Esperando a los dos Marios, desesperadamente…

Desde hace setenta y dos horas y, a raíz de todo un alud de informaciones contradictorias, y todas interesadas, filtradas desde Berlín, Roma o Madrid, los mercados, la clase política, los medios financieros y, sobre todo, el Gobierno de España, están pendientes de los dos Marios que más poder tienen en Europa: de Mario Monti, primer ministro de Italia y de Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Mario Monti estará este jueves en Madrid, invitado por el presidente del Gobierno español y, según fuentes italianas, trae el recado de la canciller Merkel , para que pida, oficialmente, el rescate (se ignora la formula), aunque la versión española es que Rajoy pretende reforzar ese frente hispano -italiano que consiguió, con el apoyo del Presidente francés François Hollande, determinadas concesiones en el Consejo Europeo de finales del mes de junio pero que, posteriormente, han sido matizadas e, incluso, paralizadas, por presiones de Berlín.

Ante la oposición de Alemania a que, como se decidió en el Consejo Europeo de junio, el Fondo de rescate compre deuda e, incluso, obtenga una ficha bancaria, para que pueda ser apoyado por el BCE o a que, directamente el Banco Central Europeo adquiera deuda en el mercado secundario (el representante alemán en el BCE y Presidente del Bundesbank Jens Weidmann es partidario de que España pida el recate total de su economía), fuentes del gobierno español han informado que si hay más recortes en sanidad y educación, la canciller alemana podría cambiar de opinión y apoyar la compra de la deuda española e italiana, los dos países que más dificultades tienen, en estos momentos, para financiarse. De todos modos, esa compra por parte del BCE, no es del agrado de Alemania porque no puede controlar los recortes como desea y teme que en el caso de que se conceda ficha bancaria al Fondo de Rescate, lo que se está creando es un “banco malo” del BCE.

Esa compra de Deuda pública española e italiana fue insinuada en plena explosión de la prima de riesgo española y con un bono a diez años camino del ocho por ciento de interés por el otro Mario (Mario Dragui), cuando, recientemente, en una intervención pública, tras un discurso en Londres, declaró que haría lo que fuese necesario para salvar el euro. ‘Y créanme-añadió como si fuese el sheriff de una película del Oeste- será suficiente’.

Y, en efecto, fue suficiente porque, inmediatamente, comenzó a bajar la prima de riesgo, a subir la Bolsa y a moderarse el interés del bono a diez años, hasta que las primeras informaciones sobre las reticencias alemanas a la intervención del BCE, y a la potenciación del Fondo, han vuelto a levantar dudas sobre el futuro de la moneda única que se debate en una permanente crisis, sin que se esté dispuesto a hacer “todo lo necesario” como prometió Draghi, una promesa que no se sabe, todavía, si cumplirá o no, aunque, con sus palabras, ha llegado en esta ocasión demasiado lejos. Además, cuenta con el apoyo explícito de Estados Unidos que, a través del Secretario del Tesoro Timothy Geithner, está tratando de forma bastante activa de que la crisis del euro afecte lo menos posible a la economía norteamericana, en plena campaña de reelección del Presidente Barack Obama.

Este jueves, en medio de una tensa espera de las autoridades españolas y, coincidiendo con la estancia en Madrid de Mario (Monti), el otro Mario (Dragui) reúne a la dirección del Banco Central Europeo para decidir si, efectivamente, se está dispuesto a esa defensa del euro y a comprar Deuda de países en dificultades, aunque, según han venido sosteniendo desde el BCE, eso sea “paracetamol” que sirve para aliviar, momentáneamente el dolor o bajar la fiebre, pero no sirve para curar la enfermedad.

Y, en este caso, el enfermo es España y su economía, sumida en una profunda recesión, que sigue destruyendo empleo, a pesar de la reforma laboral, que está viviendo una alarmante fuga de capitales, acentuada tras la nacionalización de Bankia y el rescate financiero, y que, a pesar del tratamiento de choque que se le está aplicando con sucesivos y cada vez más desproporcionados ajustes, no muestra ningún síntoma de recuperación, sino todo lo contrario.

Y este jueves, en el que todos están pendiente de la visita de Monti y de la decisión de Draghi puede pasar cualquier cosa….

PS.- la última versión del futuro económico de España la dan conjuntamente, aunque por separado, el diario británico “Financial Times” y el periódico “Le Monde”, que defienden la peregrina tesis de una salida de nuestro país del euro, y una vuelta a la peseta, para, una vez que se ponga orden en nuestras cuentas y en nuestro objetivos de déficit y se hayan cumplido todas las metas que se tienen que cumplir, volver a incorporarnos, de nuevo, a la moneda única.

2 comentarios
  1. Alacontra says:

    Buen análisis de Velasco. Una pena que alguien tan válido no haya sido reconocido en su partido (UPyD), aunque a decir verdad jamás entenderé como, siendo un socialdemócrata reconocido, pudo acabar en semejante organización “ni-ni”.

  2. Lucyinthe Sky says:

    Viva Europa! el centro culñtural del mundo, y con la mejor manufactura. Los valores del marxismo y la doctrina social de la iglesia católica prevalecerán, y el modelo anglosatánico de especulación fracasará con toda certeza.
    Muera la UE y el euro!
    Buen artículo Sr. de Velasco!

Los comentarios están desactivados.