Andalucía: Griñán y Chacón contra Rubalcaba

A cuarenta días de las elecciones autonómicas andaluzas, en las que el PSOE se juega lo poco que queda de poder, después de perder la mayoría de las Autonomías, la casi totalidad del poder local, y sufrir, a nivel nacional, la mayor derrota de su reciente historia, las guerras internas amenazan no solo con desplazarlo de la Presidencia de la Junta de Andalucía, sino de dejarlo reducido a una situación de la que va a ser difícil que se pueda recuperar en años.

La lucha larvada entre “chavistas” (partidarios del anterior presidente Manuel Chaves) y “griñanistas” ( seguidores del actual presidente José Antonio Griñán), la marginación que han sufrido quienes forman parte del sector histórico del partido, el hecho mismo de que un personaje como Alfonso Guerra no haya podido asistir al 38 Congreso celebrado en Sevilla recientemente, por veto expreso de Griñán, y por último, las heridas sin cerrar en la pelea que ha enfrentado a Carme Chacón, con las provincias andaluzas que le han apoyado y Pérez Rubalcaba, con las otras provincias que han permanecido fieles a Manuel Chaves y Gaspar Zarrias, y que le han dado su voto al nuevo secretario general, han desembocado, este fin de semana en una auténtica rebelión en la provincia de Sevilla que ha excluido de las listas a las autonomías (el poco poder que queda por repartir), y que ha provocado la dimisión del secretario provincial José Antonio Viera, con lo que se abre la posibilidad de que haya que formar una gestora.

¿Ha tenido que ver en este inesperado conflicto Carme Chacón, que después de su derrota insinuó que estaba dispuesta a dar la batalla en todas las Federaciones y en todos los Congresos, hasta la convocatoria de las primarias en las que se decidirá la candidatura para la Presidencia del Gobierno de España o, son simplemente sus partidarios los que han querido iniciar la pelea, una pelea suicida de forma autónoma y sin consultar?

Es más ¿es el propio Griñán el que ha dado luz verde a esa batalla, en venganza por la decisión de la provincia de Cádiz, controlada por los partidarios de Chaves de vetar a los “chaconianos” y colocar de número uno, nada más y nada menos, que a Luis Pizarro, el único dirigente que se ha atrevido a desafiar públicamente, incluso dimitiendo de su cargo, algo insólito hasta entonces?

¿Se equivocó Rubalcaba nombrando presidente del partido a José Antonio Griñán -en substitución de su enemigo Manuel Chaves-, que había defendido claramente la candidatura de Chacón, pensando más en las elecciones del día 25 que en un nombramiento estable a futuro del actual presidente de la Junta?

¿Se atreverá Rubalcaba, en vísperas electorales, a montar una gestora en Sevilla y a intervenir claramente en Andalucía, crecida por el poder del “chaconismo”, o dejará que, poco a poco, los partidarios de Griñán que están pensando más en su futuro personal, y en el futuro de poder dentro del partido, que en unas elecciones que dan por perdidas, se hagan con el control de todo el aparato?

Aunque las elecciones del próximo 25 de Marzo las dan por perdidas, ante el empuje del Partido Popular situado ya, según las encuestas, en la mayoría absoluta, y el escándalo de los falsos ERES va a ser un elemento decisivo para la derrota, y para aumentar esa mayoría popular, lo que los militantes no comprenden es que no intenten siquiera dar la batalla y consuman todas sus energías en pelear por parcelas de poder de cara a su inmediato y particular futuro.

PS. La número dos del PSOE y, mano derecha del nuevo secretario general del  partido Alfredo Pérez Rubalcaba, ha intentado quitar hierro al grave conflicto andaluz y ha declarado que la solución a la situación del partido en Andalucía tiene que producirse en Andalucía, sin interferencias de la Ejecutiva  Federal. Habrá Comisión Gestora después de la dimisión del secretario provincial Veiras, se intentará llegar a un acuerdo entre Elena Valenciano y Susana Díez, secretaria de organización del PSOE andaluz, para la elaboración  de las listas, y se intentará ocultar el grave conflicto hasta el punto que la propia Valenciano ha dicho que el tema no se ha tratado en la Ejecutiva Federal, cuando “el tema” es lo más importante que ha sucedido en el partido desde el Congreso de Sevilla.  Rubalcaba ha ganado el Congreso pero… no del todo a la vista del suicidio colectivo que se prepara en Sevilla…