Filtraciones y polémica: Rajoy no pactó el déficit

El presidente del Gobierno ha vuelto a negar que pactase con los líderes europeos el objetivo de déficit del 5,8 por ciento para este año, en vez del 4,4 por ciento, según el calendario del anterior gobierno que no cumplió sus compromisos, ya que cerró el pasado año el déficit en un 8,51, dos puntos y medio más de lo pactado.

El presidente, que adelantó esa cifra del 5,8 % en Bruselas, sin dar ninguna explicación a los líderes europeos, en tanto la cifra es una decisión soberana que compete a España y a un Presupuesto que tiene que ser discutido en el Parlamento español, desmiente, de esta forma, versiones de su propio Gobierno (¿De la Oficina Económica que maneja Álvaro Nadal del Ministerio de Economía y Competencia de Luis de Guindos? ¿De la propia Oficina del Portavoz que depende de Carmen Martínez Castro?) que han filtrado la información de que todo estaba pactado y que, en cierto modo, estamos ante una farsa porque tanto la canciller Merkel como los líderes europeos, estaban al tanto de todo.

Según esa versión, lo de Rajoy no habría sido ningún desafío a la Comisión Europea, ni ningún pulso, ni n ningún órdago, porque todo estaría cocinado, algo que parece no responder a la realidad, por las declaraciones del presidente del Gobierno en Bruselas el viernes y por las de este lunes, en la rueda de prensa que ha mantenido, junto al secretario general de la OCDE Ángel Gurria donde ha repetido que el no tenia que pactar el déficit público con nadie.

La versión distribuida por órganos oficiales españoles, daba incluso el dato de que ese pacto no solo se había producido con los líderes europeos, sino que habían sido informados, previamente, el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Reserva Federal norteamericana.

Algo que no se corresponde con las palabras de Rajoy, con la postura del comisario Olli Rehn, insistiendo en el compromiso de déficit, y con la reacción de la Comisión Europea que ha rechazado de nuevo este lunes acelerar los plazos para suavizar el objetivo de déficit para España alegando que las cifras sobre el desvío presupuestario de 2011 que ofrece el Gobierno “cambian continuamente”. Bruselas ha resaltado además que España se salvó del rescate en 2010 porque cumplió la meta de déficit, insinuando, incluso, que se pueden producir sanciones económicas si no se toman medidas efectivas para contener el déficit

Desde Bruselas se ha querido dejar claro que las nuevas reglas de la UE para reforzar el Pacto de Estabilidad obligan a una mayor coordinación de las políticas económicas. “Coordinación significa intercambiar información con tus socios europeos, sobre todo cuando eres miembro del euro, porque lo que pasa en un país del euro tiene un impacto en las otras economías vecinas. Lo que decida España sobre su déficit tiene potencialmente un impacto sobre la situación económica de toda la zona euro”

En cuanto al impacto de la nueva cifra de déficit -la más sensata que puede establecerse dada la situación de recesión económica del país- sobre la prima de riesgo, ha sido mínima, aunque ha vuelto a colocarse por encima de la de Italia, pero sin llegar a esa situación crítica que habían augurado muchos dirigentes europeos, entre ellos el propio Van Rompui.

El bono italiano a dos años ha cotizado en el 1,75%, y el tres años en el 2,47%. Estos porcentajes se sitúan muy por encima en el caso de los bonos españoles. En el mercado secundario, el interés de los títulos a dos años alcanza el 2,27%, y el 2,82% a tres años.