Rajoy, “sketch” cómico en la Moncloa

La primera comparecencia pública del presidente del Gobierno desde el Consejo Europeo de finales del mes de Junio, ese Consejo que fue presentado como un triunfo de Monti y Rajoy (y, cómo no, de François  Hollande) y una derrota de la canciller Angela Merkel, se ha convertido en uno de los mejores espectáculos de este curso, un curso del que este viernes, si no se suspende, vista la rueda de prensa del jueves, el presidente del Gobierno ha anunciado que hará un balance, después de finalizar el Consejo de Ministros.

Esa primera comparecencia en rueda de prensa, acompañando al primer ministro italiano Mario Monti de visita en Madrid, se ha convertido en algo así como el desarrollo de un “sketch” (historieta, escena o pieza breve independiente, por lo común de carácter humorístico o sarcástico, que forma parte de un espectáculo o de una obra de teatro, cine o televisión, según la definición del Diccionario de la Academia Española) que parecía haber sido escrito para la ocasión y, cuya segunda parte, se puede desarrollar este viernes en el mismo escenario del Palacio de la Moncloa.

Esta primera comparecencia de Rajoy ha sido el resumen de algo que han puesto en práctica  algunos políticos: pregunte usted lo que quiera que yo le contestare lo que me dé la gana.Y, eso , es lo que ha hecho el presidente del Gobierno, cuando le han preguntado sobre la rueda de prensa del Presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi, en la que se pensaba que iba a anunciar la a intervención del BCE en la compra de Deuda , algo que ha rechazado, tal como le ha exigido Alemania, aunque,  ha dejado la puerta abierta a que esa compra la realice el Fondo de Rescate, siempre que los países que tengan problemas con la prima de riesgo, Italia, y sobre todo, España, soliciten formalmente esa ayuda o rescate que llevara consigo sus condiciones correspondientes.

Frente a Monti, que ha manifestado que Italia tendría que estudiarlo, matizando que no es verdad que ese Fondo de Rescate sea un Fondo “salvaestados”,  como lo ha bautizado la prensa italiana, dándole al presidente del Gobierno español  la posibilidad de acogerse a la misma respuesta, un hierático Rajoy se  ha permitido el lujo de calificar de muy positiva la propuesta de Draghi, tan positiva, hubo que recordarle, que ha provocado el hundimiento de la Bolsa con una caída del 5,16 por ciento y un repunte de la  prima de riesgo hasta los 595 puntos.

Sorprendente, como sorprendente  han sido las respuestas a las sucesivas preguntas sobre si España, como ha dicho formalmente Draghi y está insistiendo ya descaradamente Alemania, tiene intención de solicitar la  puesta en marcha de ese Fondo de Rescate para parar esa prima de riesgo y  esos costes de financiación que en la subasta  de  este jueves, se han disparado, sobre todo en el bono a diez años que ha alcanzado a unos intereses verdaderamente records insoportables.

Ha sido imposible conseguir una respuesta adecuada a lo que se le preguntaba. Ha hablado de que, en efecto, no se puede gastar más de lo que se ingresa (algo que repite constantemente como si fuese un descubrimiento personal), de que hay que combatir el déficit, que el programa de ajuste es realmente duro para la ciudadanía, que el euro es irreversible y que todo está contenido en los acuerdos de la Cumbre del pasado mes de junio, que es precisamente lo que a lo largo de estas semanas se ha encargado  de desvirtuar y matizar Alemania hasta conseguir que Draghi, a pesar de sus promesas, se ponga firme ante el presidente del Bundesbank, el primero que ha pedido oficialmente que España se acoja al rescate.

Seria casualidad pero, a punto de terminar la rueda de prensa, la Bolsa  volvía a bajar,  hasta llegar a  los 6.373 puntos, mientras la  prima de riesgo estaba a punto de saltar a los 600… En la terminología de Rajoy, algo muy positivo…