Monti trae un ultimátum para la rendición de Rajoy

El primer ministro italiano Mario Monti intentará convencer al presidente español Mariano Rajoy, en su visita oficial que realizará a Madrid el próximo jueves día 2 de Agosto, que pida el rescate soberano, un rescate que no tendría las mismas características que los de Irlanda, Portugal y Grecia, ya que sería un “rescate blando”, pero que llevaría consigo determinadas condiciones impuestas por la troika: Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional, y Banco Central Europeo.

Mientras el Palacio de la Moncloa prepara cuidadosamente la visita de Monti, concertada en los días en los que la prima de riesgo se hizo insoportable y el bono a diez años superó, incluso, el 7,5 por ciento de interés, y se habla de un eje de Madrid y Roma para solucionar el grave problema de la Deuda que afecta a los dos países, como si fuese la repetición del acuerdo que juntos presentaron en la pasada Cumbre de finales de Junio, fuentes diplomáticas italianas a las que da todo crédito la prensa del país transalpino, dan cuenta de que la misión del primer ministro italiano, con el previo acuerdo de la canciller Merkel, es convencer al presidente del Gobierno español de que, en nombre del Reino de España, firme una carta para salvar la economía española y, de paso, la moneda única.

La carta sería un nuevo Memorándum de intenciones, similar al que se firmó para el rescate financiero por parte de España y el Eurogrupo y, por la forma en que es presentado, tendría un cierto carácter de “ultimátum”, un ultimátum que para el presidente del Gobierno tendría graves consecuencias políticas, ya que desde la derecha y desde la izquierda, se viene manteniendo que, en el caso de un rescate soberano, Mariano Rajoy tendría que dimitir, aunque él cree que podría resolverlo con la presentación de una cuestión de confianza en el Parlamento y con un profundo cambio de Gobierno, y el nombramiento de un vicepresidente económico.

La versión del periódico “Corriere de la Sera” insiste en el carácter de “ultimátum” de la propuesta que trae Monti a Madrid, con la que estarían de acuerdo muchos de los dirigentes europeos que esperan que el primer ministro italiano puede convencer a Rajoy para que acepte un memorándum que puede suponer el ocaso del presidente español. Después podría tocarle a Italia, pero, para la canciller alemana, la línea de Monti es apropiada, aunque el futuro político de Italia sigue siendo un enigma.

Muchas piezas faltan todavía en el dominó de Draghi y, la pieza de España es determinante. Subraya el periódico que Alemania pretende que Rajoy firme un memorándum destinado a eliminar lo poco que queda de la soberanía española en tema de política económica. Es un precio demasiado alto para Rajoy. Monti podría mediar, pero, probablemente no lo hará de buena gana: el cartero de los memorándum podría llamar también a la puerta de Palazzo Chigi.

Parecida versión es la que da “Il Messagero” que, con grandes titulares, destaca que el apoyo de la canciller Merkel a la gira europea de Monti ( España y, además, Finlandia, y Holanda, los dos únicos países reticentes a la compra de Deuda por parte del Fondo de Rescate ), tiene un precio que el presidente del Gobierno italiano deberá pagar el jueves, cuando, en Madrid, trate de convencer al primer ministro español, de que firme el memorándum de acuerdo que dará luz verde a la adquisición por parte del EFSF (Fondo de Rescate) de títulos públicos españoles.

Aunque el protocolo no impondría a España nuevas medidas se trata, en todo caso, de un acto políticamente importante, pues España sería sometida a los controles periódicos de Bruselas y de Fráncfort y representa, según el periódico, una evidente cesión de soberanía, que a España, en tiempos al frente de un auténtico imperio, le costará aceptar. Por lo tanto, el cometido de Monti no será fácil: después de España, podría ser Italia la invitada a firmar protocolos parecidos.