Se complican los planes de ajuste de Rajoy

La posible formación de un gobierno de izquierdas en Andalucía, presidido por el socialista José Antonio Griñán, y el anuncio del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de que es posible un gobierno socialista presidido por Javier Fernández, con el voto de los emigrantes que queda por contabilizar, y con el apoyo de Unión Progreso y Democracia (UPyD), pueden complicar los planes de ajuste de Mariano Rajoy que han comenzado a ponerse en duda por parte de algunos países de la eurozona, en unos momentos en que arrecian las especulaciones sobre los problemas de la economía española, sobre un hipotético rescate y sobre, el contagio desde España a otros países vecinos en dificultades, como Italia.

En este sentido, las declaraciones de este fin de semana del primer ministro italiano Mario Monti del llamado “efecto contagio español”, sobre la economía italiana, ha hecho sonar todas las alarmas, hasta el punto que comienza a dudarse, según reflejan los grandes periódicos económicos internacionales, que Mariano Rajoy sea capaz de cumplir los duros objetivos de déficit de este año y del año que viene (5,3 % y 3 %) y que el país, dada la recesión económica en la que está instalado, pueda pagar sus enormes deudas con una prima de riesgo que la semana pasada superó a la italiana.

Parte de esta desconfianza, que se ha agravado estos últimos días, ha estado en las elecciones autonómicas andaluzas y en la petición que le hizo el candidato popular Javier Arenas a Mariano Rajoy de que retrasase al máximo los recortes de los Presupuestos Generales del Estado, para no perjudicar los resultados de unas elecciones decisivas para completar el mapa del poder municipal y territorial del Partido Popular.

Es ese retraso en presentar los Presupuestos del Estado, junto al desafío de Rajoy al establecer un límite de déficit en el 5,8 por ciento (corregido por la Comisión Europea, hasta un 5, 3), sin pactarlo previamente con los responsables políticos europeos en lo que el presidente del Gobierno español llamó un “gesto de soberanía” y, ahora, un resultado electoral que puede convertir a Andalucía en el laboratorio de una política económica totalmente distinta a la de los ajustes y los sacrificios que viene aplicando el gobierno de Rajoy, lo que ha venido a complicar, aún más, la complicada situación económica española.

Una situación que según “Financial Times” no puede recuperarse si los sectores públicos y privados se están desapalancando a la vez y por un largo período de tiempo. La cuestión, según el periódico, no es si la economía española rebrotará en 2012 ó 2013, sino si se podrá recuperar antes de que acabe la década.

“España sigue atrapada en una trampa de la deuda que empeora y, cuya única escapatoria es el impago. Si sigue las políticas acordadas, acabará donde están Grecia, Portugal e Irlanda, bajo un paraguas de rescate. Es el escenario más probable para España “

Prueba de todo esto es el interés de la canciller alemana Angela Merkel en que una delegación de su partido visite España para impedir cualquier tentación oficial de relajar algunas medidas de ajuste, provocadas por la huelga general del próximo jueves, o por las presiones de una oposición que viene insistiendo en que no bastan los ajustes y que hay que empezar a aplicar estímulos económicos para salir de la parálisis económica en la que nos encontramos.

En respuestas a todas estas desconfianzas el presidente del Gobierno, desde Seúl, donde asiste a la segunda Cumbre de Seguridad Nuclear convocada por el presidente norteamericano Barack Obama, ha negado que en el resultado electoral del domingo hayan influido los ajustes que viene aplicando y ha transmitido un mensaje de cara a Europa asegurando que los Presupuestos que se aprobaran el día 30 serán unos Presupuestos sumamente austeros, y que en abril y mayo dará luz verde a nuevas reformas.