Cospedal y los “huerfanitos”

Génova es ahora como un internado en el que se van los niños de vacaciones. “Solo quedamos los huérfanos”. La original  frase  (de la que dicen que luego se ha arrepentido) pertenece al vicesecretario general del Partido, Esteban Gonzalez Pons, y describe perfectamente la situación del partido, después de que sus principales dirigentes, excepto algunos como González Pons, uno de los mas brillantes y ocurrentes, hayan pasado a engrosar las filas del Gobierno.

De entre todos esos dirigentes que han tenido que abandonar Génova y de los que no han sido recompensados con un puesto importante en el Gobierno, solo uno, en este caso una, Maria Dolores de Cospedal, constituye la excepción. Ha sido elegida Presidenta de Castilla la Mancha, es Secretaria general del Partido y en el Congreso que este viernes se ha inaugurado en Sevilla será ratificada en su cargo según se ha encargado ella misma de hacerlo publico y se convetirá, de acuerdo con la acertada y certera  imagen de Pons, en la encargada de los “huerfanitos”.

Es decir que, al igual que en la anterior legislatura en la que compagino su cargo de secretaria general del PP, con su puesto de senadora, responsable del partido en Castilla la Mancha y  jefa de la oposición en esa Autonomía, en esta otra  legislatura seguirá compatibilizando la Presidencia de Castilla la  Mancha con la secretaria general de un partido que, una vez instalado en el poder, tendrá que esforzase en seguir siendo, con mas de ochenta mil militantes, el primer partido de España.

Como jefa de los ¨huerfanitos¨, Cospedal le ha dicho a Rajoy que no necesita ayuda  que puede hacerlo ella sola y que no quiere ningún coordinador general, como en su momento Alvarez Cascos lo tuvo con Angel Acebes.

El problema es que ni  Javier Arenas se fía de Cospedal y de su poder (su candidata para la secretaria general era, antes de que fuera nombrada ministra, Ana  Mato), ni la vicepresidenta del Gobierno Soraya Saenz de Santamaría, que  probablemente entrará a formar parte del  núcleo duro de Genova, para una mejor coordinación entre partido y Gobierno, mantiene unas especiales buenas  relaciones con Cospedal.

De todas formas  será Mariano Rajoy el que decidirá si se nombra o no a un coordinador general, que en todo caso no será González Pons, que dejara el puesto de portavoz y continuara de ¨huerfanito”, aunque con nuevas responsabilidades.

Curiosamente, ese reparto del poder en el partido es una de las principales cuestiones del Congreso que este fin de semana celebra el PP en Sevilla. Un Congreso que poco tiene que ver con el de hace casi  cuatro años (junio del 2008), se celebró en Valencia y en el  que se intentó, por todos los medios, prescindir de Rajoy, después de su segundo fracaso electoral del 2008,  sin que ninguno de los aspirantes a sucederle, entre ellos la Presidenta de las Comunicad de Madrid Esperanza Aguirre, se atreviese a dar el paso definitivo.

En este, el trabajo de las ponencias (Economica , Social , de Estatutos, de Exteriores y de Terrorismo), será un trabajo de puro trámite,  sin muchas sorpresas, y con las conclusiones perfectamente controladas.

Sin adversarios dentro del partido, sin ningún tipo de critica interna que desapareció en el mismo momento en que el pasado mes de noviembre consiguió una amplia mayoría absoluta, todo el interés del Congreso se centra en el reparto de poder que se haga en Genova, si algunos de los que formaran parte del ¨núcleo duro¨ de Génova serán elegidos por Maria Dolores de Cospedal  que tendera a escoger a colaboradores obscuros y de segundo nivel o, por el contrario, esos colaboradores, especialmente, en puestos claves, serán impuestos por Mariano Rajoy.

En ese núcleo duro, ademas de la inevitable Soraya Saenz de Santamaría (intentará evitarlo Cospedal)  estará el actual vicesecretario Javier Arenas, el actual portavoz Esteban González Pons, Ana Mato y, probablemente, en un gesto que parece dirigido hacia Esperanza Aguirre, el  propio Ruiz Gallardon o quien ha sido  hasta hace poco su numero dos  y claro adversario de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Manolo Cobo .

Evidentemente, ninguno de estos pueden considerarse “huerfanitos” y a Cospedal le será imposible manejarlos…