aumentando a partir del mes de septiembre,  lo que le ha obligado a ceder. Y respecto a  las pensiones, otro tema que en principio debería ser intocable, el Gobierno se enfrenta con el problema de que al aumentar el IVA y subir el IPC (Índices de Precios al Consumo), tiene la obligación de actualizarla con un coste que, en principio, este año, puede suponer los 3.000 millones de euros

Como la estabilización de la prima de riesgo en el nivel de los quinientos puntos, los analistas y expertos creen que si Madrid no actua decepcionaría a los inversores que, ahora mismo, esperan solamente el “cuando” y el “como “del rescate. El “cuando” lo ha adelantado de Guindos cuando ha hablado de mediados de septiembre  y  el “como” depende de  la forma en que  piense ejecutar el Banco Central Europeo el programa de compra de deuda en el mercado secundario. Una compra sin límites como ha pedido el ministro español De Guindos.

En un informe, citado por la Agencia Reuter, Citigroup pone de manifiesto que el total de la ayuda europea debería cubrir el grueso de las emisiones hasta mediados de 2014, unos 306.000 millones de euros. Esta suma está en línea con una cifra indicativa discutida entre el ministro de economía español, Luis de Guindos, y el de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, en una reunión en julio, según señaló una autoridad europea.

 

Pero la presión a Rajoy también le está llegando desde sus homólogos europeos. Mario Monti, primer ministro de Italia, el siguiente país en la línea de fuego, si España empieza a tener problemas para financiarse, y pide el rescate, lel habría presionado también a Mariano Rajoy para que solicite la ayuda europea en un reciente encuentro en Madrid. (Ver la crónica “Monti trae un ultimantum para la rendición de Rajoy”)