Rajoy y Bruselas juegan al ratón y al gato

El gobierno español y la Comisión Europea han entrado en un extraño juego del, ratón y el gato , en torno a los limites de déficit de la economía española para este año , después de que se haya hecho público, que el pasado año ese déficit se cerró con un 8,5 por ciento , un 41 por ciento superior a la cifra pactada con Bruselas que para 2011, se había fijado en un seis por ciento .

Partiendo de esa cifra tan desproporcionada, provocada, sobre todo, por el elevado déficit de las Comunidades Autónomas, es prácticamente imposible llegar a finales de este año a un 4,4 por ciento de déficit, algo que supondría recortes por encima de los 40.000 millones de euros, cuatro veces más que los recortes que hizo el anterior gobierno socialista y que afecto entre otros colectivos a los funcionarios que vieron su sueldo congelado y a los pensionistas.

Dadas las previsiones económicas, con el inicio de una nueva recesión en el pasado trimestre, y un crecimiento negativo de la economía española , entre un uno por ciento que prevé la Comisión Europea, y , un 1,7 por ciento que ha adelantado el Fondo Monetario Internacional (FMI), es misión imposible cumplir el Plan de Estabilidad, calculado con un crecimiento de la economía por encima del uno por ciento y no, con unas perspectivas de recesión que durara hasta, por lo menos, finales de este año.

Por eso, todo el empeño de Mariano Rajoy, prácticamente desde su toma de posesión, ha sido conseguir de Bruselas una moratoria, un nuevo calendario para llegar al tres por ciento en el 2013 y repartir el ajuste de esos cinco puntos largos, en dos años.

La respuesta de Bruselas se ha ido alargando a la espera de la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de este año, algo que el Gobierno español no quiere presentar hasta después de las elecciones autonómicas andaluzas y asturianas.

Para la elaboración de esos Presupuestos, Rajoy exige que Bruselas le fije, definitivamente, la cifra de déficit negociada, mientras Bruselas, en ese juego del ratón y el gato, lo que quiere es conocer el Presupuesto para poder tomar una decisión.

En ese juego, que comenzó prácticamente hace dos meses y que puede prolongarse todavía varias semanas, a pesar de que el Gobierno tiene previsto aprobar en Consejo de Ministros el “techo de gasto”, paso decisivo para la elaboración de los Presupuestos, para lo que tiene que contar con las cifras del crecimiento economico9, de la inflación y del déficit, está el vicepresidente de la Comisión Europea Olli Rehn, que lo único que quiere es que se adelante cuanto antes la aprobación de los Presupuestos, para , después, negociar un posible calendario.

En primer lugar, necesitamos plena información sobre el desvío fiscal de 2011 y los motivos de este desvío”, ha dicho Rehn en la Eurocámara, y cuando tengamos esa información, y confío que sea en las próximas semanas, podremos entonces examinar si España está tomando medidas eficaces para garantizar la sostenibilidad estructural de sus finanzas públicas”, ha señalado Rehn echando un autentico jarro de agua fría sobre las peticiones españolas.

De todas formas, es inevitable que Bruselas suavice el Plan de Estabilidad ya que de lo contrario, la economía española, que no puede aguantar esos recortes del gasto público que exigiría el actual Pacto de Estabilidad aunque Bruselas sigue pidiendo más y más, ni está en condiciones, en plena recesión, de aumentar impuestos, entre ellos, los especiales y el IVA, entraría en una secesión mucha más profunda que la que anuncian todos los servicios de estudios y los organismos internacionales.

En el Gobierno se espera que en la reunión del jueves del Eurogrupo se pueda abordar la petición española que es de sentido común, aunque sigue produciendo reticencias en algunos sectores de la Comisión Europea y, sobre todo, en el Banco Central Europeo, (BCE), por boca de su Presidente Mario Draghi, que ya ha anunciado que una revisión como la que pide el gobierno español, podría agudizar la crisis de la deuda soberana y un nuevo aumento de la prima de riesgo.

PS.-En ese juego que se trae el  gobierno español y la Comision Europea sobre la necesaria negociacion sobre las cifras de déficit para 2012 y 2013, cifras que el gobierno de Rajoy dice que necesita para cuadrar los Presupuestos, al tiempo que la Comision no quiere adelantar nada hasta ver los Presupuestos, parece que no se quieren enseñar todas las cartas y, por eso, se ha decido, a la vista de la reunion del Eurogrupo del jueves, suspender la prevista aprobación del techo de gasto anunciada para el Consejo de Ministros de este viernes.