El “escándalo Urdangarin” se centra en Valencia

Veinticuatro horas después de finalizada la declaración judicial de Iñaki Urdangarin en los Juzgados de Palma de Mallorca, la atención mediática se ha centrado en la Comunidad Valenciana que, junto con la Comunidad balear, aparecen como los adjudicatarios de sendos contratos al Instituto Nóos -tapadera de todos los negocios paralelos del Duque de Palma y de su socio Diego Torres- sin ningún tipo de concurso, por un total de seis millones de euros.

La declaración de Urdangarin ante el juez José Castro, sosteniendo que tres días después de entrevistarse con el expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, y la Alcaldesa de Valencia Rita Barberá, le firmaron los contratos sin ningún tipo de concurso, vulnerando la Ley de Contratos del Estado, para las ediciones de los Congresos “Valencia Summit” y las aclaraciones del abogado del expresidente balear Jaume Matas , el letrado Antonio Alberca, de que era posible la imputación de Camps, ha producido inevitables reacciones este lunes, incluso de la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.

Mientras el grupo de Ezquerra Unida en la Cortes Valencianas prepara la petición de comparecencia de Camps y Barberá para que expliquen en sede parlamentaria por qué en solo tres días adjudicaron un convenio millonario al yerno del Rey que supuso un desvío de fondos públicos justificados posteriormente con facturas falsas, la Alcaldesa de Valencia ha negado su vinculación con el escándalo Urdangarin y ha derivado toda la responsabilidad hacia la fundación Municipal “Turismo Valencia Convention Bureau”, encargada de gestionar la política turística de la ciudad, que fue la que suscribió el contrato con el Instituto Nóos . El presidente del Patronato de esa fundación vinculada al municipio valenciano es el número dos de Rita Barberá, el vicealcalde Alfonso Grau y el director general de Turismo del Ayuntamiento, fueron interrogados como testigos en la Ciudad de la Justicia de Valencia a principios del mes de diciembre por la policía judicial y por el fiscal anticorrupción de Baleares sobre los contratos de la “Valencia Summit”.

Por la celebración del Valencia Summit durante los años 2004 y 2005, unas jornadas sobre los efectos de los grandes eventos en el turismo el Gobierno valenciano y el Ayuntamiento de Valencia pagaron conjuntamente 3,5 millones de euros, a lo que hay que sumar otro contrato firmado por el expresidente Francisco Camps y el propio Urdangarin, para lograr que la ciudad albergara unos hipotéticos Juegos Europeos que nunca se celebraron. Por esta misión, el duque de Palma percibió 382.000 euros, aunque el montante total del convenio ascendía a tres millones de euros.

Ante estos datos y ante las distintas declaraciones del fin de semana, la secretaria general del partido Popular, María Dolores de Cospedal ha reaccionado de forma airada y ha recordado que no va a permitir, bajo ningún concepto, que dos pesos pesados del partido como Camps y Barberá se vean implicados en el caso Nóos.

Eso sí, distinta vara de medir es la que ha empleado al referirse al Duque de Palma y a su largo interrogatorio del pasado fin de semana “Cada palo tiene que aguantar su vela”… ha afirmado.