Miedo y casi pánico al rescate

Setenta y dos horas después de su encuentro en el Palacio de la Moncloa, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, han comparecido ante la prensa, para lanzar los dos el mismo mensaje: España no acudirá al Fondo de Rescate Europeo para hacer frente a la reforma de su sistema financiero, especialmente de la nacionalizada Bankia, que necesitara 23.500 millones de euros, más del doble de lo que había anunciado el ministro de Economía y Competencia, Luis de Guindos.

No se sabe qué tipo de conversación mantuvieron los dos políticos el pasado viernes, en La Moncloa, después de varias semanas de desencuentros, ni que información manejaron, pero sorprende que hayan tardado tres días en emitir un pronóstico, que parece responder más a un deseo que a una realidad.

Sobre todo, porque los pronósticos que se están haciendo en Europa no coinciden con los de Rajoy y Rubalcaba y están, sin embargo, más cerca de lo que inmediatamente después de la rueda de prensa de Rajoy, matizaba el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo: no hay decisión tomada , ni hay una postura definitiva, porque, según él, estamos en el periodo en el que Europa está calculando cuál es la verdadera exposición al ladrillo de la banca española, y cuáles son sus auténticas necesidades financieras.

Este lunes un Rajoy, visiblemente preocupado y, con el miedo reflejado en su rostro, y un Rubalcaba colaborador y dialogante , en un ambiente de marcado pesimismo, con Bankia cayendo en picado en Bolsa (no deja de ser paradójico que cuanto más repiten los políticos lo seguro que pueden estar los accionistas y los clientes de la entidad nacionalizada, más cae en el mercado la acción, y más elevadas son las provisiones, para desesperación de los inversores, muchos de ellos engañados, en su momento, con una información incompleta, o manifiestamente falsa, han intentado , sin conseguirlo, arrojar alguna luz a un estado de confusión y de progresivo pánico, viendo el comportamiento diario de los mercados.

Este lunes por enésimo día, la Bolsa se ha vuelto a hundir, regresando a valores de hace nueve años, los bancos han seguido sufriendo el mayor castigo, especialmente los que la semana pasada se encontraron con una bajada de calificación por parte de Standard&Poor´s, mientras la prima de riesgo superaba un nuevo récord desde la implantación del euro: 512 puntos, con un bono diez años cercano al 6,5 por ciento de interés respecto al bono Alemán.

Aunque Rajoy sostiene que el aumento de la prima de riesgo no tiene relación con la situación de Bankia, es indudable que los problemas de nuestro sistema financiero, las últimas rebajas de Standard&Poor´s en la calificación de la mayoría de la banca y la polémica de si tendremos que acudir al Fondo de Rescate para salvar al sistema financiero, junto con el futuro de Grecia, están influyendo decisivamente en los mercados, provocando una sensación de angustia diaria.

La “trampa” o la argucia en la que está trabajando España , la explica detalladamente este lunes el periódico británico “The Guardian” : El Gobierno español planea obligar al Banco Central Europeo a compartir la tarea de rescatar su maltrecho sector financiero en una medida potencialmente polémica que podría toparse con la objeción de la canciller alemana, Angela Merkel. España sopesa la propuesta de inyectar 19.000 millones de euros de capital en la nacionalizada Bankia en forma de deuda soberana, que podría utilizarse para obtener dinero del Banco Central Europeo, obligándole a implicarse en lo que podría convertirse de lejos en el mayor rescate del maltrecho sector financiero español. Y eso sin contar los cerca de 50.000 millones de euros que necesitara el resto de la Banca.