A ver qué hace, ahora, Montoro

En vísperas de noticias decisivas sobre el futuro económico inmediato de España (ha vuelto a bajar la Bolsa y ha subido la prima de riesgo) un verdadero alud de malos augurios parecen haberse cernido sobre el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, el hombre que más trabaja a favor de la subida de la prima de riesgo, insistiendo en que no hay dinero para nada, ni siquiera para pagar a los funcionarios.

No solo se ha conocido que se ha alcanzado el récord de salida de dinero del país (153.185 millones de euros), sino que hemos superado en el primer semestre el objetivo de déficit, corregido, para este año, han caído los ingresos por IVA y por impuestos especiales y diversos informes, entre ellos el del Servicios de Estudios de las Cajas de Ahorro (Funcas) anuncian que la economía caerá el doble de las previsiones del Gobierno.

Por si fuera poco, dos Autonomías (Andalucía y Cataluña) han dejado plantado al ministro, denunciando la falta de dialogo en una reunión, la del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en la que todo estaba decidido de antemano. El abandono de la representante de Andalucía se producía después del encuentro de Rajoy con el presidente andaluz, José Antonio Griñán, en el que ambos se comprometieron a una mutua colaboración. Si el conflicto con Andalucía es por un objetivo de deuda que genera un nivel de exigencia superior a aquellas comunidades con un endeudamiento menor, el problema de Cataluña tiene otra dimensión totalmente distinta y de mayor recorrido y calado.

 

En Cataluña, en medio de un clima de tensión, donde el Gobierno de la Generalitat ha dejado de pagar a centros sociales, hospitales, asilos , centros de mayores, establecimientos geriátricos, de discapacitados y de menores y, a un total de 100.000 trabajadores que prestan atención en todos esos centros; en plena ofensiva para conseguir un pacto fiscal parecido al Concierto Vasco, petición aprobada la semana pasada, en el Parlamento catalán por Convergencia i Unió, Ezquerra Republicana, e Iniciativa per Catalunya Verds, y a la espera del rescate, por parte del Gobierno español, ante la imposibilidad de hacer frente a sus compromisos económicos y financieros dada la situación crítica que sitúa a Cataluña en la Autonomía más endeudada de España (42.000 millones de euros), la Generalitat ha decidido echar un nuevo pulso al Gobierno de Mariano Rajoy, el mismo que le apoya en el Parlamento catalán, y ha decidido, desde el principio, boicotear la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. La reunión tenía la intención de comprometer a las Autonomías, de que tienen que cumplir los objetivos de déficit de este año (1,5 por ciento) y los de 2013 (0,7 por ciento) sin que en ello influya, como quiere Cataluña, esa flexibilidad que la Comisión Europea le ha dado a España para la flexibilización en el cumplimiento de sus objetivos de déficit.

La decisión de la Junta de Andalucía y de la Generalitat, ha cogido por sorpresa al Gobierno que, con la intervención del presidente había conseguido reconducir los intentos de rebelión que se produjeron en algunas Comunidades gobernadas por el Partido Popular como Extremadura, Castilla León y Galicia. Paralizado ese frente se ha producido los plantes de Cataluña y Andalucía, en unos momentos, en los que, la mayoría de los organismos internacionales, entre ellos el Fondo Monetario Internacional, y la propia Comisión Europea, han llegado a la conclusión de que uno de los principales males de España es, precisamente, el Estado autonómico y su costosa estructura.

En su último informe sobre la situación económica, el FMI se refiere a los problemas que plantean las Autonomías, en tanto son las culpables de dos tercios del incumplimiento del déficit del pasado año, por lo que recomienda que el Estado utilice todos los mecanismos que tiene a su alcance, entre ellos la intervención directa imponiendo condiciones, y asumiendo competencias, algo a lo que, a pesar de haber pedido el rescate, se niega a aceptar Cataluña.

Así que a ver qué hace ahora Montoro, teniendo en cuenta que el Partido Popular está apoyando en el Parlamento al Gobierno de la Generalitat.

1 comentario
  1. Leonardo Gomez Tapia says:

    Con todo respeto España tenía la guerra perdida contra los cubanos aunque es cierto que EEUU ayudó a que esto se acelerara, pero a la larga estaban perdidos o es que vamos a decir la verdad como es. No lo digo por ser cubano, lo digo porque en 15 años que llevo viviendo en este país he leído muchas cosas acerca de esta guerra que no se dice en las escuelas. Como la utilización de los soldados Canarios por solo citar un ejemplo y dejemoslo ahí mejor

Los comentarios están desactivados.