Todo, en manos de De Guindos

El Gobierno ha puesto parte de sus esperanzas ante la situación de emergencia económica que está viviendo el país, en la entrevista que este martes mantiene el ministro de Economía y Competencia, Luis de Guindos, con el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, probablemente el dirigente alemán más comprensivo con la situación española y el que más está valorando los esfuerzos que el actual Gobierno está haciendo para cumplir los objetivos de déficit y el programa de ajustes.

Frente al mutismo del presidente del Gobierno que sigue guardando silencio sobre una situación que se complica por momentos, especialmente por un nuevo hundimiento de la Bolsa, a pesar de la prohibición de las ventas a corto, por la prima de riesgo que está en el nivel de los de los 640 puntos y el bono a diez años a un interés desmedido del 7,63 por ciento, parece que toda la estrategia improvisada y, ante la ausencia de un plan B, (el plan A ha cambiado de rumbo, para desconcierto de Bruselas, en varias ocasiones), pasa por lo que pueda conseguir de Guindos en Berlín en esa cena con Schäuble, en la entrevista con el ministro francés de economía este miércoles, y en la reunión que el próximo día 2 de agosto, celebrará Rajoy con el primer ministro italiano, Mario Monti, una reunión que, no se sabe por qué, no ha sido adelantada a esta misma semana, a la vista de la gravedad de la situación.

Una gravedad complicada en los últimos días por la petición de rescate de las Comunidades Autónomas de Valencia y Murcia, a las que se ha sumado Cataluña que, con una deuda de 48.600 millones de euros, la más alta de España, no puede hacer frente a sus compromisos con proveedores y acreedores, ni tiene capacidad para recibir otro tipo de ayuda económica. Es decir que se está dando la paradoja de que, mientras el país está pendiente de un posible rescate total por parte de la Troika, está a su vez, rescatando a sus Autonomías, las principales causantes del incumplimiento de los objetivos de déficit.

Ese rescate total, del que hablan con insistencia todos los medios económicos internacionales y, al que incluso se le ha puesto cifra (300.000 millones de euros según el periódico británico “The Guardian”, 400.000, según el periódico alemán “Frankfurter Allgemeine Zeitung” y 500.000 según varios analistas bancarios internacionales) estará, junto con otras posibles salidas, encima de la mesa del encuentro de De Guindos en Berlín, presentado allí como un político “astuto” que ha desplazado a Montoro y que está acostumbrado a las crisis, desde que estuvo de responsable para España y Portugal de la banca Lehman Brothers.

En principio, el Gobierno descarta la humillación del rescate total que supondría el final político de Mariano Rajoy, a los siete meses de haberse instalado en la Moncloa y, parece que la solución más factible pasará por lo que ha adelantado el vicepresidente de la Comisión Europea, el español Joaquín Almunia, al declarar que España debería pedir que el Fondo de Rescate de la Unión Europea compre Deuda española para que baje, la prima de riesgo, y la presión de los mercados.

No se descarta incluso, que se pueda convencer al ministro alemán de finanzas, para que el Banco Central Europeo compre deuda en el mercado secundario, petición tan insistente de las autoridades españolas que han llegado a indignar a varios países y al propio BCE, en defensa de la independencia del banco emisor o que se acuda a la argucia de pedir un rescate parcial, para asegurar el compromiso de Deuda existente a partir de Octubre (27.000 millones de euros)y el rescate de las Comunidades Autónomas.

1 comentario
  1. Lucyinthe Sky says:

    Vamos a disfrutar de muchas sorpresas, empezando en este 2015!
    No creo que el euro exista dentro de unos años, es un vehículo para implementar los planes neoliberales. Por ley de justicia universal, todo plan que busque el mal fracasará.
    Creo que Grecia nos va a dar una lección a todos —-
    Saludos

Los comentarios están desactivados.